Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo Joven

Cinco razones por las que debes irte de Erasmus

Tomar esta decisión nunca es fácil pero estos motivos te ayudarán a decir sí a esta aventura.

Listos para viajar con un mapa del mundo y con una brújula
Listos para viajar con un mapa del mundo y con una brújula
Freepik

Seguro que te has preguntado alguna vez: "¿Merece la pena irte de Erasmus?" Si eres uno de los afortunados que ha recibido esta beca, no te lo pienses. Embárcate en ese viaje que te hará vivir todo tipo de experiencias inolvidables y si no lo tienes claro, piensa que este año han sido  270  aragoneses los que se han beneficiado de este programa.

Al principio todo son papeleos que parece que nunca van a acabar, pero, de repente, te ves ya subido en ese avión, con muchos nervios, camino a la que será una nueva experiencia en tu vida. Nuevo hogar, nuevos amigos, nuevo ambiente. De un momento a otro todo tu alrededor parece cambiar por completo y, sin darte cuenta, terminas sintiendo tu hogar en otro lugar, otro país y con una nueva familia. 

Por todo ello, si eres de los que se están haciendo esta pregunta, no te lo pienses y arriesga. Si quieres que tu estancia allí se haga lo más agradable posible, hazte con una guía práctica para alumnos de Erasmus. Si aún tienes dudas te dejamos aquí las siete razones por las que no puedes decir no a esta oportunidad.

Aprendes nuevos idiomas. Como todos sabemos, es fundamental aprender nuevos idiomas, ya que, hoy en día, es algo necesario en nuestra sociedad. Además, empiezas a relacionarte con mayor libertad con todas las personas (sean o no de tu país nata). Si decides decir sí a la beca Erasmus, puede que vuelvas con al menos dos idiomas más sin darte cuenta. Te haces más independiente. Cuando decides marcharte te das cuenta de que eres tú quien tiene que empezar a sacarse las castañas del fuego. Hasta ese momento, tus padres te han ayudado en todo lo que necesitabas, pero, en esa ocasión, te ves tú solo a muchos kilómetros, así que, tienes que asumir tus obligaciones y, esta vez, las tendrás que resolver por ti mismo. Empiezas a saber organizarte económicamente: embarcarte en un Erasmus significa tener que administrar el dinero para pasar el mes y seguro que a tu familia no le hace especialmente gracia ver la cartilla vacía de nuevo. Así, empiezas a valorar más las cosas y a fijarte más que nunca en el precio de los productos. Ahora todo te parece más caro y aprendes a ahorrar para poder sobrevivir a esta aventura. Conoces un nuevo hogar. Al llegar, empiezas a conocer a mucha gente, a convivir con nuevas personas y estas personas que no conocías se convierten en tu nuevo hogar por nueve meses de tu vida. Poco a poco, estos amigos se vuelven tu nueva familia y, a partir de ese momento, te sientes más unido que nunca a este entorno. Viajas más que nunca. Una vez que te has introducido en tu nuevo entorno, empiezas a viajar sin parar por todos los lugares cercanos a ese nuevo país. Recorres más mundo que nunca, aprendes diferentes culturas y conoces rincones maravillosos a los que siempre querrás volver.- Ir al suplemento Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión