Despliega el menú
Aragón

El enoturismo atrae a más de 450.000 personas a Aragón

Las visitas a las principales bodegas y museos del vino de Aragón crecieron un 21,6% durante 2017 y fue la ruta de la D.O. Calatayud la responsable de dos tercios de los visitantes.

Foto de archivo de una vendimia en el Campo de Borja
El enoturismo atrae a más de 450.000 personas a Aragón
Ramiro Tarazona

Vino y turismo maridan a la perfección. Durante el pasado año, el enoturismo creció en Aragón un 21,6%, superando la barrera de los 400.000 visitantes. Concretamente, 451.419 personas se acercaron hasta las bodegas y museos del vino aragoneses durante 2017, frente a las 390.958 que lo hicieron en 2016, según los datos ofrecidos y recogidos por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin). Y es que el enoturismo gana adeptos cada día. Lo que hace unos años era un tipo de viajes desconocido para muchos, ahora se ha convertido en una opción más dentro de la geografía española, donde ya atrae a más de tres millones de visitantes.

En la Comunidad aragonesa, las cuatro denominaciones de origen presentes son las responsables de este crecimiento. Especialmente, la de Calatayud que no solo ha presentado un incremento del 17,98%, sino que copa dos tercios de los visitantes que reciben las bodegas y museos del vino aragoneses. Concretamente, esta ruta es la cuarta más visitada de España, alcanzando la cifra de 296.597 en tan solo un año. “El museo del vino de la denominación se encuentra en el Monasterio de Piedra, -razona Michel Arenas, coordinador de la ruta del vino de Calatayud- de ahí que las números se multipliquen con respecto a otras. Estas rutas no solo pretenden descubrir las bodegas y museos de nuestros vinos, sino que se complementan con el patrimonio cultural y la gastronomía de la zona, y es este uno de los principales motivos por los que el enoturismo no para de crecer: ofrecemos una experiencia completa”.

De igual forma, las denominaciones de origen de Cariñena, Campo de Borja y Somontano también siguen sumando adeptos: 20.636 visitantes, 56.645 y 77.541, respectivamente, lo que ha supuesto un crecimiento de un 9,6%, un 13% y un 9,8%. Un incremento que viene dado por el gran número de bodegas, incluidas en las rutas, que se han animado a ofrecer estas experiencias.

De hecho, si solo tenemos en cuenta el número de visitantes a las bodegas, es la del Somontano la que copa el mayor número, pues los 77.541 provienen de estas. En cambio, en la de Calatayud tan solo un 1% procede de estas, demostrando la importante influencia que tienen algunos museos en las rutas. Lo mismo ocurre en Campo de Borja, donde las bodegas atraen a un 6% de los turistas. En cambio, en la de Cariñena, ambos atractivos seducen por igual.

Nuevos retos

Asimismo, los amantes del vino están de enhorabuena, porque las rutas del vino no paran de innovar. Hace unos días, la denominación de origen de Calatayud organizó la cata más larga de la historia. “Un desafío en el que se convocó a  400 personas organizadas en catas continuadas de media hora de duración aproximadamente durante 12 horas interrumpidamente en  la terraza de El Plata, el emblemático cabaret de Zaragoza”.

De igual forma, la Bodega Pirineos, que pertenece al grupo Barbadillo y que se encuentra dentro de la D.O. Somontano, se ha unido al reto de nueve grupos bodegueros en España, creando Spain Trough its Wineries, una iniciativa pionera que pretende atraer al turismo con el objetivo de recorrer el país conociendo las diferentes bodegas.

Etiquetas
Comentarios