Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Educación

"Los niños deben tener tiempo para no hacer nada y aprender por sí mismos"

Mónica González, maestra y psicopedagoga, imparte talleres de 'coaching' a niños, padres y abuelos.

P. F. Zaragoza 04/11/2018 a las 05:00
Etiquetas
Mónica González, coach infantil.José Miguel Marco

Mónica González Trigo es maestra, psicopedagoga y especialista en atención temprana. Trabaja en Zaragoza. Imparte talleres de 'coaching' a niños, padres y abuelos.

Se define como 'coach' infantil. ¿Los niños necesitan un 'coach'? 

Todos tenemos la oportunidad de mejorar o cambiar algo: hábitos, conductas, etc. Por supuesto que los niños se pueden beneficiar de un 'coach'. Poco a poco se pueden cambiar nuevos hábitos de relación para con los padres, compañeros del colegio y sus educadores. En el 'coaching' decimos que hay que ser consciente de uno mismo, conocerse y probar hasta dónde puedo llegar. Para eso hay que ir avanzando. Para que un niño pueda trabajar solo con un 'coach' debe tener unos 7 años por lo menos. Con los niños más pequeños se trabaja con sus papás. Trabajando y trabajándose mediante 'coaching' pones en práctica distintas habilidades y herramientas que se usan para conectar con los niños y descubrir sus capacidades y talentos.

¿Y los padres necesitan un 'coach'?

No se trata tanto de necesitarlo o no, sino de reconocer que sí necesitan que alguien los acompañe en el crecimiento de su rol de madre o padre. Lo primero e importante es tomar conciencia de que necesito a una persona externa que me guíe en mi trabajo interior, que me ofrezca pautas para que "como padre" amplíe la mirada para con mis hijos y sepa ver su potencial y hasta donde son capaces. En muchas de las ocasiones necesitan a un 'coach' más los padres que sus propios hijos. El trabajo de mejora en la familia sería más rápido, siendo que primero cambiarían de conducta los adultos y luego, poco a poco, los niños. Pero esta idea me cuesta hacerla entender a las familias. Parece que si un niño no sabe algo, el que debe aprender cómo mejorarlo es él mismo, y esto no es así.

¿Faltan herramientas a los padres para educar?

Parece que sí, muchos son los que transmiten que se sienten agobiados, desbordados. Mi sentir no es que faltan herramientas porque cada uno de nosotros, reflexionando puede utilizar el sentido común. Faltan enfoques claros dentro de cada familia. Van dando tumbos de aquí para allá queriendo cubrir mucho sin objetivos claros. Gran parte de las batallas familiares diarias no tienen sentido; sin embargo, se producen y las personas se cansan y desmotivan, tanto niños como adultos. Primero habría que ponerse a pensar: ¿para qué hacemos lo que estamos haciendo? Y después reflexionar, valorar y enfocarnos hacia nuestro objetivo de familia.

¿Están los padres más perdidos que antes? ¿La sociedad es más compleja y la tarea de educar, más difícil?

Siento que el desequilibrio se produce porque hay más información y menos tiempo de reflexionarla o asumirla. El desequilibrio se produce también porque todos opinamos y sabemos de todo: no se tiene una vida de familia de puertas para adentro como solía pasar antes. Ahora todos sabemos de todos y esto abre puertas y ventanas que posibilita que todos opinen sobre tus actos. El resultado final es que las personas, niños y adultos, sienten culpabilidad, o que están en tela de juicio constantemente, y esto desmotiva y agota.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de los padres y madres con los que trabaja?

En lugar de darme características personales de sus hijos en la primera entrevista, muchos de ellos me responden con sus resultados académicos, porque pesan mucho en las familias. Generalmente comentan los resultados de los exámenes, la nota de su hijo en comparación con la media, que el educador notifica que se distrae o que molesta en clase. También vienen por problemas de conducta: niños que gritan mucho, que hay que hacer lo que ellos mandan, que se prolongan mucho las rabietas. En muchos casos, los padres se acercan porque no se pueden hacer con sus hijos a pesar de tener poca edad. En casa mandan los niños. Resumiendo, preocupan los resultados académicos y conductas no deseadas.

¿Qué les recomienda?

