Despliega el menú
Aragón

Borja Giménez irá en octubre a París a una rueda de reconocimiento del sospechoso de asesinar a su padre

Los nuevos papeles de ETA en Francia apuntan también a Mikel Carrera como el asesino de Giménez Abad. Ata describe además en una carta el atentado de 'El Corte Inglés' de Zaragoza.

El exjefe del aparato militar de ETA Mikel Karikoitz Carrera Sarobe.
El exjefe del aparato militar de ETA Mikel Carrera Sarobe,alias 'Ata'.
EFE

Borja Giménez Larraz, el hijo menor de Manuel Giménez Abad que fue testigo de su asesinato en el atentado terrorista del 6 de mayo de 2001 en Zaragoza, irá el próximo 3 de octubre a París para participar en una nueva ronda de reconocimiento del presunto autor del crimen de su padre, según ha confirmado a HERALDO este domingo.

Los últimos documentos incautados a ETA en Francia y remitidos por sus autoridades a las españolas también apuntan a Mikel Carrera Sarobe, alias 'Ata', como autor del atentado terrorista que acabó con la vida del presidente del PP en Aragón. Según publica este domingo 'La Razón', que ha tenido acceso a esa documentación y cita fuentes de la lucha antiterrorista, el propio Carrera relata en una carta un atentado que coincide con el cometido en El Corte Inglés de la calle Sagasta de Zaragoza en 2002.

El próximo día 3 de octubre, una comisión judicial integrada por el magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, la fiscal Ángela Gómez-Rodulfo y Borja Giménez se trasladarán a París para realizar una rueda de reconocimiento con el fin de que este último pueda ratificar lo que ya acreditó cuando le mostraron las fotografías del etarra.

Borja Giménez ha confirmado a HERALDO que acudirá el próximo 3 octubre a París y ha mostrado su deseo de que la documentación incautada en Francia contribuya a cerrar definitivamente el caso.

El asesinato de Manuel Giménez Abad es uno de los atentados terroristas de ETA que siguen sin esclarecerse después de 18 años.  La Audiencia Nacional decidió por fin reabrir el caso en febrero de 2017 después de haberse cerrado en falso.

Según la citada documentación, la célula que acabó con la vida de Giménez Abad estaba integrada, como 'liberados', por Carrera Sarobe, (que llegó a ser jefe militar de la banda terrorista) y una mujer sin identificar. Del grupo dependían cuatro comandos legales, es decir, cuyos miembros no estaban fichados.

Además, en una de las cartas que se le atribuyen a Ata narra lo que, según todos los indicios, es el atentado que perpetraron contra El Corte Inglés de Zaragoza mediante la explosión de un coche bomba. Lamenta que las plantas del aparcamiento más cercanas a donde se encontraban las tiendas, y por lo tanto los clientes y los trabajadores, estuvieran cerradas y que tuvieran que colocar el automóvil con el artefacto en la tercera. "Si hubiéramos podido colocarlo donde nosotros queríamos, la destrucción habría sido terrible", se jactaba el terrorista, que acompaña sus afirmaciones con blasfemias.

Esta documentación incautada por las autoridades francesas se entregará de forma oficial a las españolas el 1 de octubre, en un acto al que asistirán el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el de la República francesa, Emmanuel Macron.

Según el mismo periódico, los cuatro taldes que dependían del 'comando Basajaun', que lideraba Ata, se denominaban: 'Los Finolis', el más operativo; 'Los dos', que cometió varios atentados; 'El nuevo y el muy nuevo' y 'El equipo de Rugby', que estaba en formación según la documentación requisada y las 'kantadas' (informe por escrito en el que los etarras cuentan a la dirección de la banda todo lo ocurrido durante la detención y los días siguientes hasta llegar a la cárcel) halladas en poder de los jefes de ETA.

Carrera está ya condenado a cadena perpetua en Francia por el asesinato, el 16 de marzo de 2010, del policía francés Jean-Serge Nérin. El Tribunal de lo Criminal de París impuso penas de entre 14 y 25 años de cárcel a los otros cinco miembros de la banda que han sido juzgados por formar parte del «comando» que mantuvo un tiroteo con una patrulla policial en Villiers en Bière, al sur de París, después de haber robado cinco coches en un concesionario.

Etiquetas
Comentarios