Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Qué comían en los palacios renacentistas de Tarazona

El atractivo turístico se une a la historia y la gastronomía en la ruta 'El sabor de la cultura palaciega', en la que se propone un recorrido por la tradición y el sabor de las cocinas de seis palacios renacentistas de Tarazona.

El palacio renacentista de Eguarás, en Tarazona
El palacio renacentista de Eguarás, en Tarazona

El estilo de vida y la riqueza de las familias turiasonenses que construyeron sus palacios en el Renacimiento puede verse en los alimentos que se cocinaban en sus cocinas y los platos que se servían en sus mesas. Esto es lo que nos propone conocer la Fundación Tarazona Monumental (FTM)en la ruta ‘El sabor de la cultura palaciega’ que ha organizado para mañana viernes, 21 de septiembre, y en la querecorrerán seis palacios de la localidad y en la que los participantes podrán degustar algunos ejemplos de la cocina de la época.

“En Tarazona tenemos una importante arquitectura renacentista civil que en ocasiones queda en un segundo plano frente a los monumentos religiosos, como la catedral. Con esta jornada queremos acercar a la población a este patrimonio que fue parte importante de la vida de la ciudad y en algunos casos lo sigue siendo”, dice Lola Zueco, de la FTM.

Ese acercamiento va a empezar por la cocina: “Se puede ver que estaban muy a la vanguardia en el conocimiento de los alimentos que empezaban a llegar de América, o que algunas familias judías conversas seguían manteniendo las reglas hebreas para preparar la comida”, añade Zueco.

La ruta comenzará por el palacio de Eguarás, construido siguiendo de manera fiel la arquitectura renacentista aragonesa. El siguiente punto del recorrido será la Casa de Linares, junto al Queiles y al lado de la catedral, que actualmente alberga la cafetería El Casino. Seguidamente se visitará el palacio de los Visconti, un edificio lleno de historia que es punto de encuentro de la vida turiasonense por su actual uso como hotel y restaurante. Allí ofrecerá uno de los tres pinchos con vino que incluye la visita. En este caso, se podrá degustar productos que en aquellos tiempos eran novedad al venir desde América y ser desconocidos en España hasta ese momento.

La ruta seguirá por el palacio de Santa Fe, construido por la familia de este mismo nombre, de judíos conversos, que ahora es el hotel-restaurante La Merced de la Concordia. De sus cocinas saldrán el pincho de degustación ofrecido dentro de la visita, y en la que se probarán los alimentos cocinados según las costumbres judías, que la familia mantenía.

La siguiente etapa llevará a los participantes hasta el palacio de los Gil de Borja, que en la actualidad tiene uso residencial. Finalmente, la visita concluirá en el palacio Episcopal, el palacio renacentista por excelencia de la Tarazona. Allí se ofrecerá la tercera de las degustaciones de la ruta que tendrá como protagonista a la fruta y los postres, en recuerdo de las funciones de almacenamiento que se hacían en los graneros de la residencia episcopal.

La ruta comenzará a las 20.00 desde la plaza de la Seo y las entradas, para las que hay aforo limitado, pueden adquirirse en las oficinas de la Fundación, en la Catedral o pinchando aquí. También se pueden reservar en los teléfonos 976 642 643 / 976 640 271.

La FTM prepara más actividades para este otoño; entre las previstas hasta el momento se encuentran una exhibición de títeres el 5 de octubre con motivo de la Festividad de San Atilano organizará para dar a conocer la historia del patrón entre los más pequeños; para el día 7 y, con motivo del Día de la Arquitectura, se realizará una ruta en la que los participantes podrán conocer los nuevos usos que se les está dando al patrimonio industrial y conventual; mientras que el 19 de octubre se realizará una divertida visita teatralizada sobre la Tarazona de los años 20.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios