Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Asumir el reto de la innovación constante

Asumir el reto de la innovación constante

La satisfacción del cliente, el cuidado de las personas, la orientación a los resultados, la sostenibilidad y ser un grupo global son los valores de HMY, líder mundial en soluciones para ‘retail’. Así nos descubren el nuevo HMY algunos de sus ingenieros.

La sinergias entre los miembros de la compañía son las bases para crear proyectos únicos.
La sinergias entre los miembros de la compañía son las bases para crear proyectos únicos.
HMY

La innovación es uno de los elementos clave del ADN de HMY, conocido anteriormente como Yudigar. Esta empresa, que cuenta con una trayectoria de más de 60 años, es un ejemplo claro de adaptación a un mercado y un contexto cambiante. Como afirma su responsable de Marketing e Innovación Estratégica, Alberto Fantova, "el futuro es de los que se adelantan". Así, fiel a esta idea, la compañía comenzó su fusión internacional hace 20 años, contando en la actualidad con 15 fábricas por todo el mundo y atendiendo a los cinco continentes. Esta expansión fue el punto de inicio de un cambio que encontró en la recesión económica su punto álgido. En ese momento, la compañía llevo a cabo una transformación radical, poniendo al cliente en centro y comenzando a crear a partir de las necesidades del mercado. "Aplicamos la mejora continua a todos los procesos internos", afirma el responsable de Subcontratación, Luis Felipe Navarro.

Las palancas de la transformación

La diferenciación, la experiencia, la evolución, la innovación y el compromiso son los cinco pilares de HMY. Unas bases que sustentan toda su línea de actuación. Su diferenciación queda patente en la atención personalizada en torno al cliente y en la capacidad de acompañar los proyectos internacionales comprendiendo el entorno local de cada lugar, una labor que les ha permitido crear proyectos por todos los puntos del planeta. "Esto se ha conseguido teniendo capacidad de organización, habilidades de negociación en entornos multiculturales y entusiasmo por proyectos internacionales", explica Adrián Salavera, ingeniero Compras Internacionales en Latinoamérica que ha trabajado en China, Chile y Perú.

Por otro lado, las más de seis décadas de HMY le han enseñado a capitalizar el conocimiento. Es decir, los ingenieros que comienzan su aventura laboral en esta entidad se nutren del conocimiento de trabajadores que llevan muchos años en el sector. "Crear sinergias entre miembros de la organización a través de diversos proyectos resulta muy reconfortante. Además, poner a prueba todos mis conocimientos con nuevos materiales como el grafeno es un valor añadido", comenta Rafael Auria, graduado en Ingeniería Eléctrica y becario de la compañía. Este ‘feedback’ también traspasa fronteras, compartiendo tendencias de diversos países y culturas, como China o EE.UU. La internacionalización es una muestra clave de la evolución de la entidad, que comenzó fabricando estanterías y que ahora cuenta con un portafolio mucho más extenso. "Desde ingeniería de producto trabajamos con el lema de que nada es imposible, solo es cuestión de descubrir la forma de hacerlo realidad. Esta filosofía nos ha llevado a trabajar en todo el mundo para aprender de ellos y aplicarlo en Cariñena, consiguiendo que productos que antes eran raros, sean normales. El mayor cambio no obstante, ha sido pasar de trabajar por encargo a hacerlo mano a mano con el cliente y ser consultados sobre la posibilidad de realizar cualquier proyecto antes de que se presente una propuesta", argumenta el jefe de equipo y responsable del producto, Daniel Royo. Con este trabajo integral y personalizado, ayudan a los clientes en todo el proceso, cuidando desde los aspectos de la marca, como el nombre o el logotipo, hasta la realización del proceso de montaje de locales. "Ya no hacemos solo tiendas bonitas, hacemos negocios rentables", afirma Fantova. Este salto ha dado paso a un proceso transversal y abierto, que permite que todas las personas de la compañía tengan la capacidad de crear productos innovadores. Un aspecto que conocen muy bien las consultoras de Diseño Industrial y Retail, Beatriz Talavante y Sole Ibañez. "Nuestro perfil aporta un punto de vista diferente que complementa a los demás, más técnico y práctico que equilibra la creatividad sin límites de otros perfiles como ilustradores, diseñadores gráficos, arquitectos... Al mix entre creatividad y realidad lo llamamos ‘crealidad’, un procedimiento propio y único en el sector retail que está basado en metodologías de design thinking", explican.

Así, este equipo, sin ser una ‘startup’, trabaja como si fuera la fusión de muchas, un aspecto que da pie a que sus ingenieros puedan tocar muchos ámbitos desarrollando todo su potencial y creciendo cada día. Esta realización del personal es una de las metas de HMY que explica su quinto pilar, el compromiso con la sostenibilidad. La compañía ha asumido una responsabilidad con el entorno y el medio ambiente, pero también con la sociedad y sus empleados. La unión de todos estos ingredientes permite a la empresa mantener el «músculo de sus orígenes», es decir, su capacidad productiva, pero dejando la solidez del carácter industrial y abriéndose a un amplio abanico de campos.

Un partner global y total

La diversificación es una de las huellas diferenciales de esta compañía, teniendo como prueba de ello su variada cartera de clientes y proyectos. Un amplio abanico que ofrece retos constantes para los trabajadores. Así, HMY es uno de los pocos grupos capaces de implementar proyectos 360 grados, que engloban desde la definición del modelo de negocio y el concepto del espacio comercial, hasta la fabricación y la ejecución llave en mano. Un trabajo integral para conseguir resultados de excepción.

Etiquetas