Despliega el menú
Aragón

El autor del triple crimen de Andorra sufre trastorno bipolar y delirio mesiánico

Un informe de los servicios médicos de la cárcel asegura que Igor el Ruso, que cometió tres asesinatos en diciembre de 2017, tiene nula conciencia de su enfermedad y rechaza tratarse.

Norbert Feher.
Norbert Feher.
Heraldo

El informe psiquiátrico del asesino de dos guardias civiles y un ganadero en Andorra en diciembre de 2017, el serbio Norbert Feher conocido como Igor el Ruso, dice que padece tres trastornos: bipolar, paranoide de la personalidad y disocial grave. No obstante, los servicios médicos de la prisión recogen en el estudio, que ya ha sido incorporado al sumario, que tiene una "nula conciencia de su enfermedad" (y de la gravedad de los hechos que cometió) y "rechaza cualquier tratamiento".

Los profesionales valoraron en julio su capacidad intelectual "alta", control de los impulsos, su capacidad afectiva y su percepción y propia valoración de los delitos que se le imputan. La próxima semana tendrá lugar una nueva sesión psicológica en la cárcel de Zuera donde permanece ingresado desde diciembre.

En el informe, de un folio a una cara, hace referencia a que Feher padece un "delirio mesiánico en el contexto de desinhibición, con disforia crónica y desconfianza de todas las personas". "Es un delirio típico de los líderes de las sectas que se creen con poder para influir sobre otros. No desde una perspectiva empática, sino que sienten que tienen poder sobre la vida de los demás", explica una psicóloga externa al caso consultada por HERALDO.

Por todo ello, el criminal serbio Feher tiene un pronóstico clínico "malo, sin facilidad para tratar y controlar su psicopatología" según el informe. Los expertos en la materia consideran que estas personas tienen una distorsión de la realidad y no conciben que son enfermas. Cuando se habla con ellas, lo explican como si fueran normales. Esto les lleva a que no haya posibilidad de afianzamiento de la terapia y no sirve de nada porque ellas no se lo creen.

Respecto a los tres trastornos que padece Feher, el bipolar es una afección mental en la cual la persona tiene cambios marcados o extremos en el estado de ánimo. El paranoide de la personalidad hace referencia a la sensación de persecución, a pensar que otros hablan y conspiran contra su persona. Este tipo de patologías lleva a creer que existe un complot contra el que la sufre, por lo que tienen una actitud de desconfianza y siempre están "hipervigilantes". El trastorno disocial grave se traduce en conductas y reacciones difíciles, según fuentes consultadas. Generalmente son personas bruscas, agresivas y con falta de habilidades sociales.

En cuanto a la evaluación médica, el Ruso presenta antecedentes de dependencia del alcohol y gastritis crónica. Esta última es la inflamación del revestimiento del estómago que en muchos casos va asociada al consumo de bebidas alcohólicas. Desde su ingreso en la cárcel, a finales de 2017, solo se le está tratando la gastritis con una medicación, Pantoprazol.

En el informe también se hace referencia a que el criminal presenta desconfianza hacia los profesionales, mantiene una actitud de autoaislamiento y reclusión en su celda de forma voluntaria ocupando su tiempo en la lectura de la Biblia y cómics. De hecho, en la entrevista solicitó ser visto por un capellán. No obstante, en mayo salió de su celda tras 138 días de reclusión voluntaria. Feher, quien aceptó hablar con las psicólogas, fue "correcto y educado" en el trato, reconoció lo ocurrido en el triple crimen y "asumió su responsabilidad y consecuencias". En el documento no se hace referencia a qué dijo sobre el asesinato de José Luis Iranzo y los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Caballero. No obstante, tal y como confirmaron distintas fuentes a este medio, su respuesta fue clara: "Porque me lo ordenó Dios".

Etiquetas
Comentarios