Aragón

De cómo los murciélagos aragoneses podrían acabar con la procesionaria y más

Este viernes se celebró en todo el mundo la Noche Internacional del Murciélago con el objetivo de acercar esta especie a la ciudadanía y desmontar falsos mitos.

Imagen de archivo de dos murciélagos.
Pixabay

Amantes de la naturaleza y algunos curiosos de la capital aragonesa se acercaban la noche de este viernes hasta el Galacho de Juslibol con motivo de la celebración de la Noche Internacional del Murciélago, dedicada a compartir conocimientos sobre este mamífero y, sobre todo, desmontar mitos y leyendas en torno a esta especie.

Se trata de un evento que se celebra en Zaragoza desde hace 6 años y que ha pasado por diferentes espacios de la ciudad, como el Parque Grande, la ribera del Ebro o el entorno del puente de Piedra, hasta llegar a su sede actual. Una charla informativa, un taller de construcción de nidos para murciélagos, manualidades infantiles o rutas guiadas por el Galacho para observar a estos mamíferos han sido tan solo algunas de las actividades que tuvieron lugar entre las 18 y las 22 del viernes.

Por qué vuelan, en qué consiste su dieta básica, dónde crían y qué beneficios aportan al ecosistema son algunos de los contenidos de la charla central de la actividad, a cargo de José Manuel Sánchez, naturalista experto en murciélagos y miembro la Sociedad Española para la Conservación de los Murciélagos (SECEMU). “El objetivo es desmontar los falsos mitos que existen en tono a esta especie”, resume.

En este caso, como en tantos otros, el desconocimiento es su peor enemigo. “Su mala fama ha sido una constante a lo largo de la historia y en todo el mundo. Una fama que viene de la incultura”, destaca. A modo de ejemplo, recuerda la existencia de un grabado románico que apareció en una iglesia en Valladolid que data del siglo XII: “En él aparece la hija de un rey castellano poseída por el diablo, y cuando logran que salga de su cuerpo lo hace en forma de murciélago. Claro, la gente no entendía que volasen de noche o comiesen insectos… tenían miedo”.

Sin embargo hoy, en pleno siglo XXI, asegura que, a pesar de que ya se conoce que se mueven y comunican a través de ultrasonidos, que hibernan durante el invierno y que aportan un gran beneficio en el control de plagas naturales de insectos, asegura que perdura esta imagen negativa.

“Queremos desligar al murciélago de las historias de vampiros, de Batman… es un animal silvestre con el que compartimos un ecosistema, como ocurre con la ranas, las cigüeñas o los peces”, afirma el experto.

En cuanto a su presencia en Aragón, en la actualidad contamos con unas 30 especies de las más de 2.000 que existen registradas en todo el mundo, a excepción de la Antártida. “En nuestro caso, la especie más abundante es la del murciélago Enano, aunque también encontramos el de Cabrera”, indica.

Otro de los detalles que más suele sorprender a los asistentes a estas jornadas guarda relación con su alimentación. Se trata de mamíferos insectívoros y totalmente nocturnos que se valen de los ultrasonidos para ir en busca de su presa. “Cada ejemplar ronda los 7 gramos de peso y es capaz de comer la mitad de su peso en mosquitos. Eso son miles de mosquitos”, asegura.

Además, lejos de la creencia popular, cada especie acostumbra a centrar su dieta en un insecto concreto, como el Orejudo Gris que come polillas –que sirve para controlar la plaga de la procesionaria, por ejemplo-, o el Ratonero, que come escarabajos, arañas y saltamontes. “Sabemos que los murciélagos han evolucionado muy poco en los últimos 50 millones de años. Cuando los insectos se volvieron nocturnos para evitar a sus depredadores, los murciélagos se adaptaron a esta realidad”, resume.

Entre las especies más escasas que hay en Aragón, se encuentra el Murciélago Patudo, actualmente en peligro de extinción, sobre todo en la zona de Caspe, Mequínenza y Monzón, “que puede alimentarse de pequeños peces, y sobre todo de insectos que se encuentran en la superficie del agua”, indica. También el Ratonero, natural de zonas de robles, localizado en el Sobrarbe y la Ribagorza y el denominado Nóctulo, que es la especie más grande de Europa. “Esta especie puede llegar a cazar pequeños pájaros. Recientemente lo hemos descubierto en Albarracín y Ordesa”, concluye,

50 refugios en la capital aragonesa

Desde el año 2012, el Ayuntamiento de Zaragoza trabaja en un Programa Municipal de fauna urbana para aumentar la población de este mamífero en la ciudad. Desde entonces se han colocado medio centenar de nidos para murciélagos en distintos puntos. Una de las mayores concentraciones de murciélagos se encuentra, precisamente, en el paraje del Galacho.

“Es una buena zona para que se desarrollen y establezcan sus colonias. Tan solo aquí hemos llegado a detectar una decena de especies diferentes”, explica el experto. Durante la velada, además de construir nuevos nidos que se colocarán en los próximos meses, los asistentes pudieron escuchar los sonidos que emiten estos animales gracias a un detector de sonidos: “Ahora están en plena época de cortejo y realizan llamadas sociales”.

Respecto a las recientes noticias que han saltado a los medios sobre una mujer de Valladolid tratada durante el verano por la mordedura de un murciélago con rabia, el experto asegura que es importante no alarmar a la sociedad y recordar que hay que tomar precauciones: “Esto pasa con cualquier animal, hay que usar protección antes de tocarlos y, siempre que sea posible, ponerlo en conocimiento de un experto”, asevera Sánchez.

Etiquetas
Comentarios