Aragón

Heraldo Saludable

Los aragoneses han adquirido cerca de 100.000 medicamentos en otras comunidades durante este verano

Desde mayo de 2017, la receta electrónica permite adquirir medicamentos en otras autonomías. Esta medida todavía no está implantada en Madrid, Ceuta y Melilla.

La Fiscalía investiga la venta por internet de MMS, un fármaco sin propiedades curativas y peligroso para la salud.
Los aragoneses han adquirido cerca de 100.000 medicamentos en otras comunidades durante este verano
Pixabay

Aragón permite desde hace poco más de un año dispensar medicamentos a residentes de otras comunidades autónomas. Del mismo modo, aquellos que pertenecen al Salud pueden comprar fármacos con receta en casi cualquier punto del país. Esta iniciativa se puso en marcha en 2013 a través de un programa piloto, que desde mayo de 2017 está en funcionamiento en la comunidad aragonesa. Según los datos facilitados por el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, hasta 24.096 residentes de otras autonomías han adquirido medicación en la Comunidad.

Antes de ponerse en marcha este proyecto (cuya implantación ha sido paulatina y todavía no ha llegado a todo el país), los españoles no podían comprar sus medicamentos con receta fuera de la comunidad en la que residían. Así que antes de iniciar unas largas vacaciones (por ejemplo, aquellos que tienen un mes de descanso y un apartamento en cualquier otro punto del país), debían adquirir toda la medicación necesaria para la estancia o pedir al médico de Atención Primaria la receta en formato papel. Ahora, la puesta en marcha de la interoperabilidad de la receta electrónica ha permitido que se puedan comprar los fármacos aunque se encuentren en una comunidad diferente a la de residencia. Lo único que hace falta es llevar la tarjeta sanitaria.

Por comunidades autónomas, los valencianos son los que más medicamentos adquiere en tierras aragonesas. Desde su puesta en marcha (en mayo de 2017), cerca de 8.400 residentes de la Comunidad Valenciana han comprado fármacos en Aragón, seguidamente se encuentran los que viven en Cataluña (7.109) y Navarra (1.946). En el lado opuesto están murcianos (103), cántabros (127) y los baleares (138). Por su parte, los aragoneses suelen comprar fármacos en la Comunidad Valenciana (11.778), Cataluña (4.311) y Castilla y León (4.113). Con menores adquisiciones se sitúan Asturias (315), Canarias (401) y el País Vasco (533).

El verano es la época del año en la que se hace un mayor uso de esta medida. Según los datos facilitados por la DGA, agosto es el mes en el que se registra una mayor dispensación de medicamentos tanto a aragoneses en otras comunidades autónomas, como viceversa. En concreto, en agosto del año pasado se compraron 12.365 fármacos en Aragón, una cifra que ha llegado hasta los 39.446 durante el mismo mes de este año. La misma tendencia se percibe en la forma de actuar de los aragoneses: en agosto de 2017 adquirieron cerca de 16.600 medicamentos fuera Aragón y un año después, esta cifra superaba los 40.000. También son abundantes las compras en julio y en septiembre. Durante el resto del año se anotan nivelen más bajos, debido a la menor movilidad de los residentes.

El incremento registrado en el último año se debe a dos cuestiones fundamentales: la implantación paulatina de esta interoperabilidad en otros puntos de España y un mayor conocimiento por parte de los usuarios. No hay que olvidar que en verano de 2017, aparte de Aragón, contaban con este procedimientos otras ocho comunidades: Canarias, Galicia, Navarra, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Castilla y León, Extremadura y La Rioja. El resto se han añadido desde septiembre de 2017 a la actualidad.

Otras cuestiones

Desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar recuerdan que, además de los medicamentos pautados, también se pueden comprar otros accesorios incluidos en la receta electrónica como es el caso de gasas, esparadrapo o absorbentes de incontinencia urinaria (pañales), siempre y cuando se prescriban con marca comercial. Aparte de dispensar los medicamentos necesarios, este sistema también informa automáticamente a la comunidad autónoma de origen sobre aquellos envases que han sido retirados para que se descuenten en las siguientes dispensaciones.

El pago es exactamente igual que en la comunidad de residencia. La única diferencia radica en el caso de los pensionistas. Tal y como subrayan desde el Ejecutivo aragonés, si se supera el tope del copago (8,23 euros al mes en la mayor parte de las situaciones), los pacientes deben adelantar el dinero y solicitar en Aragón el reembolso de la cantidad con el tique de compra de la farmacia.

Respecto a esta mejora hay que recordar que actualmente no está disponible en todo el territorio español. Por ello, en el caso de encontrarse Madrid o en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla hay que seguir actuando del mismo modo que se hacía hasta ahora: pedir al médico de Atención Primaria una receta en papel, que se podrá obtener a través de la funcionalidad "periodo vacacional". Esta misma acción hay que repetirla si se tienen que comprar gasas o pañales sin marca comercial.

Etiquetas
Comentarios