Despliega el menú
Aragón

Monterde de Albarracín: todo un largo caminar apoyados en el sabinar

Cuenta con este inmenso pulmón natural para dar forma a su futuro dentro del turismo, en un municipio que ya no cuenta con el sector ganadero como factor económico.

Monterde de Albarracín
Monterde de Albarracín
Laura Uranga

El historiador Pedro Saz nació en Valencia, donde vive tres meses al año. El resto del tiempo lo pasa en el pueblo que ama, Monterde de Albarracín, al que ha dedicado buena parte de su vida y estudios. Desde hace unos años, ya liberado de cargas laborales, ha redoblado sus esfuerzos por conocer más sobre toda la sierra de Albarracín, y está empeñado en la búsqueda activa de soluciones para frenar la agonía poblacional de la zona. A pesar de un pesimismo basado en hechos, no pierde la esperanza en nuevas alternativas, que indefectiblemente pasan por el turismo.

Pedro tiene clara una cosa: el sabinar de Monterde es la llave de un futuro mejor para el pueblo. "Es el auténtico tesoro que tenemos, el más grande de Europa. Se trata de un Lugar de Interés Comunitario (LIC) y recibe el nombre de este pueblo porque es en nuestro municipio donde está su centro y mayor extensión, aunque pero también abarca arbolado de Pozondón, Bronchales, Torres, Albarracín, algo de Gea… es un gran desconocido, y revertir ese desconocimiento de una manera constructiva podría ser la clave para salvar el pueblo". El sabinar tiene en el término municipal de Monterde un total de 14.019 hectáreas, de las 30.000 sumadas entre los municipios partícipes.

Monterde de Albarracín

Ya se han hecho algunas cosas al respecto de este referente, pero Pedro aclara que no han sido suficientes. "Hace unos doce años ya preparamos rutas circulares que permitieran analizar el sabinar y su variedades, como el de pradera, el de altiplanicie que es muy diferente, el de zona rocosa… la naturaleza es diversa aquí. No obstante, las rutas se quedaron empantanadas tras la crisis. Ahora sí hay un proyecto que llevan varias instituciones locales para identificar un enfoque turístico basado en los oficios y tradiciones de la sierra. Albarracín es muy bonito, pero no puede centrar todo porque es un oasis en el desierto: hay que diversificar, potenciar las riquezas de otros municipios y sus ventajas comparativas, escuchando a los mayores... es una pena que esto pueda acabar en una reserva de serranos".

Pedro ha analizado la historia de la sierra de Albarracín en las primeras décadas del siglo XX, especialmente hasta 1936, con la transformación de una sociedad tradicional a una más moderna. Además, preside el Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín (Cecal). "Con el Cecal vamos haciendo cosas, sobre todo edición de libros en un número considerable para una comarca tan pobre. Este año he sacado dos novelas que completan una trilogía encaminada a a acercar a historia a público no especializado; usando personajes ficticios, recuerdo momentos reales del período local entre 1900 y 1948. Así es más sencillo divulgar cosas".

El patrimonio cultural y arquitectónico

Las fiestas patronales en honor de San Roque, la Virgen de la Asunción y los Santos Mártires se celebran entre el 11 y el 13 de agosto. Como pasa en muchos otros pueblos de la sierra, las vaquillas se corren y se torean. Para ello se utiliza una plaza de toros, construida en madera en 1985 a las afueras del pueblo, y la carne de una de las vaquillas ellas se guisa en una comida comunitaria. También se llega en procesión a la ermita de San Roque, como el lunes de Pascua de Pentecostés, rezando el rosario para cantarle al santo los gozos.

El tercer domingo de septiembre se celebran además las fiestas en honor a Nuestra Señora, y el Domingo de Resurrección, durante la procesión del Encuentro, el pueblo entona un canto popular en el momento en que la Virgen y el Niño se encuentran en la plaza y se sustituye el manto de la primera colocándole uno azul.

La parroquia de la Asunción está en el centro del pueblo; en el siglo XVI se convirtió en un templo tardo-gótico, y tiene una cubierta con bóveda de cruceta estrellada y varias capillas laterales con casetones. La bella portada clasicista se cobija en un atrio que ocupa dos tramos de la nave lateral.

En cuanto al ayuntamiento, presenta la clásica abertura en lonja en la planta calle. Las dos ermitas del pueblo son la de San Roque y la del Carmen; la primera consta de una nave cubierta con techumbre de madera, y se data su construcción en el siglo XVI, mientras que la segunda tiene una bóveda de medio cañón con lunetos y está decorada con elementos de gusto rococó.

Los imprescindibles

La fauna

Los ciervos son típicos del municipio y fáciles de ver tras el verano gracias a la popular ‘berrea’. También hay muchos jabalíes, liebres, conejos, ardillas y zorros. Monterde pertenece a la Reserva de Caza de los Montes Universales.

El documental

En 2011 se estrenó un documental sobre el sabinar de Monterde realizado por la productora Pyrenne y dirigido por Eugenio Monesma, contando como asesores científicos con Luis Martínez Utrillas, Daniel Guillot y Pedro Saz Pérez.

Pedro Saz Aguilar

Con raíces en el pueblo, este músico valenciano ha formado parte desde 2003 de la banda de death metal In Mute, que el año pasado grabó su último disco, ‘Gea’. También ha compuesto para proyectos audiovisuales.

-Ir al especial de 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios