Aragón
Suscríbete

Aragón saca el abrigo del armario

A partir de este sábado las temperaturas bajarán entre 10 y 12 grados de media en toda la Comunidad. Las primeras nevadas llegarán a la mitad norte de Huesca y al sur de Teruel.

El frío vuelve a Zaragoza
El frío vuelve a Zaragoza
Guillermo Mestre

Una masa de aire polar ártico es la culpable de que, de un plumazo y sin previo aviso, toda la Comunidad pase de experimentar temperaturas que superaban los 20 grados a casi no llegar a los 10. Este "extraordinario descenso" comenzará a notarse a partir de este sábado y, de momento, se prolongará hasta el martes, según el delegado territorial de la Aemet, Agencia Estatal de Meteorología, en Aragón, Rafael Requena.

"Es una entrada fría, propia del invierno, y el contraste con el tiempo que estábamos teniendo hasta ahora va a ser duro", comentó Requena. Así, las temperaturas máximas de este fin de semana y los primeros días de la semana que viene llegarán a duras penas a los 10 grados y las mínimas serán muy frías, registrando el bajo cero en algunos puntos de la provincia de Teruel.

Heladas y hasta 15 grados menos este fin de semana

Las primeras nevadas del otoño se esperan para la madrugada de este sábado en la mitad norte de la provincia de Huesca y en el sur de la de Teruel. En el primer caso, la nieve llegará a una cota alrededor de los 2.200 metros que se irá reduciendo a lo largo de la jornada hasta llegar a los 700. En Teruel, la cota de nieve oscilará entre los 1.900 y los 900 metros.

Hace algo más de un mes que llegó el otoño y ya se ha caracterizado por alcanzar los dos extremos. "Las temperaturas que se han vivido hasta ahora estaban por encima de lo habitual, mientras que las que vamos a experimentar en Aragón estos días serán más frías de lo normal", comentó Requena. Estos días serán más fríos y también más lluviosos. Las nubes y el cielo gris protagonizarán el fin de semana en prácticamente toda la Comunidad. "Ya se puede atisbar una diferencia muy significativa entre este primer mes de otoño y el del año pasado. En 2017 no cayó ni una gota y este se están registrando más precipitaciones de lo habitual en Aragón", según el delegado territorial de la Aemet.

Al desplome de las temperaturas, a la lluvia y la nieve se añadirá el viento que, aunque no alcanzará rachas con una velocidad excesiva, sí que provocará una disminución considerable de la sensación térmica.

Aunque este brusco cambio será duro no hay que desesperarse todavía y es que se prevé que la situación mejore a partir del miércoles de la semana próxima.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión