Despliega el menú
Aragón

La granizada en Albalate del Arzobispo deja más de 2.000 hectáreas de cultivo afectadas

La tormenta que descargó el miércoles sobre El Bajo Martín destrozó campos de almendros, olivos y melocotones.

Cultivos destrozados, tras la fuerte granizada que descargó en Albalate.
Cultivos destrozados, tras la fuerte granizada que descargó en Albalate.
Vanesa Pequerul

La tormenta que descargó el pasado miércoles con fuerza sobre la comarca del Bajo Martín y originó cuantiosos daños en el casco urbano de Albalate del Arzobispo, afectó también a más de 2.000 hectáreas de cultivo, según informó en un comunicado la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), a consecuencia del granizo de gran tamaño que castigó a la zona.

En las inmediaciones del municipio, la cosecha de almendras se perdió en su totalidad en unas 2.000 hectáreas de este cultivo, según las cifras recogidas por UAGA.

Además, en lo que respecta a las plantaciones de olivos, el daño total fue catalogado entre un 50-70%, una afección menor que en el caso de la almendra, ya que el granizo perjudica mucho más a los olivares cuando es de pequeño tamaño, y el que cayó el miércoles eran piedras que alcanzaron hasta los cinco centímetros de diámetro. "Como huevos de gallina", aseguraron los vecinos de la zona, ya que nadie recordaba una granizada de tan desmesurado tamaño en la comarca.

Cosecha de melocotón perdida

En cuanto al melocotón, todas las plantaciones tardías se vieron afectadas, exactamente en 60 hectáreas de huerta se perdió la totalidad de la producción, aunque los agricultores explicaron que no era de Denominación de Origen de Calanda.

Debido a los cuantiosos daños que originó la tormenta del miércoles, desde UAGA recordaron a los profesionales del sector la importancia de asegurar las producciones agrícolas y ganaderas ante las posibles inclemencias del tiempo, para poder mantener la renta de todas sus explotaciones.

Además del granizo de gran tamaño, cayeron muchos litros de agua torrencial, que destruyeron infraestructuras como caminos, acequias y otros servicios, que afectarán también a largo plazo a los cultivos de la zona.

En cuanto al casco urbano de Albalate, desde coches hasta ventanas fueron destrozados por la fuerza de la tormenta. También afectó a numerosos tejados como la claraboya del colegio de la localidad, que se agujereó justo antes del inicio del curso escolar.

Desde que amaneció este jueves, los vecinos estuvieron valorando los daños con las aseguradoras, cambiando las lunas de los coches o haciendo los cálculos de los destrozos en las propiedades privadas, según explicó el alcalde de la localidad, Antonio del Río. "No hacía ni cuatro días que nos había caído una lluvia torrencial que afectó a los caminos de Albalate, por eso los daños en infraestructuras con esta granizada y la lluvia que volvió a caer han sido mayores", apuntó el primer edil.

El pluviómetro de la red de Saih Ebro en Híjar registró el miércoles 21 litros por metro cuadrado. Esa misma tormenta también descargó en Urrea de Gaén, aunque sin daños visibles y en Vinaceite, lo que provocó que se suspendieran los actos previstos de inicio de fiestas.

Ese mismo día, en Monroyo, localidad perteneciente a la comarca del Matarraña, muy próxima la del Bajo Martín, otra fuerte tormenta dejó más de 60 litros por metro cuadrado en menos de dos horas, pero en vez de caer granizo de hasta cinco centímetros de diámetro como en Albalate del Arzobispo, descargó piedra de pequeño tamaño, lo que evitó daños mayores. Solamente se produjeron algunos desprendimientos por la torrencialidad de la lluvia.

Etiquetas
Comentarios