Aragón

Marlaska cesa al jefe de la unidad policial contra la violencia machista en Aragón al saber que acosó a una compañera

El comisario fue condenado por el Supremo en 2004 a una multa de 1.080 euros, pero nunca fue inhabilitado como Policía. Ejercía el cargo en la Jefatura Superior de Policía de Aragón desde diciembre de 2017.

Imagen de archivo de la Jefatura Superior de Policía en Aragón.
José Miguel Marco

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha decretado este jueves la destitución inmediata del responsable de la Brigada Regional de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, de la que depende la Unidad de Familia y Mujer (UFAM). Y lo ha hecho tras saber que este comisario, A. J. R. S., fue condenado por la Audiencia de Guipúzcoa en 2003 como autor de un delito de acoso sexual a una compañera con prevalimiento del cargo.

El funcionario recurrió el fallo, pero el Tribunal Supremo lo confirmó después en su integridad, lo que le supuso una multa de 1.080 euros y la obligación de indemnizar con otros 3.000 a la víctima. En cualquier caso, nunca llegó a ser inhabilitado para seguir trabajando como policía. Así, tras ocupar distintos puestos y destinos, el comisario llegó a Zaragoza y fue nombrado en diciembre de 2017 jefe de la brigada regional que integra la UFAM, unidad que atiende a las mujeres víctimas de violencia de genero, doméstica o sexual.

Como ha informado este jueves el diario Público, entre finales de los años 90 y principios de la pasada década, A. J. R. S. fue inspector jefe en Guipúzcoa, donde dirigió una unidad antidisturbios (UIP). Según la sentencia por la que fue condenado, fue en el año 1999 cuando el funcionario "comenzó a requerir” a una agente "para que mantuviera relaciones sexuales” con él.

Según el fallo judicial, el ahora comisario le dijo que había mediado para que se incorporara a este grupo y le ofrecía ventajas como dietas, permisos y facilidades para ascender "si accedía a sus pretensiones”. "En caso contrario le señalaba que se convertiría en su enemiga, con lo que ello suponía en la relación jefe-subordinada”, dijo el tribunal.

La agente, que no accedió a las pretensiones de su jefe, acabó sufriendo un trastorno de ansiedad crónico y otro de hipoactividad e hiperactividad. Principalmente, porque, como decía el apartado de hechos probados de la sentencia, "tanto a solas como en compañía de terceras personas, (su jefe) efectuaba comentarios de carácter vejatorio en relación a la anatomía de la misma y su menstruación”. También llegó a darle "un manotazo en los glúteos” durante una comida de la unidad.

El cese como responsable de la Brigada Regional de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Aragón ha sido comunicado esta misma mañana a A. J. R. S., al que ahora se dará otro destino en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios