Aragón

El número de aragonesas que son madres a los 40 se duplica en 10 años

También hay más aragoneses que son padres una vez superada la cuarentena.

Un total de 521 mujeres fueron madres en Aragón después de cumplir 40
El número de aragonesas que son madres a los 40 se duplica en 10 años
Pixabay

A pesar de que los nacimientos se reducen año tras año, el número de madres con más de 40 años casi se ha duplicado en la última década. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos a 2016, un total de 521 mujeres fueron madres en Aragón después de cumplir dicha edad. Esta cifra supone casi el doble de la que se registraba hace diez años: 272. La incorporación de la mujer al mundo laboral, el cambio en el modelo de vida y la crisis económica han sido algunas de las cuestiones que más han afectado a que se tengan menos hijos y más tarde.

“Suelen existir dos tiempos para ser madre. Generalmente, la mujer profesional, universitaria, residente en grandes ciudades tiene su primer hijo a una edad mayor, tendencia que previsiblemente se seguirá manteniendo. Por el contrario, las que cuentan con menores expectativas laborales y residen en ciudades y municipios con población más reducida, suelen tener hijos a edades más tempranas", recuerda Carlos Gómez, catedrático en Sociología en la Universidad de Zaragoza. Las estadísticas del INE ponen en evidencia que solo el 2,6% de los bebés son dados a luz por mujeres de 20 años o menos. Una cifra que anteriormente se situaba en el 3,5%.

El mayor cambio se produce en la siguiente etapa de edad: de 21 a 30 años. Anteriormente en este grupo se encontraban más del 36% de las madres. Sin embargo, en la actualidad, ni siquiera suponen el 28%. Ejemplo de ello es que en 2006 había 933 madres de 30 años, mientras que una década después esta cifra se había reducido en 300 progenitoras. Una situación que se repite durante los años posteriores hasta llegar a los 35 años. En esta edad se produce el punto de inflexión: hay más nacimientos en 2016 que en 2006. En concreto, hasta 815 de las mujeres que dieron a luz en 2006 tenían 35 años, una cifra que ascendió a 850 una década después. Esta tendencia se mantiene en todo los años siguientes, llegando a registrarse dos partos de mujeres con más de 50 años; algo casi insólito hasta ahora.

Entre los hombres también se percibe ese retraso en el momento de ser padre. Si en 2006 había 1.840 progenitores con más de 40 años, en la actualidad se registran casi 2.500, un 35% más. Esta cifra es muy diferente a la registrada entre las mujeres, pero evidencia el cambio de comportamiento que se ha vivido en este tiempo. De este modo, mientras que antes unos 70 hombres se convertían en padres con entre 50 y 55 años, ahora son unos 130. También se registran tres nuevas paternidades con 65 años o más (en 2006 solo era una).

Medidas de conciliación

Para el catedrático Carlos Gómez, la principal explicación de estos cambios se encuentra en el mundo laboral: “En estos momentos, tal y como está el mercado laboral, y especialmente para las mujeres, consolidar un puesto de trabajo es difícil, y para conseguirlo se requiere muchos sacrificios. Y entre ellos, muchas mujeres tienen que retrasar su maternidad, es decir, la edad en que tiene su primer, y en muchos casos, el único”. No obstante, recalca que la Encuesta de Fecundidad también revela diferentes comportamientos atendiendo a la ideología política, las creencias religiosas o el tamaño del municipio en el que reside.

De momento, la previsión es que esta situación se mantenga en el tiempo. “Retrasar la edad de maternidad tiene como efecto inmediato que el número medio de hijos por mujer siga estando en torno a 1,3 ó 1,4. Una proporción que en los próximos años podría ser menor”, detalla Gómez. Por ello, considera que es necesario poner en marcha políticas drásticas que incidan en el apoyo a la familia, y concretamente a la mujer trabajadora. “Solo en el caso de que se lleven a cabo mediadas de conciliación, podrá notarse un cambio de tendencia”, recalca.

Una opción: la reproducción asistida

Tal y como recuerdan los médicos, la edad perfecta para ser madre es antes de los 30 años. Por ello no es de extrañar que muchas de las mujeres que quieren tener un hijo con más de 35 años tengan que acudir a técnicas de reproducción asistida. De hecho, alrededor del 30% de los ciclos que se realizan son por problemas de fertilidad de ella. Los hombres suelen tener menos dificultades (cerca de un 23% de las actuaciones) y no están ligadas a la edad. El 50% restante se dividen en causas de ambos miembros de la pareja, en esterilidades de origen desconocido, en parejas con enfermedades infecciosas transmitirles y en mujeres sin pareja masculina.

De este modo, cada año nacen unos 900 bebés en Aragón gracias a las técnicas de reproducción asistida. Una solución que permite que cada vez haya madres con una mayor edad, aunque con ciertos límites. Los hospitales públicos no aplican estos métodos a mujeres mayores de 40 años, edad marcada por ley guiándose por el momento hasta el que sería posible concebir de manera natural, es decir, la menopausia. No obstante, algunas clínicas privadas suelen realizarlas hasta los 45 o 50 años.

El Registro Nacional de Reproducción Humana Asistida pone en evidencia que las probabilidades embarazo por ciclo se reducen de manera importante con el paso de los años. Por ejemplo, según la información recogida en Aragón, cuando el tratamiento se realiza con ovocitos propios frescos, la tasa de embarazo por ciclo es de alrededor del 45% en mujeres menores de 35 años, del 33% entre 35 y 39 años y de menos del 20% cuando se superan los 40 años. Estas cifras son similares en el caso de que se utilicen embriones congelados.

Etiquetas
Comentarios