Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo Joven

Diez cosas que hacer antes de morir

Disfruta de experiencias únicas que cambiarán tu forma de ver el mundo.

La vida se compone de recuerdos.
La vida se compone de recuerdos.

Decía Abraham Lincoln que “lo que importa no son los años de la vida, sino la vida de los años”. Experimenta, disfruta, descubre, aprende, vive... Aquí os dejamos una lista con diez cosas que todo el mundo debería hacer, al menos, una vez en la vida:

1. Viajar solo

Conocer el mundo y sus culturas te otorgará experiencias únicas que te harán más tolerante y cambiarán tu filosofía de vida. Al menos una vez, deberías hacer un viaje solo, que te ayude a conocerte a ti mismo y te demuestre que eres capaz de todo. Crecerás como persona y te convertirás en un ser más independiente con un puñado de interesantes conversaciones.

2. Enterrar una cápsula del tiempo

Seguramente lo habrás visto en algunas películas, pero te animamos a que lo lleves a la práctica. Mete en una caja algunas objetos que te representen, fotografías, motivos que te gusten, algo importante para ti… Te recomendamos también que escribas una carta para tu ‘yo del futuro’, en la que le cuentes tus sueños y tus proyectos. Entiérrala. Dentro de 50 años, cuando la abras, podrás leer esas palabras de juventud, recordar todos esos momentos nostálgicos y preguntarte si estás donde imaginabas.

3. Bañarte en una playa nudista

Libérate de todos los complejos y las convenciones sociales. Siéntete totalmente libre tomando el sol y bañándote en una playa totalmente desnudo.

4. Recorrer el Camino de Santiago

Una experiencia única, de conexión total con la naturaleza y contigo mismo. Ya sea en familia, con amigos o por tu cuenta, a lo largo del peregrinaje vivirás experiencias inolvidables que te aportarán energía positiva y felicidad. No es de extrañar que más de 250.000 peregrinos de todos los rincones del mundo recorran cada año una de sus múltiples rutas.

5. Hacer un interrail

Un mes de vacaciones, un grupo de amigos, una mochila y toda Europa por descubrir. Sin horarios, sin una ruta fija y con un millar de posibilidades por delante; así se vive un interrail. Conocerás un montón de gente, aprenderás palabras en diversos idiomas y probarás gastronomías que ni siquiera sabías que existían. Las anécdotas están garantizadas.

6. Experimentar la gravedad cero

¿Quién no ha soñado alguna vez con desafiar la ley de la gravedad? Ahora ya no hace falta ser astronauta para experimentar la gravedad cero, hay empresas que ofrecen estas experiencias. Eso sí, empieza a ahorrar, porque no es barato.

7. Atreverse con un deporte de riesgo

‘Puenting’, paracaidismo, ‘bungee jumping’, ala delta, parapente…; las posibilidades son muchas y la descarga de adrenalina está asegurada. Los deportes extremos son una forma única de conectar con el entorno natural y dejar atrás todos tus miedos.

8. Dormir en el desierto

Pasar la noche en una jaima de un campamento bereber es una vivencia única que, además, tenemos bastante cerca. Si viajas a Marruecos, no olvides incluir entre tus planes una excursión nocturna a lomos de camellos por el desierto del Sáhara.

9. Hacer un voluntariado

Luchar contra la pobreza energética, ser casa de acogida de animales abandonados, rehabilitar senderos de montaña, ayudar en colonias urbanas, hacer de animador para niños en hospitales… Elige una causa que te apasione y echa una mano a aquellos que más lo necesitan.

10. Vivir desconectado durante 15 días

Estamos enganchados al móvil y a internet. Si no tenemos datos, buscamos como locos un punto ‘wifi’ y, cuando quedamos con alguien, muchas veces estamos más pendientes del teléfono que de la conversación real. Desconecta durante dos semanas, márchate a un lugar recóndito de la montaña y disfruta de vivir desenganchado a un aparato durante unos días.

- Ir a suplemento de Heraldo Joven.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión