Aragón

Crear pastos y prevenir incendios

El Circe lidera un proyecto para mejorar el mantenimiento y limpieza de los bosques, obteniendo biomasa y creando nuevas zonas para el pastoreo extensivo.

Un grupo de ovejas se alimenta en una zona de monte adaptada para el pastoreo extensivo.
Un grupo de ovejas se alimenta en una zona de monte adaptada para el pastoreo extensivo.
Jorge Escudero

Rentabilizar los recursos forestales del monte aragonés y darles un uso alternativo que pase por su utilización como biomasa y también como aprovechamiento de estas zonas, ya limpias, para pasto de los rebaños extensivos. Estos son los principales objetivos del proyecto ‘Silvicultura mecanizada para obtención de biomasa mediante creación de superficie pastoreable y en infraestructura de prevención de incendios’, una iniciativa coordinada por el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe), que arrancó hace unos meses y que concluirá en 2020.

En estos momentos, se está acometiendo la primera fase del proyecto, que consiste en la selección de las zonas donde se va a actuar y que cubren la franja central de la Comunidad aragonesa. En concreto, las hectáreas seleccionadas están situadas en la zona de las Cinco Villas y parte del Prepirineo, en la provincia de Huesca.

«Con este proyecto se pretende mejorar las explotaciones forestales, mejorando su limpieza, lo que redunda en la prevención de incendios. Pero, además, nos permitirá aumentar y mejorar las condiciones y el número de las explotaciones ganaderas extensivas, ya que cuanto más limpio esté el monte, más zonas de pastoreo nuevas podremos crear», apunta Carmen Bartolomé, investigadora del Circe y coordinadora de este proyecto.

El arranque de esta iniciativa surgió de la mano de la empresa Campos Rey, dedicada a trabajos forestales, que había analizado la falta de mecanización existente en este sector de mantenimiento y prevención de incendios. «Ellos propusieron aprovechar la biomasa que se originara de estos trabajos en una agroindustria, con el fin de comprobar la viabilidad económica de todo el proceso y la elegida fue Indasa, dedicada a la deshidratación de alfalfa», apunta Bartolomé.

Dilatada experiencia

El organismo encargado de coordinar toda esta actividad es Circe, centro que cuenta con gran experiencia en el desarrollo de propuestas logísticas de aprovechamiento de residuos leñosos y en la investigación de maquinaria adaptada a las diferentes condiciones para su recogida. Por parte del sector ganadero participan la Asociación de Ganaderos de Sierra y Cañones de Guara, así como UAGA-COAG, que se han mostrado muy optimistas con esta actividad, ya que permitirá el mantenimiento de zonas que ahora mismo son impracticables y que, en un futuro próximo, podrían servir para pasto en el caso de los rebaños extensivos de esa zona.

También se cuenta con el apoyo de tres grupos de desarrollo rural de las comarcas de Cinco Villas (Adefo), Hoya de Huesca (Adesho) y Somontano (Ceder Somontano), que se encargan de transmitirlo entre los vecinos de la zona.

En un principio, la actividad se centrará en las hectáreas de arbolado elegidas para poner en marcha este proyecto, pero no se descarta ampliar la zona una vez que se demuestre la eficacia de esta iniciativa. «Nuestro reto pasa por demostrar las oportunidades que ofrece gestionar la biomasa de los bosques o áreas de arbolado con el fin de que sea utilizada como combustible en otras aplicaciones. Pero, para lograrlo es necesario acometer un cambio en la gestión en los trabajos de silvicultura y la introducción de una mayor mecanización en el proceso, ya que todo esto podría aumentar la rentabilidad de estas actividades», concluye.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios