Despliega el menú
Aragón

Cerca de 15.000 aragoneses cuidan de familiares dependientes

Hoy se celebra el Día Internacional de las Personas Cuidadoras. En Aragón, el 89% de los cuidadores siguen siendo mujeres, aunque cada vez hay más hombres que asumen esta labor.

Taller de Cruz Roja en el que se enseña cómo colocar correctamente un arnés a un enfermo encamado.
Taller de Cruz Roja en el que se enseña cómo colocar correctamente un arnés a un enfermo encamado.
Guillermo Mestre

Cerca de 15.000 aragoneses cuidan de familiares dependientes. En la Comunidad hay 12.940 personas con la dependencia reconocida que reciben la prestación por cuidados en el entorno familiar, según datos del Gobierno aragonés, para ser atendidos en su hogar por algún pariente, que en el 89% de los casos siguen siendo mujeres. Esta cifra se puede elevar a cerca de 15.000 si se tiene en cuenta que hay personas que están tramitando la dependencia y otras que necesitan de alguien que les ayude de forma continuada y no están integradas en el sistema de la dependencia.

En el Día Internacional de las Personas Cuidadoras (que se celebra este lunes), las entidades que trabajan en este ámbito, como Cruz Roja, recomiendan evitar sufrir en silencio y buscar apoyo para aliviar la carga física y emocional que esta situación supone. Las parejas, padres o hijos que han visto cómo el alzhéimer, el cáncer o el ictus de un ser querido ha cambiado súbitamente sus vidas, necesitan y demandan apoyo emocional y formación.

Aunque cada vez hay más hombres que se encargan de algún familiar dependiente, el perfil de cuidador sigue respondiendo al de una mujer en el 89% de los casos, con una edad comprendida entre 45 y 60 años. “Llevamos varios años observando cómo ellos empiezan a compartir esta tarea y tenemos cada vez más hombres en los talleres y grupos. A los mayores, asumir esta responsabilidad les supone un choque con el rol que han vivido hasta ahora, para los más jóvenes las cosas son diferentes y se enfrentan a estas situaciones con más naturalidad, apunta Marina Gállego, psicóloga de Cruz Roja y responsable del proyecto de atención a personas cuidadoras de Cruz Roja.

Según datos del Observatorio de Personas Mayores del Imserso, el 32% de los cuidadores aragoneses han tenido que ajustar su horario para conciliar su situación laboral y el 18% ha abandonado su empleo. De hecho, en el último año, el número de personas que han dejado su trabajo por este motivo se ha incrementado un 90%, pasando de 1.000 personas en 2016 a 1.900 en 2017, según recoge el ‘7º informe Discapacidad y Familia’ presentado el pasado mes de mayo por la Fundación Adecco.

2.500 personas han pasado por el proyecto Cuidarte del IASS

Desde 2008 el Instituto Aragonés de Servicios Sociales cuenta con el proyecto 'Cuidarte' dirigido al apoyo emocional de los cuidadores. En está década que lleva en marcha ya han pasado por él 2.500 personas. “Es una iniciativa muy abierta destinada tanto a las personas que se empiezan a plantear el rol de tener que cuidar a un familiar como a aquellas que ya están en esta situación. Los cuidadores viven al albur de lo que le ocurre al ser querido que depende de ellos y ellos mismos dicen que su vida es como una montaña rusa emocional, que en un mismo día puede pasar del amor más absoluto a la tristeza más profunda”, cuenta Ana Sánchez, jefa de sección de coordinación del programa para personas mayores del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS).

En estos momentos hay 48 grupos de apoyo en marcha, 21 en la provincia de Zaragoza, 18 en la de Teruel y 9 en la de Huesca. Comenzaron a trabajar después de las fiestas del Pilar y continuarán hasta Navidad. Estos grupos están guiados por trabajadores sociales, psicólogos, terapeutas ocupacionales y médicos. “Además de los centros del IASS contamos con la colaboración de técnicos comarcales y de entidades locales, lo que nos permite llegar a distintos puntos del territorio aragonés”, señala Sánchez.

El IASS está llevando a cabo también una experiencia piloto de formación de cuidadores que se presentará en los próximos días. Consiste en proporcionarles una formación integral que les permita alcanzar una mejor competencia en el desarrollo de sus tareas cotidianas de atención a sus familiares.

Video:Programa de atencin a personas cuidadoras de Cruz Roja
 
Alrededor de 250 personas asisten a los talleres de Cruz Roja

Cruz Roja atiende a este año a cerca de 250 personas a las que ofrece servicios de respiro, atención psicoterapéutica, ocio, sesiones de cuidado y autocuidado, entre otras actividades. Una de las líneas de trabajo, explica Marina Gállego, es descargar al cuidador de algunas horas de dedicación a la semana gracias a la labor de voluntarios que se ocupan de sus tareas durante un tiempo.

Otros programas específicos se dirigen a enseñarle habilidades de cuidado y autocuidado, como técnicas de movilización para no perjudicar al enfermo ni tampoco lesionarse la persona que le atiende. Otros esfuerzos se dirigen también a orientar a las familias en las tareas administrativas que tienen que ver con la dependencia. En los grupos de intervención psicotérapeutica grupal e individual comparten emociones y aprenden así a gestionarlas y afrontarlas y se preparan también para el duelo de la pérdida del ser querido.

“El objetivo es evitar el aislamiento y la soledad. Queremos que tengan un punto de encuentra donde relaten sus vivencias y conozcan a otras personas en las mismas circunstancias. Hay recursos tanto en Cruz Roja como en otras organizaciones específicas sobre alguna enfermedad, pero también existe mucho desconocimiento sobre estas alternativas”, resume Gállego.

La psicóloga de Cruz Roja deja claro también que en el concepto de cuidador se engloba a aquellos que han tenido que dejar el enfermo en una residencia. “Todos son cuidadores y no significa que estén menos atendidos por ello. Cuando alguien deja a una persona que quiere en una residencia porque ya no puede proporcionarle lo que necesita en su hogar sufre un conflicto emocional muy fuerte porque se siente culpable. Nunca se desentienden de ellos y tienen que seguir pendientes de las citas médicas, de visitarlos, de los papeles administrativos y de cualquier cosa que les ocurra”, explica.

Etiquetas
Comentarios