Las múltiples contradicciones que existen hacia ese hijo de parte de su mamá y de su papá generan que el hijo esté desorientado y no sepa cómo actuar. Una de las primeras recomendaciones es que delante del niño debe existir una única opinión. Los niños reaccionan como pueden ante un mundo incierto, les acaban de decir que no a algo y en pocos minutos les dan una opción donde el mismo padre se acaba de contradecir. Parece que vivimos en un mundo de locos donde unos dicen que sí, otros que no; al final no se sabe por dónde ir. Esto me lo cuentan los propios niños en consulta. Habría que tener tiempo para poderles escuchar e interpretar sus pensamientos y sentimientos.

También imparte talleres de 'coaching' para abuelos. Los abuelos cada vez participan más en el cuidado de sus nietos. ¿Cree que en algunos casos se 'abusa' un poco de ellos? ¿En qué se diferencia la figura de los abuelos de la de los padres?

Los abuelos para mí cada día son más necesarios. Los abuelos son una gran ayuda, pero son abuelos, con sus tiempos, sus necesidades y su propia historia. Sí considero que hay muchos abuelos que se dejan abusar y tienen que estar al pie del cañón sin faltar ni un día, sin ponerse malos y como ocurre en ocasiones, ni siquiera sin poder disfrutar de un viaje de jubilados. Aun así, si se organizan bien las cosas pueden hacer mucho por sus hijos y sus nietos y a la vez dejarles hacer su propia vida. Antes todos vivían casi en la misma casa, mientras los más jóvenes salían a trabajar fuera de casa los mayores quedaban al cuidado de los más pequeños. La vida moderna hace que hoy muchísimos abuelos aún estén en activo trabajando y que además cuidan a sus padres y a sus nietos.

Los abuelos son una figura muy importante para sus nietos. Son los que escuchan, juegan al parchís, dejan jugar en el parque sin estar encima y les dan momentos maravillosos como estar en el pueblo, en la playa, de paseos, etc. Los niños sienten que son quienes les comprenden. Muchos nietos comparten sus secretos con sus abuelos, y perciben que respetan su intimidad. Mientras, se da la paradoja de que algunos mamás y los papás modernos publican y cuentan todo de sus hijos y no respetan su individualidad ni su intimidad. Trabajar 'coaching' con los abuelos es una maravillosa vivencia por su gran carga de experiencias y sabiduría de vida.

Diversos estudios y expertos advierten de que los niños tienen una agenda sobrecargada de deberes y actividades extraescolares, que apenas tienen tiempo para jugar libremente. ¿Qué opina sobre esto?

Sí creo que están sobrecargados y esto está llevando a depresiones y ansiedades infantiles, que generan trastornos de sueño, alimentación y problemas de aprendizaje. Las agendas de los niños de hoy al final traen como consecuencia tener la cabeza llena de preocupaciones y responsabilidades que no les permiten pensar por sí mismos. Y si no piensan, mucho menos pueden tener actitud de decidir. Los niños necesitan tiempo libre para hacer, experimentar, equivocarse, para pensar y sacar sus propias conclusiones. Necesitan horas de colegio, luego de parque, mucha bicicleta o patines, juegos en zonas al aire libre, que les dé el frío y el calor. Y sobre todo tener diferentes grupos de referencia. Lo que necesitan es convivir, pelear, jugar con otros niños, para aprender unos de los otros.

La semana pasada impartió una charla sobre creatividad infantil. ¿La creatividad es innata?

La observación y la curiosidad sí que es innata en el niño. Si su curiosidad e inquietud por descubrir el mundo se limita constantemente y solo se le alaba por "portarse bien y ser un chico bueno" (que no moleste y se esté quieto), al fin termina por preferir la renuncia a algunas de sus necesidades de exploración e investigación y acepta lo que le dicen con actitud conformista.

¿El sistema escolar limita o potencia esta creatividad?

Esta pregunta no es sencilla de responder. La escuela está comenzando a educar en la creatividad. Hay colegios que están dirigiendo su trabajo y haciendo cambios en sus escuelas y su forma de trabajar y van a apostando por ello. Hay profesionales que no paran de formarse y cada día innovan más en las aulas. Hay que rescatar y resaltar mucho este trabajo para que el resto acabe contagiándose.

¿Qué actividades recomendaría para que niños y mayores sigan siendo creativos?

