Aragón
Suscríbete

Seira: electricidad de ayer y hoy gracias al tesoro natural de las aguas

La central hidroeléctrica de Seira, la más antigua de los Pirineos, ha cumplido un siglo este año, aunque su automatización supuso el fin de la salida laboral más lógica para los seiranos.

Túnel de conexión entre dos calles en el centro de Seira.
Túnel de conexión entre dos calles en el centro de Seira.
Laura Uranga

El día del Carmen de 1918 se inauguró en Seira la central hidroeléctrica más antigua de los Pirineos, que alimentaba una línea de alta tensión hasta Barcelona, la más larga y potente de Europa de la época. Un siglo más tarde, la central pertenece a Acciona y sigue operativa, con 36,65 megavatios de potencia y tres grupos hidráulicos. Por fuera y por dentro, la central mantiene su diseño industrial modernista, pero la actualización de los equipos ha hecho que esté totalmente automatizada en la actualidad. El panorama en el pueblo ha cambiado en los últimos años; lógicamente, el descenso de población aparejado a la desaparición de puestos de trabajo ha sido muy acusado. Los actuales pobladores subsisten en modestas actividades relacionadas con el sector primario, y buscan en el pulmón natural del municipio un nuevo aliento para el futuro próximo.

José María Aventín nació en Seira y se ha dedicado a la ganadería toda su vida. Actualmente compagina su actividad principal con la Casa Rural Guillema, en el casco antiguo de Seira. "Ahora mismo trabajo el ovino y el caprino, antes también tuve vacuno pero al vivir solo ya no podía encargarme de tantas cosas. Tengo esto días el rebaño en el monte, y ya toca recogerlo". José María fue elegido alcalde de Seira tras las primeras elecciones democráticas y se mantuvo un buen tiempo en el puesto; le tocó lidiar con las primeras transformaciones del panorama socioeconómico local. "La empresa lleva 15 años completamente automatizada, pero desde un tiempo atrás ya se veía venir lo que iba a ocurrir, porque no estaban cubriendo las jubilaciones. La gente tuvo que buscarse la vida, algunos en casa, muchos en otros sitios".

El mapa local

El municipio tradicional lo constituyen tres pequeños pueblos: Abi, Barbaruens y Seira. Seira tiene además Seira Colonia, a la vera de la carretera; es el adendo que creció con la instalación de la central hidroeléctrica y que, como ocurriría en otras magnas obras, generó un microcosmos con servicios propios, más desarrollados que en los otros pueblos. "Tengo mi casa –explica José María– en Seira, arriba; Seira Colonia cumple ahora 100 años. Ya sabéis que la central fue una de las más grandes de España en su día, y es la más antigua de los Pirineos entre las que siguen operativas. Hace 30 años estábamos 300 personas aquí, ahora el censo es la mitad y en invierno somos muy pocos".

En los bajos del ayuntamiento hay un museo dedicado a la electricidad, que se desarrolló durante la reconversión de los edificios adyacentes a la central. Todas esas dependencias eran de la empresa. "La central tenía muchos inmuebles, que poco a poco han ido pasando a manos municipales; ahora están allí concentrados varios servicios. En Seira queda un bar, El Círculo Recreativo, que también fundó la empresa y desde este año ya pertenece al ayuntamiento. De los otros tres núcleos de población, probablemente en Barbaruens viven algunos más que en Seira todo el año, aunque el espacio habitado sea menor allá que en Seira. Abi es también pequeño y ahí si que quedan muy poquitos. Es ley de vida; quedan muy pocos jóvenes, porque tampoco ven salidas laborales".

José María está muy orgulloso de su casa rural, a la que bautizó Guillema cuando la abrió hace un par de décadas, con el fin de complementar sus ingresos. "Hice reformas en el tejado y arreglé las falsas (buhardillas) y entonces me decidí a preparar los tres apartamentos que tiene esta casa. La verdad es que aunque son muy cómodos y no les falta de nada, he trabajado de arreglo al espíritu original de los alojamientos rurales. Dos de los tres apartamentos son de cuatro personas, y el tercero, más pequeño, es para dos. Vienen muchas familias y gente que busca tranquilidad; los más jóvenes, que buscan fiesta, suelen subir a Castejón y Benasque".

José María tiene varios perros veteranos, que hacen migas con los gatos locales, pero hay un ‘chico nuevo en la oficina’ muy especial que aún no tiene nombre. "Es un cachorro, no tiene ni cuatro meses, cruce de mastín y pastor; me lo quedé este verano porque los críos estaban locos con él, pero busca casa. Es majísimo, muy simpático, y le busco casa; si alguien lo quiere, se lo regalo".

Los senderos renovados y las romerías clásicas

En el municipio está en boga el senderismo, como en casi todo el territorio aragonés, pero los tesoros naturales de esta zona de la Ribagorza mejoran las posibilidades de encandilar al caminante. El acceso antiguo a Chía es uno de los caminos que se han ido limpiando en los últimos tiempos, y también destaca el que recorre el Congosto del Ventamillo por arriba de la carretera, en paralelo, por tranquilo y bonito. En cuanto al patrimonio religioso, lo más destacado es la iglesia de San Pedro de Tabernas, situada entre Seira y Barbaruens.

En cuanto a las festividades, Seira celebra la Fiesteta el 15 de agosto, va en romería a la ermita de la Virgen de la Piedad y a San Pedro. En Seira Colonia se celebran las fiestas mayores el 16 de julio, para el Carmen, coincidentes con la fecha de apertura de la central hace cien años, mientras que en Barbaruens se cuelgan las banderitas a mediados de agosto en honor a Nuestra Señora de la Asunción. En Abi, la celebración más clásica es la romería a la ermita de San Salvador el 8 de mayo.

Los imprescindibles

Barranco de L’Aigüeta

El río L’Aigüeta, afluente del Ésera, es cada vez más popular entre los barranquistas y exhibe unas magníficas cascadas en la zona de Barbaruens. Se le califica incluso de parque acuático natural por sus numerosos toboganes y saltos.

El dolmen

Seira tiene su referencia funeraria y prehistórica en este dolmen al que se llega en 40 minutos desde Seira Viejo en dirección a Barbaruens. Está bien conservado y, curiosamente, está construido en granito, y es zona de calizas.

FE DE ERRATAS

Debido a un error tipográfico, se escribió mal ayer en esta sección el nombre de la bodega Tierramaestrazgo de Mas de las Matas, que dirige Antonio Sisqués. La web de esta firma fundada en el Bajo Aragón es tierramaestrazgo.com.

- Ir al especial Aragón, pueblo a pueblo.



 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión