Despliega el menú
Aragón

El diplomático más joven de España es un zaragozano

Javier Álvaro Anguas sacó la oposición con 25 años y  es hijo de un agregado militar de España en la Embajada de Indonesia

Javier Álvaro Anguas, el diplomático más joven de España es un zaragozano
Javier Álvaro Anguas, el diplomático más joven de España es un zaragozano
Enrique Cidoncha

El diplomático más joven de España se llama Javier Álvaro Anguas, es un zaragozano que se ha sacado la oposición con 24 años y en su primer empleo está asignado al Ministerio de Asuntos Exteriores, en la unidad de apoyo de la Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares.

Javier Álvaro cuenta que la ilusión por la diplomacia le llegó cuando tenía 16 años y su padre, un militar que estaba en el Ala 31 de la Base Aérea de Zaragoza, fue destinado a Alemania durante dos años y le entró el gusanillo que hasta entonces era desconocido.

"La diplomacia es un desconocido para quien no pasas por él y no se me había pasado por la cabeza hasta estar con mis padres en Alemania. Me había gustado siempre los idiomas y enterarse de lo que pasa en el mundo", cuenta el diplomático aragonés.

Al regresar de Alemania a España con 18 años empezó la carrera de Derecho en la Universidad de Zaragoza y mejorar sus idiomas. " Mi padre es militar y estuvo mucho tiempo destinado en el Ala 31. Ahora está destinado como agregado militar en la Embajada de España en Indonesia y llegaron allí poco antes del tsunami, en el que por suerte no ha habido ningún español afectado",  recuerda Javier Álvaro.

En la carrera universitaria sus asignaturas favoritas eran Derecho Internacional Público y Derecho de la Unión Europea. También fue el estudiante más joven en el Máster de la Unión Europea porque lo cursó en tercero. Veía claro desde el principio cuál era su futuro y mejoró su nivel de idiomas para dominar perfectamente inglés, francés y alemán.

Asume que la oposición de la carrera diplomática era de las más difíciles para un licenciado de Derecho, como judicatura. Pero es una oposición muy singular porque además de memorizar temas de Derecho, Economía e Historia, tiene que estar al tanto de la actualidad y leer los periódicos cada día españoles y extranjeros, además de una traducción a dos idiomas y un ensayo que exige conocimientos de politólogos, sociólogos y juristas.

"Lo normal es que se saque la oposición en cuatro años y yo tuve la suerte de sacarla en dos", reconoce el joven diplomático aragonés, que salió con 22 de Derecho y con 24 aprobó.

"Estoy encantado con el lugar donde me ha tocado trabajar. Llegar a ser embajador es el mayor honor que podemos alcanzar. El lugar que más me gustaría para el futuro es el sudeste asiático", apunta Javier Álvaro.

Aunque todavía no los conoce tiene en el Ministerio de Asuntos Exteriores algunos aragoneses como Camilo Vilarino, como jefe de gabinete del ministro Josep Borrell. 

Etiquetas
Comentarios