Aragón
Suscríbete por 1€

El recorte de Defensa pone en peligro seis puestos de controlares del aeropuerto

Los militares no podrán renovar su habilitación que renuevan cada tres años al no disponer de fondos para hacer las pruebas

Un avión de carga preparado para su destino, en el aeropuerto de Zaragoza.
Un avión de carga preparado para su destino, en el aeropuerto de Zaragoza.
Heraldo

La reducción del 40% de los gastos en el Ejército del Aire para el último cuatrimestre pone en peligro la continuidad de seis controladores militares del aeropuerto de Zaragoza, de los 18 que hay entre la torre y la zona del control de aproximación. Esta medida ha sido adoptada por el Ministerio de Hacienda «por causas sobrevenidas», tal como reconoce Defensa en una nota oficial.

Esta restricción de gasto afecta a la cualificación de los controladores, que debe ser renovada cada tres años con un examen de inglés y una revisión médica, que se realiza en Madrid. Pero necesitan una dotación de dietas para el viaje –de unos 130 euros por persona– que ha sido suspendidas por la medida de Hacienda, por lo que los controladores militares podrían no aprobar sus exámenes de cualificación y la plantilla en el aeropuerto de Zaragoza se reduciría de 18 a 12.

Cerrar varias horas

Los controladores militares trabajan 24 horas para atender los vuelos civiles y militares de la Base de utilización conjunta, con el límite de 156 horas mensuales. Si se redujera la plantilla habría que recortar las horas de uso del aeropuerto de Zaragoza.

En estos momentos, según fuentes militares, la instalación aragonesa es la segunda de España con 60.000 movimientos al año, solo por detrás de Barajas y el Prat de Barcelona. Zaragoza es, además, el tercer centro en tráfico de mercancías del país con 1.394.418 toneladas, con solo 3.650 menos que Barcelona.

De momento, el problema de los controladores militares de la Base se ha comunicado al Estado Mayor del Ejército del Aire para que se pueda resolver antes del mes de diciembre con el propósito de hacer la prueba en Zaragoza, aprobar un gasto extraordinario o llegar a retrasar el examen hasta el año próximo, cuando el Ministerio de Defensa tiene previsto recuperar la financiación del Ministerio de Hacienda. La ministra de Defensa, Margarita Robles, declaró que es «un problema puntual, que está absolutamente solucionado».

Bajo el título ‘Asunto: problemática en la financiación del Ejército del Aire’, la nota ministerial reconoce que «en octubre se informó al Ejército del Aire que el Ministerio de Hacienda no tiene previsto remitir al Ministerio de Defensa las generaciones de crédito pendientes del tercer cuatrimestre». «Esta reducción en la financiación supone un 40% de las necesidades para el último trimestre», asumió. «El Ejército del Aire es consciente del gravísimo impacto que tiene esta medida en el funcionamiento de nuestra organización y en nuestro personal», agregó, y «está en permanente contacto con el Ministerio de Defensa para busca soluciones al problema generado lo antes posible».

Fuentes militares reconocieron ayer a HERALDO que el Ejército del Aire ha anulado ejercicios en el último mes en Zaragoza que no sean imprescindibles además de priorizar los gastos, al suprimirse las dietas y transporte.

Un control que cambió tras la Guerra del Golfo

El control aéreo del aeropuerto de Zaragoza y la Base Aérea pasaron de personal civil a militar desde que el Gobierno de Felipe González lo decidiera en un real decreto de 1991, después de la Guerra del Golfo, cuando llegaron a realizarse más de cien vuelos diarios de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en la Base Aérea de Zaragoza.

De hecho, se justificó el cambio de los controladores porque entonces incluso se contabilizaron más vuelos militares que civiles. En los últimos años se han multiplicado los vuelos civiles favorecidos por el gran aumento del tráfico de mercancías, sobre todo los de la empresa Inditex, por lo que son muy superiores a los vuelos militares. Fuentes militares señalaron que incluso hay algunos días como los miércoles por la tarde cuando se producen colapsos o atascos de vuelos y algún avión se ha tenido que quedar esperando aparcado hasta dos horas en la calle de rodaje. De hecho, el incremento de tráfico aéreo que se ha producido en los últimos años en Zaragoza con los vuelos de mercancías ha generado un proyecto de ampliación de la plataforma civil.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión