Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Las cinco cosas que todo el mundo odia de los hoteles

La falta de enchufes o la red de wifi lenta son algunas de las quejas más habituales.

Algunos hoteles esconden sorpresas desagradables para los clientes.
Algunos hoteles esconden sorpresas desagradables para los clientes.
Pixabay

Vivir en un hotel es el sueño de muchos, que solo unos pocos afortunados pueden hacer realidad. Este anhelo aumenta al pensar en todas las ventajas de estos alojamientos: servicio de habitaciones, camas confortables, desayuno…Una vida sin preocupaciones, a la que la gran mayoría de los mortales accede en sus días de vacaciones, sin embargo, esta escena tan idílica, se puede ver frustrada. No hay nada más molesto que encontrarse con desagradables sorpresas tras entrar en la habitación. Ya sea en estos establecimientos o en la gran variedad de alojamientos que existen en la actualidad, estas son solo algunas de las más comunes.

Camas de pesadilla

Has visto tantas veces las imágenes del dormitorio que has reservado por internet que ya  te imaginas tumbado en su enorme cama. Sin embargo, nada más llegar te das cuenta de que lo que parecía un colchón sin límites, es en realidad la unión de dos somieres de noventa. Esta es una de las cosas que más molestan a los clientes, ya que, como si se tratase de una extraña ley de atracción, por mucho espacio que exista siempre se acaba en el hueco de separación entre ambas camas.

Wifi demasiado lento

Ya sea en un viaje de trabajo o personal, la red wifi se ha convertido en un elemento imprescindible en el día a día que no puede faltar en los hoteles. Mandar correos, actualizar las redes sociales o comunicarse con familiares y amigos, son algunas de las acciones que se realizan a diario y que, en el caso de que la red sea lenta, se puede convertir en un auténtico quebradero de cabeza.

Duchas de susto

Hay veces que para entender los mandos de las duchas de los hoteles se necesitaría una hoja de instrucciones, ya que es muy complicado regular la temperatura adecuada. Los sustos por quemarse o morirse de frío son una constante la primera vez que usas la ducha del alojamiento. Un aspecto que, junto a la poca presión de los grifos, enfada mucho a los clientes. 

Pocos enchufes

Los cargadores de los móviles, el ordenador, el secador de pelo, la plancha… Cada día tenemos más utensilios que necesitan una fuente de energía, sin embargo, parece que algunos hoteles no son conscientes y cuentan con muy pocos enchufes en sus habitaciones.

Cortinas de adorno

En vacaciones no existen los despertadores, la idea es dormir el mayor tiempo posible. Sin embargo, en ocasiones el sueño reparador se puede vez truncado por los rayos de luz que entran de la calle. Muchos hoteles cuentan con cortinas de tela casi transparente, que armonizan directamente con el estilo de la habitación, pero cuya utilidad es muy cuestionable. Por eso, una de las demandas más comunes es que haya cortinas opacas o persianas.  

Etiquetas
Comentarios