Despliega el menú
Aragón

A diez minutos del centro de la ciudad

La finca Olivaria, en las proximidades de Zaragoza, ofrece rutas turísticas para conocer tanto el aceite como otros productos agroalimentarios de proximidad.

El proyecto ofrece distintas rutas por la explotación agraria situada en La Cartuja.
El proyecto ofrece distintas rutas por la explotación agraria situada en La Cartuja.
F. O.

A solo cinco kilómetros de la capital aragonesa es posible disfrutar de la paz del campo y el aire libre, además de conocer cómo se producen algunos alimentos como uno de los mejores aceites de oliva. Se trata de la finca Olivaria, un espacio donde se cultivan almendros y olivos de manera ecológica y que, desde el pasado 15 de septiembre, ha puesto en marcha un proyecto paralelo de oleoturismo, un programa de rutas por la finca, que concluye con una cata de aceites y la posibilidad de comer en su propio restaurante,

«El objetivo es dar a conocer y poner en valor que muy cerca de lugares emblemáticos como el Pilar o la Aljafería es posible elaborar productos agroalimentarios. Queremos, en cierto modo, aunar agroindustria y turismo», explica Christian Dieste, gerente de Olivaria.

Olivaria es un proyecto de turismo pensado para aquellas personas, familias, parejas, visitantes de Aragón que gustan de lo natural, genuino y auténtico. Queremos que quien visite Olivaria pueda disfrutarla con todos los sentidos: la vista, el olfato, el oído, el tacto y por su puesto el gusto. Que además de una jornada diferente de contacto con la naturaleza, puedan llevarse sensaciones únicas e imborrables. «Se trata de una experiencia multisensorial que permite disfrutar de naturaleza pura y dura a pesar de estar tan cerca de la capital».

La oferta de Olivaria contempla no solo un paseo por la finca, sino también la realización de catas de aceite «que maridamos con otros productos, siempre de proximidad, es decir, elaborados en las cercanías de Zaragoza», indica Dieste. «Queremos colaborar con nuestros proveedores para que ellos también puedan dar a conocer sus productos y explicar los procesos de elaboración».

Pero si hay un producto en torno al que gira toda la oferta de Olivaria, ese es el aceite de oliva que ellos fabrican. «En Olivaria queremos que quienes nos visiten vivan una experiencia inolvidable a través de nuestras rutas pensadas para conocer y degustar nuestro más grande tesoro: el aceite de oliva virgen extra ecológico», afirman desde la empresa. Es precisamente este aspecto, dar a conocer el aceite de oliva y ayudar a que los consumidores lo comprendan y sepan diferenciar entre las diferentes variedades, algo en lo que, a juicio del responsable de Olivaria es necesario trabajar «porque falta mucho por hacer» para lograr algo parecido a lo que está sucediendo con otros productos como el vino.

La recolección temprana y nocturna de la aceituna confieren al aceite ecológico de Olivaria sus especiales aromas y sabores.

Tres rutas diferentes

El nuevo proyecto oleoturístico de Olivaria se articula en tres rutas diferentes: la Ruta 45, un recorrido de unos 45 minutos con un paseo por las plantaciones y una completa introducción en el mundo del aceite de oliva ecológico; la Ruta Top, una caminata guiada de casi dos horas de duración en la que se puede conocer el espacio del río que surte de agua a Olivaria, y, por último, la Experiencia VIP, que ofrece rutas personalizadas, que abarcan lo más destacado de las dos anteriores. Está destinada para grupos y para aquellos que queréis vivir la finca de una manera diferente: realizando catas de aceite, reuniones de trabajo, visitas gastronómicas, actividades corporativas o eventos familiares, o cualquier tipo de reunión.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios