Despliega el menú
Aragón

Rutas en bici por el corazón de las garnachas

Bodegas Care pone en marcha, por segundo año consecutivo, la actividad ‘Rodando entre garnachas’, que aúna deporte y pasión por el vino en una actividad muy didáctica.

Participantes de la anterior edición de la ruta en bicicleta eléctrica organizada por Bodegas Care.
Participantes de la anterior edición de la ruta en bicicleta eléctrica organizada por Bodegas Care.
B.C.

Este domingo, los viñedos que forman parte de Bodegas Care se convertirán en el escenario de una original actividad, organizada por la citada bodega, en colaboración con Ebrobizi, que permitirá a un grupo de viajeros descubrir las singularidades culturales del territorio y la cultura del vino a través de un recorrido guiado, en bicicleta eléctrica, por los caminos rurales de la localidad de Cariñena.

Una iniciativa que se enmarca dentro del programa de enoturismo que propone anualmente la bodega. En este caso concreto, el recorrido está pensado fundamentalmente para «acercar a los jóvenes a la cultura del vino a través de una actividad dinámica y enriquecedora», matiza Beatriz Valero, responsable de la iniciativa.

La propuesta, denominada ‘Vive la experiencia Care-Rodando entre garnachas’, se realizó el año pasado con gran éxito. En esta edición, los participantes, además de disfrutar de un paisaje único, rodeados de viñedos viejos en vaso y nuevas viñas en espaldera que recorrerán en bicicletas eléctricas de Ebrobizi, podrán degustar también algunos de los mejores vinos de la bodega. Además, al finalizar la excursión habrá un almuerzo en el restaurante de Care, cuyos platos y postre estarán maridados con vinos Care Chardonnay y Care Crianza.

«Queremos promover acciones que permitan conocer nuestro territorio, las labores del campo o el proceso del vino. En definitiva, queremos que los participantes estén en contacto directo con el viñedo, con la finalidad de que vuelvan a visitarlo», aclara Valero.

Historia vivida

Los viñedos se distribuyen en dos fincas, Bancales y Cadillos, de 50 hectáreas cada una, y un conjunto de pequeñas parcelas o minifundios, de alrededor de otras 50 hectáreas de viña vieja en las estribaciones de la Sierra de Algairén.

De hecho, el recorrido transcurre por plantaciones en vaso y atraviesa algunas de las nuevas viñas en espaldera y lo hace porque con esta actividad «queremos transmitir, a través de nuestras historias y explicaciones, el esfuerzo, el sacrificio, la autenticidad, el apego a la tierra y a las raíces culturales de las que provenimos. Además, queremos mostrarles la capacidad de innovar y mirar al futuro, la búsqueda de la calidad, de la perfección y la superación que se vive en cada vino», indica Beatriz Valero.

Esta actividad enoturística ha sido cofinanciada por la Ruta del Vino Campo de Cariñena, pero de cara a este otoño, si hay reservas previas, se pondrán en marcha nuevas visitas dentro de la iniciativa ‘Rodando entre garnachas’, para grupos de entre 8 y 14 personas.

«Con estas propuestas de enoturismo queremos proporcionar a las personas que participen en ellas un mayor conocimiento y valoración del medio rural», concluye Valero.

La actividad está dirigida a los quieran vivir una experiencia diferente en torno al vino. Los grupos serán como máximo de 14 personas. Información: 625 13 66 16.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios