Despliega el menú
Aragón

Los médicos confían en que la oferta de 316 plazas eviten el cierre de consultas en verano

Se prevé que cientos de aspirantes acudan a la anunciada oferta pública de empleo de Atención Primaria de Aragón. Durante julio y agosto decenas de consultorios de la Comunidad han quedado sin servicio por falta de sustitutos.

Vecinos de Urriés miran el cartel con los nuevos horarios de atención médica
Vecinos de Urriés miran el cartel con los nuevos horarios de atención médica
A. S.

Los médicos de familia esperan como agua de mayo la anunciada oferta pública de empleo (OPE) de Atención Primaria, que pondrá en circulación 316 nuevas plazas.

Este próximo lunes se hará público el listado de admitidos y excluidos y el examen de oposición se celebrará el 25 de noviembre, una cita a la que se prevé que acudan cientos de aspirantes.

Tal y como han reconocido tanto los responsables de Sanidad como los representantes de los facultativos, esta OPE es histórica por el elevado volumen de puestos que se ofertan: 316 plazas, de las cuales 180 serán para médicos de Atención Continuada, 135 para facultativos de Atención Primaria que pasan consulta en los centros de salud de la Comunidad y 1 para ESAD, equipos de soporte de atención domiciliaria.

En opinión de los médicos de familia, esta oferta pública de empleo debe servir para paliar las carencias de personal que presenta en este momento la Atención Primaria y evitar que se vuelvan a producir situaciones como las sufridas este verano, cuando la falta de facultativos ha obligado a cerrar cientos de consultas en todo Aragón por falta de sustitutos y ha sobrecargado de trabajo a los profesionales que se han quedado.

Aunque las nuevas plazas beneficiarán a todo el sistema sanitario, ya que contribuirán a asentar empleo, los médicos rurales son los que mayores esperanzas han puesto en esta OPE.

Jesús Rodrigo, responsable en Teruel del sindicato de Médicos de Atención Primaria (Fasamet), explicó ayer que esta oferta vendrá muy bien a su provincia ya que, tras las oposiciones, podrán ocuparse con mayor facilidad los puestos de difícil cobertura.

"Al menos sabremos –dijo– que tendremos ocupadas estas plazas durante un año seguido". Rodrigo aseguró que en la provincia turolense la propuesta lanzada por el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón para incentivar que los médicos de familia se trasladen a consultorios y centros de salud de poblaciones pequeñas, considerados puestos de difícil cobertura, "no ha servido para nada. Al menos en Teruel no se ha notado".

El responsable de Fasamet en Teruel aseguró que muchos de los puestos que quedan vacantes por jubilaciones o por traslados se están cubriendo eventualmente "gracias a los médicos extranjeros. En Teruel tenemos en torno a media docena, que son los que están atendiendo las consultas en estos casos", afirmó.

También el representante de Fasamet en Huesca, Ramón Boria, se mostró esperanzado con las nuevas plazas anunciadas y consideró la OPE "muy positiva".

Después del verano especialmente duro que han pasado en muchas localidades de la provincia, Boria reconoció que esperan estos refuerzos con gran expectación y avanzó que si se adjudican todas las plazas anunciadas, la situación puede resolverse en gran medida.

Quejas por la falta de previsión

El responsable de Fasamet explicó que este verano, en Huesca "no se ha cubierto prácticamente ninguna baja por vacaciones" y se quejó de la falta de previsión mostrada por la Dirección Provincial de Atención Primaria.

Boria se refirió también a las especiales dificultades que se plantean en servicios muy concretos como las residencias de la tercera edad.

"El IASS –Instituto Aragonés de Servicios Sociales– no cubre las vacantes que le quedan en las residencias públicas de mayores porque las condiciones laborales que ofrece no son buenas y no tiene muchos candidatos. Si estas plazas salieran a oposición se resolvería el problema", afirmó.

En cualquier caso, el meollo de la cuestión es saber cuántas de las 316 plazas que se han convocado serán adjudicadas.

En este punto, los representantes de los médicos de familia confiesan sus recelos por la experiencia que tienen de anteriores OPE. Leandro Catalán, presidente de Fasamet, recordó que en 2011 se convocaron 335 plazas para médicos de Atención Continuada, una figura de nueva creación en ese momento.

De ellas, solo fueron adjudicadas 100, "menos de un tercio del total –apuntó–. Las 235 restantes quedaron vacantes".

O, por mencionar situaciones más recientes, Catalán se refirió a la OPE de Atención Primaria del año pasado, en la que se ofertaron 71 plazas, de las que solo se adjudicaron 41 y quedaron sin cubrir las 30 restantes, con el agravante de que, en aquella ocasión, debieron anularse 15 de las preguntas del examen.

Por ello, los representantes de los médicos de familia piden que los tribunales confeccionen un examen "normal", que permita cubrir la mayor parte de las plazas.

Por último, desde la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón se aseguró ayer que también el Departamento se alegra de una convocatoria con un número tan elevado de plazas para Atención Primaria.

Una portavoz afirmó que los responsables sanitarios defienden la estabilidad del empleo como fórmula de asentar las plantillas y garantizar el servicio médico en todo el territorio.

«Si toda la plantilla es fija habrá menos problemas de sustitución»

Si en algo parecen estar de acuerdo los pacientes, los representantes de los médicos y los propios facultativos es en que este ha sido un verano "horrendo".

Evangelino Navarro, presidente autonómico de Sanidad del sindicato CSIF así lo cree. "No ha habido nunca tanto déficit de personal como ahora –aseguró ayer–. Tantos cierres de consultorios y falta de médicos como ha pasado este año no había habido nunca".

Y en opinión de Navarro, lo peor es que hay médicos en la lista de contratación. "El problema es que no quieren ir a los pueblos", apuntó.

Por ello, el responsable de CSIF recordó la necesidad de que se convoquen oposiciones y se saquen plazas en volumen suficiente como las que salen ahora para Atención Primaria.

"Entendemos –dijo– que si toda la plantilla es fija tendremos menos problemas de sustitución". Porque, recordó, "de aquí a 2022 va a haber un elevado número de médicos de familia que se van a jubilar", con lo que el problema aún se agudizará más.

Por otra parte, Navarro recordó que desde CSIF se ha planteado una "remodelación de la Atención Primaria". "Queremos presentarle a la nueva consejera una propuesta porque entendemos que la Primaria necesita cambios", afirmó.

Etiquetas
Comentarios