Aragón
Suscríbete por 1€

Las Parras de Castellote: construir desde la ilusión y meter la quinta marcha

Las Parras de Castellote organiza una quedada motera y un rally cada año, y también recibe un grupo del Toboso en el fin de semana grande de Motorland. También apuestan por las andadas.

En Las Parras de Castellote hay un alcalde que ha elevado el concepto de construir a la categoría de vocación, ya que es también su profesión. Cree en hacer cosas desde las ilusiones y materializar todas las posibles, a fin de que el pueblo no languidezca. Benito Martínez lleva una legislatura al frente del consistorio local. "Lo de presentarme lo tenía muy claro, pero me convencieron. He trabajado con maquinaria de construcción, estuve colaborando en las líneas del AVE por Zaragoza y Calatayud, pero cuando la crisis pegó fuerte me volví al pueblo y aquí me he quedado. En Las Parras soy el hijo del ‘pobero’; mi padre hacía pozos, fue el que puso las aguas en este pueblo y en unos cuantos más de toda la provincia de Teruel".

El municipio tiene una vieja reclamación que sigue marcando su día a día; arreglar la carretera que les une con Aguaviva, vía natural de comunicación para los parrinos con los núcleos referenciales de consumo, ocio y trabajo. "Por Castellote, el trayecto es el doble. La carretera con Aguaviva tiene casi diez kilómetros y los dos primeros están potables, pero después es un desastre, y hace ya mucho tiempo que la cosa es así, décadas. Por ahí vamos a Alcañiz y también es la salida hacia la costa, dirección Vinaroz, pero casi siempre damos la vuelta, porque no nos queda otra".

Las Parras de Castellote: motorizar el presente y el futuro

Hay varias iniciativas en marcha desde la alcaldía para colocar al municipio en el mapa. Las relacionadas con el motor se llevan la palma. "Hay que moverse, si te quedas parado –corrobora Benito– el pueblo se muere. La gente del circuito Guadalope de Alcañiz me planteó hace un tiempo la posibilidad de hacer un rally sprint entre Aguaviva y Las Parras, puntuable para el campeonato de Aragón, con tres subidas y otras tres bajadas. Dimos los pasos administrativos necesarios y salió adelante; ya van dos ediciones, en los meses de mayo de 2017 y 2018, y quiero que continúe. Aquí se metieron 400 personas el fin de semana; el impacto para nosotros, Aguaviva, Castellote y los pueblos cercanos fue fantástico. También hubo un almuerzo motero multitudinario este año, y el año que viene no solo quiero repetir, sino ampliar esa cita a una fiesta".

El fin de semana más esperado en Motorland, el Gran Premio de Velocidad dentro del Mundial de Moto GP, llega en tres semanas. La ola de impacto económico también toca tangencialmente Las Parras de Castellote. "Todos los años -revela Benito- viene un grupo de diez o doce desde el pueblo manchego de Don Quijote, El Toboso; alquilan el albergue al completo, comen en el Multicentro, van a ver las motos, vuelven, disfrutan de nuestra tranquilidad y de una buena comida… les gusta mucho el pueblo".

El Multicentro La Malena brinda el apoyo logístico para todas estas iniciativas. "Es el centro de la vida social, como pasa en todas partes, y resuelve las necesidades inmediatas. Además, está muy bien llevado. Aquí la gente vive de la albañilería y la agricultura, no hay mucho más. Ni fábricas, ni negocios que vayan a venir. Tenemos el albergue, que lleva Pili Sánchez; ella es del pueblo, se marchó a Zaragoza y volvió para vivir aquí de nuevo".

Pili se crió en el pueblo, hizo la secundaria en Mas de las Matas y luego marchó a Zaragoza a seguir estudiando. "Trabajé bastante tiempo en Zaragoza, pero me hacía ilusión volver. Hace dos años, mi pareja y yo decidimos coger el bar de Las Parras, era una forma rápida de cumplir esa aspiración. Estuvimos un año y ahora hemos cambiado el foco; él es fontanero y ejerce por la zona, y yo restauro muebles, además de encargarme del albergue".

El pueblo está arreglado, restauró su antigua noria (una visita habitual de los recién llegados) y apuesta por las caminatas con encanto. "Hay un camino muy bonito –apunta Pili– de aquí al santuario de La Balma, en Zorita (Castellón), y en Semana Santa se hacen andadas cortas; el Camino del Mas, la Cueva del Moro o el pantano de Mari Calanda. Se va a ampliar el camino a la fuente desde el barranco del pueblo... en fin, varias cosas. Aquí nos hemos quedado, y a gusto; en el pueblo estamos pocos en invierno, pero intentamos mantenerlo y hacer lo posible para darle vida. Estamos pensando en una casa rural, hay un par de sitios como posibles sedes, pero no es tan fácil arrancar. Ya veremos".

LOS IMPRESCINDIBLES

Jaganta

Este barrio de Las Parras (está a 3 kilómetros) conserva en perfecto estado su antigua almazara, construida en el siglo XVII y restaurada en 1995. y la iglesia de San Felipe y Santiago, que data del año 1742.

Arco de San Antonio

El propio alcalde ha restaurado por ambos lados este arco en el centro del pueblo. Pili Sánchez se encargó de los detalles decorativos en la parte superior del arco. Muy próxima está la parroquia de San Nicolás de Bari (1639).

El factor hidráulico

Los lavaderos siguen siendo punto de encuentro para los vecinos y, en ocasiones, se consagran a su uso ancestral. Al lado está el torreón circular que contiene la llamada noria de sangre, construida en el siglo XIX.

Ir al espacio 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión