Aragón

Opinión

Ascaso

Por
  • Alejandro E. Orús
ACTUALIZADA 29/08/2018 A LAS 05:00

Ascaso, en pleno Sobrarbe, celebra estos días su particular muestra de cine, ‘la más pequeña del mundo’, como reza su conocida frase publicitaria. La iniciativa no deja de ser una excusa original para devolver un lugar a la memoria. Eso es una proeza en una tierra con pueblos y despoblados olvidados o en trance de serlo. Ascaso, al que hace años se llegaba por un estrecho camino de herradura desde la carretera, son siete casas y un antiguo reloj de sol y también es ya un paradigma del Aragón que se rebela contra el abandono.

Un poeta dijo que el mayor acto de amor de las palabras es crear presencia y eso ocurre muy especialmente con los nombres de los cientos de lugares que luchan por su existencia o incluso con aquellos que ya perdieron esa batalla. Algunas veces las ruinas sirven todavía para imaginar lo que fueron y en Aragón son varios los estudiosos que con mucho mérito recorren y han recorrido zonas apartadas para levantar acta de ese patrimonio que desaparece. En otros casos solo quedan los nombres en la memoria, a veces entre leyendas.

Es cierto que de la fase poco más que nostálgica que ha imperado hasta ahora en el asunto de la despoblación hemos pasado a una cierta implicación práctica, que ha servido para organizar congresos y publicar estudios. Pero sigue siendo enormemente difícil concretar actuaciones en un problema múltiple y transversal, con derivadas que afectan a disciplinas muy diversas.

En Aragón, rico en espacios abiertos y vacíos, estamos obligados a darle una vuelta al futuro, creer en las posibilidades de lo pequeño, en la calidad y en movimientos innovadores como el ‘slow’, aunque de cuando en cuando aún surjan ecos de macroproyectos que hasta hace poco parecieron indispensables.

La despoblación aragonesa, como el dinosaurio de Monterroso, está siempre ahí. Incluso cuando despertamos del letargo que nos imponen las vicisitudes cotidianas. Pasará el verano y el cine bajo el cielo estrellado de Ascaso será el recuerdo de una noche. También la memoria de un lugar.

Etiquetas