Despliega el menú
Aragón

Aragón se vuelve a desmarcar del plan de descarbonización de la ministra Ribera

El director de Energía y Minas defiende las renovables como la expectativa "más real" para la Cuenca Minera.

El director general de Energía y Minas, Alfonso Gómez, ayer durante su comparecencia.
El director general de Energía y Minas, Alfonso Gómez, ayer durante su comparecencia.
DGA

PSOE y PP volvieron a enzarzarse este martes en las Cortes de Aragón para demostrar cuál de los dos defiende mejor los intereses de los vecinos de las comarcas mineras y, con ellos, la continuidad de la central térmica de Andorra más allá de junio de 2020 -fecha prevista de cierre si Endesa no acomete una inversión de 190 millones de euros para cumplir con los niveles de emisiones contaminantes que marca la Unión Europea-.

El protagonismo fue compartido con el director general de Energía y Minas, Alfonso Gómez, quien compareció en la comisión de Economía a petición del PP, y en la que reiteró la defensa de la DGA de la continuidad de la central. Gómez volvió a mostrarse contrario a la política de descarbonización inminente que defiende la ministra,  Teresa Ribera, y recordó que la posición de DGA ha sido la misma durante toda la legislatura: "Es prematuro el cierre".

Tampoco se olvidó de mencionar la apuesta "por un proceso de transición para garantizar la estabilidad" antes de recordar a la popular Dolores Serrat la "prisa que no tuvo" el Partido Popular en materia energética.

Con respecto a las líneas generales de su departamento, Gómez subrayó el desarrollo de las renovables en Aragón como la expectativa "más real, cercana y de futuro" de la cuenca minera turolense, donde ya se han declarado una veintena de proyectos de interés autonómico. En ese sentido, se refirió a un informe que revela que un "empleo fósil que se destruye puede convertirse en cuatro de renovables". No obstante, reconoció que ahora no sería posible. Por otra parte, también destacó que se está trabajando en el desarrollo de usos alternativos del carbón con el CIRCE y con empresas privadas además de fomentando la atracción de empresas y proyectos a la zona.

Serrat se mostró muy crítica con el nuevo Ejecutivo nacional y su discurso de "la era del carbón ha terminado". "Esta situación ha llevado al quebranto de las líneas de acuerdo que se habían planteado por el anterior Gobierno, que alcanzaba la ampliación de la vida de las centrales térmicas", defendió.

Héctor Vicente (Podemos) tachó la comparecencia de "partidista". "Ha perdido una oportunidad de intentar tranquilizar o matizar las palabras de la ministra", manifestó. En la misma línea se mostró Javier Martínez (C’s). "Da la impresión de que esto es echarse trastos a la cabeza, intercambiar discursos que no nos llevan a ningún lado cuando sabemos que Europa ha marcado el fin del carbón", opinó.

"La labor actual es intentar generar soluciones alrededor del carbón, de las cuencas y del empleo", afirmó por su parte Jesús Guerrero (PAR). Al respecto, Patricia Luquin (IU) recordó: "Tenemos la reconversión de los 80 todavía pasando factura, porque dejó territorios vacíos".

Etiquetas
Comentarios