Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Una excursión por Zuera y el parque fluvial del río Gállego

Un paraje singular, fácilmente accesible, a orillas de un gran río y muy cerca del núcleo urbano de Zuera.

El río Gállego en las cercanías de Zuera.
El río Gállego en las cercanías de Zuera.
Javier Romeo / Prames

El parque fluvial del río Gállego es un paraje singular junto a una localidad populosa, a las orillas de un gran río, fácilmente accesible incluso para minusválidos, con zonas de paseo y recreo perfectamente acondicionadas, áreas de juegos infantiles y un magnífico bosque de ribera para los amantes de la naturaleza virgen. Es el parque del Gállego, en Zuera.

La localidad, punto de partida y llegada de la excursión, está situada a unos 280 m sobre el nivel del mar, en la margen derecha del río Gállego. Entrando en la población desde la autovía de Huesca, desembocaremos en la antigua carretera N-330, que bordea el casco urbano por su lado oriental y desde la que se puede entrar al parque del Gállego. Es posible dejar el vehículo en el aparcamiento del polideportivo municipal.

El núcleo urbano

Zuera es una población antigua que ya existía en la época romana, cuando era conocida como Gallicum; quizá de entonces derive el trazado regular de sus calles y seguramente la construcción de algunas de sus acequias. Los musulmanes le cambiaron el nombre, llamándola "al-Suyaira" (Zufaria en su transcripción aragonesa), que podría traducirse como "los peñasquillos"; además mejoraron y ampliaron el regadío con singulares obras de ingeniería de las que han quedado los restos de un canal excavado en la roca y un pequeño acueducto conocido como el "Arco de la Mora".

El principal monumento de la villa es la iglesia parroquial de San Pedro, que conserva sus ábsides y muros románicos (siglo XII), sobre los que apoyan las bóvedas góticas; la torre-campanario es de principios del XX.

En 1999, concluida la autovía y liberada la localidad de la servidumbre de la carretera nacional, se decidió abrir el casco urbano hacia el río Gállego, recuperando una zona muy degradada, ocupada hasta entonces por escombreras y que acabó convertida en un gran parque urbano inaugurado en julio de 2001. Por él se puede acceder cómodamente a las orillas del río, donde se han conservado la vegetación de ribera y los sotos originales.

El itinerario

Desde el polideportivo municipal cruzaremos la calle y entraremos en el parque. A la izquierda se extiende una extensa zona ajardinada, un parque tradicional con césped, bancos y columpios para niños. A la derecha un brazo del río rodea una pequeña isla poblada de vegetación a la que se puede pasar por un moderno puente de hormigón.

Nosotros bajaremos a buscar la orilla del Gállego, siguiendo un cuidado camino acondicionado con algunos bancos para sentarse. Luego cruzaremos un pequeño puente e iremos atravesando un frondoso soto poblado de álamos, chopos y sauces; si lo deseamos podremos abandonar momentáneamente el camino principal, buscando el río para pasear sin prisa por una arboleda casi virgen.

Continuando por el paseo principal y tras cruzar una pequeña acequia pasamos junto a unas repoblaciones, primero de chopos y luego de pinos, y llegamos a las proximidades del puente de las Galias, que cruza el río Gállego.

Una senda nos permitirá subir al puente para contemplar el cauce del río y sus riberas.

Regresando a la pista por la que veníamos, se deja a mano derecha la subida que lleva a la carretera y, retornando unos metros lo andado, ignoraremos a la izquierda el camino por el que habíamos venido, para encontrar un poco más adelante el camino de vuelta, que nos aparece cerrado al tráfico de vehículos con una cadena. Está convertido en un paseo arbolado que va por detrás de las piscinas municipales y del campo de fútbol, pasa junto a la plaza de toros, y nos lleva a la zona ajardinada del parque del Gállego, donde habíamos comenzado nuestro recorrido.

Ficha técnica

Desnivel: Inapreciable. Horario aproximado: 1 hora. Época recomendada: todas. Recomendaciones: una buena guía de plantas y aves nos puede resultar muy útil. No olvidar los prismáticos.- Más noticias en Unpaísdemontañas.

Etiquetas
Comentarios