Despliega el menú
Aragón

Gustavo Suárez Pertierra: "La desigualdad en Aragón no se corresponde con su nivel económico"

Nació en Cudillero (Asturias) en 1949, fue ministro de Educación y Defensa en los gobiernos de Felipe González, y desde el pasado mes de febrero es el presidente de Unicef.

Gustavo Suárez Pertierra, ayer en el Museo Pablo Serrano.
Gustavo Suárez Pertierra, ayer en el Museo Pablo Serrano.
Oliver Duch

Un exministro de Educación (1993-94) y de Defensa (1995-96) preside ahora Unicef.

Las responsabilidades públicas se acaban y los presidentes autonómicos de Unicef me ofrecieron desempeñar esta función en el Comité español. Es un reto importante. Unicef es una organización compleja: desde Naciones Unidas a la fuerza que le da su presencia en cada autonomía, y muy gratificante. Esta exposición  (de la fotógrafa Ana Palacios, en el Museo Pablo Serrano) muestra a 150 millones de niños sometidos a algún modo de esclavitud y demuestra lo que queda por hacer, así como el valor de las organizaciones de la solidaridad.

Cuando le nombraron, llamó a aumentar la contribución económica para el Comité español.

Procuro contar cómo trabaja Unicef en todo el mundo y acercar al público la realidad de la infancia necesitada de todos los países. Los españoles somos un pueblo tolerante y solidario. Unicef tiene 480.000 socios que aportan cantidades y los cuidamos de manera muy especial. El gran reto de esta organización es llegar a la capa de ciudadanos jóvenes que aún no han incorporado la idea de la necesidad de otros niños y adolescentes en el mundo.

¿Buscan voluntarios?

Buscamos su compromiso con Unicef como voluntarios y ojalá, si pueden, que aporten su cuota, pero sobre todo sensibilizar a la sociedad con estos problemas.

La avalancha de inmigración en las playas españolas provocó una nueva política en España, pero llegan muchos niños.

Estamos muy preocupados con los niños que llegan sin acompañante porque han perdido a su familia y están sometidos a cualquier maltrato. Antes del verano recibimos 6.500 menores y hay que darles una respuesta nada más llegar. Tenemos que buscarles familias que los acojan hasta restituirlos a su lugar. Ahora se abre una oportunidad porque el Gobierno ha mostrado una sensibilidad al crear el comisionado por la pobreza infantil, que reclamábamos, y el de los objetivos de desarrollo sostenible. Se nos pedirá ayuda a las ONG,  y debemos responder.

Europa aún no sabe qué hacer con la inmigración. ¿Cómo se pueden frenar las avalanchas?

La única manera de actuar es trabajar en origen, y eso es lo que hace Unicef. Las personas que están al otro lado del Mediterráneo son poblaciones muy jóvenes, tienen muchas carencias y ven cómo se vive en Europa a través de los turistas o los medios de comunicación. Y la atracción genera problemas. En Unicef nos preocupan los dramas extremos, como la supervivencia de los niños y los jóvenes. La Organización Mundial de la Salud tiene un informe en el que pone de manifiesto que cada día mueren 17.000 niños en el mundo por circunstancias evitables en menores de 14 años, en los partos o al crecer.

Unicef envía a deportistas como Pau Gasol o a artistas a África...

Es nuestra labor de sensibilización en España a través de nuestros embajadores, como Pau Gasol o artistas, en los que la sociedad puede ver un ejemplo de dedicación a estos problemas.

¿Ha sido fructífera la entrevista con el presidente aragonés, Javier Lambán?

Hemos agradecido la entrevista al presidente y su apoyo a través de las consejerías de Bienestar Social y Educación a nuestros proyectos. He visto gran sensibilidad en Lambán y sus colaboradores, porque para ellos las? políticas de la infancia son centrales. Le hemos hablado sobre la educación de los niños de 0 a 3 años, a la que Unicef da mucha importancia, y la presidenta regional (Pilar de la Vega) presentará un estudio. También le llevaremos nuestros argumentos para las elecciones autonómicas.

El Informe de Infancia en Aragón deja a la Comunidad entre las más desiguales del país y pide a la DGA una dotación...

El informe está muy bien hecho, con 3.000 entrevistas, y concluye que Aragón tiene unos niveles de desigualdad que no corresponden al estatus de la Comunidad en otros parámetros. Es una llamada de atención y se pedía una dotación. Ha mejorado la situación y debería incluirse dentro de un pacto nacional de la educación.

¿Y si hablamos de Defensa...?

Prefiero no pronunciarme porque vengo ‘con otro sombrero’.

Y, como político, ¿ve necesaria la reforma de la Constitución?

Las constituciones no son eternas y se han detectado problemas, pero debería reformarse con el mismo espíritu de la Transición. Ese es el reto de la política.

Etiquetas
Comentarios