Observar. Hay que brindarles tiempos de no hacer nada y observar, paseos por la naturaleza, respetar su percepción individual de las cosas, permitir que descubran las cosas por sí mismos, educar en que un error es una oportunidad de aprender. Adiós al estrés. Dejémosles explorar, experimentar, investigar, manipular, romper, desordenar, desarmar, etc. Evitemos juicio de valor sobre su persona y enojos. Necesitan un clima de seguridad y confianza.

El Gobierno se plantea prohibir los móviles en los centros escolares a los menores de 15 años, cómo han hecho en Francia. ¿Qué le parece?

Uuuff, a este tema hay que dedicarle un tiempo, necesita muchas mejoras, conciencia y aprendizaje de un buen uso. Yo a veces me pregunto: ¿Cuándo se planteará la idea de quitárselo a sus padres mientras están con sus hijos? Hay que aprender a gestionar el correcto uso del móvil, primero desde los propios adultos. Hasta que la sociedad adulta no sepa estar en zonas comunes sin estar enganchados al móvil, no sabremos utilizarlo como una buenísima herramienta. Pero para positivo para los niños aún no lo veo. ¿En todos estos años de escolarización no llevábamos móviles y todos hemos sido capaces de sacar nuestros cursos adelante, ir y venir solos del colegio a casa, etc.? ¿La escuela decide cuando se le compra un móvil a un niño o no? ¡Pues que lo gestionen sus padres! Dentro del colegio no se necesitan.

¿A qué edad cree que es bueno que los niños tengan móvil?

Por mí a ninguna. Cuando sean más mayores y se lo puedan gestionar ellos mismos, me parece más correcto. Ojo, lo que más me preocupa es que es una puerta abierta de conexión al mundo. En él, hay gente buena y otra que no tanto. ¿Eres consciente que dejas a tú hijo expuesto al mundo? ¿Estás seguro de que tienes capacidad de controlarlo y educarlo en su buen uso?

¿Considera necesario limitar o controlar el uso de móviles, tablets, videojuegos, etc. por parte de los niños?

Sí, por supuesto. Yo suelo decirles en el gabinete que, si mañana hay colegio, entonces nada de pantallas hoy. Es decir que de lunes a jueves jueguen a otras cosas: manualidades, 'legos', 'playmobiles', dibujar y pintar, plastilina, desarmar y construir cosas, leer algo que les guste y no sea del colegio. Si utilizamos el sentido común nos daríamos cuenta que los niños no tienen tiempo para el uso de estos dispositivos. Si salen del colegio y van a jugar al parque o zonas donde se puede estar con bicis y patines, luego a casa porque habrá que estudiar y leer, más tarde toca ducha, cena y a las 21.00 a la cama. ¿Cuándo tienen tiempo los niños de meterse en un videojuego? Sí lo tienen es porque a ese niño le está faltando alguna necesidad básica de la infancia como hacer deporte y tener tiempo para juego libre que le permita la observación, creación, exploración.

¿Los niños hoy están sobreprotegidos? ¿A qué edad es recomendable que tengan autonomía para ir solos por la calle, ir solos al colegio?

Muchas dudas de los padres se refieren a la autonomía. Se les exige, pero no se les enseña habilidades de vida que les permita ser autónomos. Un bebé de 7 meses recoge juguetes dentro de una caja. Uno de 9 meses, sin saber aún caminar solito, va cogido de un dedo tuyo y con la otra mano lleva su pañal al cubo de basura. Pues a partir de allí cada día un poco más. Considero que la mejor herramienta que tiene un niño para aprender y desaprender, para equivocarse y hacerlo mejor y trabajar su propia frustración, es hacer quehaceres domésticos. Deben tener responsabilidades de propio cumplimiento que haga fluir la vida familiar. Que se preparen la ropa y las mochilas, que lleguen de su deporte y gestionen esa bolsa de ropa sucia, etc.

Lo "ideal" sería que a partir de los 8 o 9 años los niños puedan bajar a la calle a jugar. Si está cerquita y es un barrio seguro, entre 10-12 años puede bajar y cruzar a comprar el pan o lo que sea. Según que zonas pueden ir solos en la ESO. Esta pregunta no es fácil de responder porque tengo la sensación personal de que nuestra sociedad, en general, tiene actitudes de convivencia que dificultan el respeto a los niños y adolescentes. Solo hay que fijarse en un paso de cebra de un cole en horario de entrada y salida.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo