Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Formación

La falta de coordinación entre Madrid y la DGA hace peligrar varios contratos predoctorales

Una decena de subvenciones pueden perderse por la concurrencia de convocatorias y la imposibilidad de cubrir vacantes.

B. Travesí 25/09/2018 a las 05:00
Foto de archivo de un investigador en uno de los laboratorios de la Universidad de ZaragozaHeraldo.

Aragón puede perder un número aún no determinado de contratos predoctorales –que podrían rondar la decena– por la falta de previsión y de coordinación entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y el Departamento de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón.

La coincidencia temporal de las convocatorias para la formación de profesorado universitario (FPU) del Ministerio y las subvenciones de la DGA para formar personal investigador puede tener el perverso efecto de que una parte de las 60 plazas ofertadas por la Comunidad para 2017-2021 se pierdan y no puedan ser aprovechadas por futuros doctorandos.

La situación deriva del hecho de que este año las resoluciones de ambas convocatorias prácticamente han coincidido en el tiempo y dado que son incompatibles, los universitarios aragoneses que han tenido la suerte de ser seleccionados en ambas deben renunciar a una de ellas. Por lo general, prefieren quedarse con el contrato estatal FPU y renunciar a la plaza ofertada por la DGA.

El conflicto ha surgido porque los contratos del Ministerio no tendrán la consideración de definitivos hasta el 27 de septiembre, por lo que algunos beneficiarios de ambas ayudas apurarán hasta esa fecha para renunciar al contrato plurianual de la DGA.

Y por su parte, la orden que regula la convocatoria aragonesa, que se resolvió unas semanas antes que la de Madrid y se firmó como definitiva el 31 de julio, no permite cubrir plazas que hayan quedado vacantes por renuncias o por no incorporaciones después del 1 de agosto.

Los damnificados por este problema administrativo han manifestado al Departamento de Innovación, Investigación y Universidad su malestar y han pedido que se busque una solución para que esos contratos, que tienen una duración de cuatro años y cuentan con presupuesto, no se pierdan.

En una queja formal presentada el pasado día 12 de septiembre insisten en que se haga uso de la lista de reserva para cubrir las vacantes que puedan quedar tras las renuncias de los beneficiarios de las ayudas estatales FPU. En su argumentación, los jóvenes universitarios aragoneses recuerdan que estos contratos son en la actualidad "la única vía autonómica para acceder a un doctorado en la Universidad de Zaragoza o en sus centros de investigación".

Reabrir las listas de espera

Por su parte, el Departamento de Universidad reconoció ayer que cuatro de las plazas a las que los beneficiarios renunciaron en tiempo y forma, antes del 31 de julio, fueron ya adjudicadas a los reservistas. Y que otras cuatro, en las que hubo un retraso en las incorporaciones y una posterior renuncia, se cubrirán el 1 de octubre.

Sin embargo, estas fuentes apuntaron que, en este momento, tienen otras cinco renuncias que no se podrán cubrir ya y se perderán. Aseguraron que legalmente no se puede reabrir la lista de espera, ya que la redacción de la convocatoria no lo permite y la tramitación administrativa de estas ayudas, que son plurianuales y están cofinanciadas con fondos europeos, exige que para hacer una nueva debe cerrarse la anterior. En este momento está vigente la convocatoria de ayudas para los contratos de investigadores correspondientes a 2018-2022, cuyo plazo finaliza el 26 de septiembre.

Urgencia y falta de previsión

Un problema administrativo por la concurrencia de dos convocatorias, -una nacional y otra autonómica –que persiguen el mismo objetivo: formar doctores–, puede dar al traste con un número de contratos predoctorales que los damnificados cuantifican en una decena.

Y lo más lamentable es que esta situación se produce en un momento en el que la apuesta por la formación de investigadores en Aragón es más clara y decidida. La crisis se llevó por delante la coordinación que existía antaño entre las administraciones a la hora de convocar ayudas y subvenciones. La previsión con que se publicaban permitía a los interesados programarse. En los últimos años, aseguraba ayer un buen conocedor del sistema, cada una saca sus convocatorias cuando y como puede y "es una auténtica locura".

Incluso la urgencia de la DGA por sacar la nueva convocatoria para recuperar el tiempo perdido en anteriores ofertas puede ser mal interpretada. 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo