Despliega el menú
Aragón

Javier Hernández García: "No soy un político, soy un profesional del Derecho"

Javier Hernández García (Barcelona 1962) es profesor asociado de Derecho Civil y lugarteniente del Justicia de Aragón.

Javier Hernández, en la puerta del Palacio de Armijo.
Javier Hernández, en la puerta del Palacio de Armijo.
Guillermo Mestre

Javier Hernández García acaba de ser nombrado lugarteniente del Justicia de Aragón. Tomará posesión el próximo día 3 de octubre.

En este ínterin hasta su próxima toma de posesión, ¿cómo debería llamarle?

Me sigo llamando y me seguiré llamando Javier.

Entre sus funciones, aparece la de sustituto del Justicia. También se le podría llamar vicario...

No, vicario no me gusta. Micer es el tratamiento honorífico que le concedía históricamente la Corona de Aragón, aunque no se suele utilizar.

¿Y secretario? Dícese de secretario de quien guarda los secretos...

Yo no guardo los secretos a nadie. Soy leal a los que tengo por arriba y por debajo. Lealtad no es servilismo. Le recuerdo que fui leal con el Justicia Juan Monserrat y me fui con él. A mí no me cesó García Vicente. Fui asesor de Juan Monserrat hace 23 años. Estuve dos años y unos meses. Con Ángel Dolado he regresado como asesor jefe.

Con su designación se recupera una figura histórica en Aragón.

Así es. Por etimología, lugarteniente es el que ocupa el lugar de. Está fijada desde la ley del Justicia en 1985. Siempre existió la figura, pero nunca se llevó a la práctica. Con Emilio Gastón se intentó que fuera Miguel Ángel Aragüés. Lo elige el Justicia, pero tienen que dar su conformidad las Cortes. Entonces no hubo consenso.

Ahora se ha demostrado pericia política...

Recuerdo que no soy un político, soy un profesional del Derecho.

Por cierto, ¿para qué sirve un lugarteniente del Justicia?

El lugarteniente asiste al Justicia, le sustituye en los casos de vacante, ausencia o enfermedad. Por ejemplo, cuando Ángel Dolado se fue de vacaciones este verano, hubo que hacer delegación de firma. También, cuando García Vicente tuvo una enfermedad en un viaje a Suramérica, las Cortes tuvieron que instrumentalizar un sistema para que el Justiciazgo pudiera pagar las nóminas y los gastos cotidianos de la institución.

¿Alguna más?

Otra función es que puede delegar en el lugarteniente las funciones que estime pertinentes, que son las que vengo desarrollando como asesor jefe.

Iba para militar...

No solo iba, fui 14 años militar del Ejército del Aire, con misiones internacionales en los F-18 en la Guerra de Bosnia. También me licencié en Derecho, llevando casos como PSV o el accidente del Yak. Soy hijo de un oficial de la Guardia Civil. Nací en Barcelona.

O sea, usted es aragonés de adopción...

No, soy aragonés de opción.

Ruego explique esto último.

Muy fácil. Quise ser aragonés. Cuando llevas 10 años en una Comunidad, automáticamente adquieres la vecindad civil. Pero la ley permite solicitarlo a los dos años de estancia, que es lo que yo hice.

Aclarado queda. Otra cuestión: habiendo nacido en Barcelona, ¿cómo lleva lo del ‘procés’?

Mal, muy mal. El señor Puigdemont ha conseguido que no me hable con mis dos hermanos pequeños.

Durísimo...

Sí, muy duro. El 26 de diciembre, día de San Esteban, comemos siempre en Barcelona toda la familia. El año pasado ya no asistieron.

¿Hay arreglo?

Debería. Yo he defendiendo como atleta las camisetas de Cataluña, Aragón –también fui presidente de la Federación Aragonesa de Atletismo– y España, y no encuentro ninguna incompatibilidad en ello.

Etiquetas
Comentarios