Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Pinsapar de Orcajo: de ruta por una gran rareza vegetal

En Campo de Daroca, este bosque de pinsapos nos hace pensar que paseamos entre abetos por un paisaje nórdico. Sus 15 hectáreas tienen además una gran riqueza micológica. Una sencilla ruta, que sale desde la localidad de Orcajo, nos permite conocer este singular paraje.

El pinsapar de Orcajo, un bosque de una especie inusual en Aragón, en la comarca de Campo de Daroca.
El pinsapar de Orcajo, un bosque de una especie inusual en Aragón, en la comarca de Campo de Daroca.
Comarca Campo de Daroca

Orcajo es una localidad de la comarca Campo de Daroca en cuyo término municipal crece uno de los bosques más singulares de Aragón por su rareza: se trata de un pinsapar o bosque de pinsapos (Abies pinsapo), al que se suele llamar “el abeto andaluz” porque es una especie que solo se encuentra en las sierras de Ronda y Grazalema, y al norte de África, en algunas montañas de Marruecos.

Gracias a la iniciativa del ingeniero forestal García Cañada hace un siglo, podemos disfrutar de 15 hectáreas de pinsapar mucho más cerca de nosotros. Pese a ser un bosque de repoblación se ha naturalizado perfectamente en la zona, lo que le da un gran valor ecológico. En Orcajo encontramos ejemplares de hasta 15 m de altura, dentro de una masa forestal de gran calidad que ha tenido una buena regeneración a lo largo de los años.

El pinsapo es una especie de abeto de elegante porte y fácilmente distinguible por sus hojas, llamadas acículas, dispuestas radialmente en las ramillas, y cuyo aspecto hará que al pasear por el interior del pinsapar de Orcajo,  nos dé la sensación de estar caminando por un bosque de coníferas de los países nórdicos. Es un terreno de gran riqueza micológica y es posible que encontremos rebollones, boletus, amanitas y otras setas dadas las fechas (la asociación micológica El Pinsapar oganiza una jornada micológica para este 17 de noviembre). Tampoco resultará extraño avistar algún águila real o escuchar el ulular del cárabo al atardecer.

Ruta circular

Desde la localidad sale un recorrido circular de unas 3,5 h de duración y escasa dificultad, que nos llevará al pinsapar, además de pasar por otros puntos interesantes del entorno. La ruta está señalizada, en parte como sendero local y en parte como sendero turístico PR-Z 60.

La excursión sale del centro de Interpretación en dirección sur, hacia el peirón de la Virgen del Pilar, que dejaremos a nuestra derecha para tomar la pista que se dirige recta hacia la sierra. La pista transita entre carrascales, vides y olivos, así como campos de cereal y pastos para el ganado lanar. El camino va ascendiendo y girando al este hasta llegar a media ladera, por encima de unos empinados campos de almendras. Desde aquí seguiremos por la misma pista, bordeando el alto de Balconchán, que quedará en todo momento a nuestra derecha.

Al llegar al extremo este del cerro el camino gira 180º para pasar a la cara sur del mismo. Se abre ante nosotros una excepcional vista con Daroca al fondo y en la sierra espesos pinares que contrastan con las lomas peladas. Tras bordear el cerro llegamos a un collado en el tomaremos la pista de la izquierda. Pasamos junto a unos depósitos de agua con Orcajo al fondo. En el claro de nuestra izquierda podremos contemplar el primer joven ejemplar de pinsapo.

Seguidamente tomaremos la pista a la izquierda, en un tramo a media ladera común con la ruta PR-Z-60. En este tramo, la mayoría de ejemplares se sitúan varias decenas de metros por encima de la pista, por lo que se recomienda en algún punto abandonar el camino y acercarse para ver sus peculiares ramas de cerca.

Continuamos por la pista de la derecha hasta la ermita de San Nicolás y en el cruce de caminos que encontraremos más adelante, dejamos a la izquierda el PR-Z-60 que va a Atea para descender por la pista de nuestra derecha, entre campos de cultivo. En el siguiente cruce que se nos presenta tomaremos la pista de la derecha que nos llevará, descendiendo, en dirección a Orcajo entre campos de tierra rojiza. Giramos a la derecha al llegar a una intersección. Desde aquí el camino da un amplio giro a la derecha salvando un par de barrancos hasta dirigirse hacia el sur. La ruta se une de nuevo con la PR-Z-60, que seguiremos hacia la izquierda para salvar un barranco y ascender a Orcajo, donde entraremos por el peirón.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios