Despliega el menú
Aragón

Sanidad insta a la vacunación contra el sarampión tras los dos casos en Huesca

Ninguno de los pacientes, un joven de 25 años y una mujer de 59 que sigue hospitalizada, estaba inmunizado.

Gráfico de la evolución de los casos de sarampión en Aragón entre 1996 y 2017.
Gráfico de la evolución de los casos de sarampión entre 1996 y 2017.
Heraldo

Aunque la cobertura de vacunación contra el sarampión en los niños en la Comunidad aragonesa es muy elevada, un 97%, la nueva consejera de Sanidad, Pilar Ventura, hizo este viernes un llamamiento a la necesidad de inmunizarse contra este virus tras los dos casos detectados en Huesca. Un llamamiento que cuando se refiere a la población adulta va dirigido especialmente a todo el personal sociosanitario. Cobra especial importancia si se tiene en cuenta que Aragón no registraba ningún brote desde el año 2015 y en la provincia oscense el último se remonta a 2013.

Se da también la circunstancia de que ninguno de los dos pacientes oscenses había sido vacunado, ni el joven de 25 años, que ya está en su domicilio, ni la mujer de 59. En cuanto a ella, que permanece ingresada en el hospital San Jorge en situación estable, se trata de una circunstancia normal porque en su época no estaban generalizadas las vacunas. Desde 1971 a 1983 existía posibilidad de ponerla pero no estaba en el calendario, por lo que es muy habitual que la gente de esta franja de edad o anterior lo haya pasado ya de pequeño.

La vacunación contra el sarampión está incluida en el calendario aragonés, sin ser obligatoria, desde 1983. Actualmente, la primera dosis se pone a los niños de 12 meses y la segunda, de recuerdo, a los tres años. En este sentido, Ventura mencionó que hay una tendencia antivacunas que tiene cierto calado en algunos países europeos, pero que en España todavía es muy minoritaria.

La consejera explicó que ante la situación de circulación del virus en regiones cercanas –se han registrado más de 200 casos este año en España–, se ha difundido por todos los centros de salud una "alerta" para que los profesionales sanitarios contemplen el diagnóstico de sarampión si aparece fiebre y exantema (manchas rojizas) en pacientes susceptibles. Es decir, en aquellos que no han pasado la enfermedad y no están correctamente vacunados con dos dosis de triple vírica (contra el sarampión, las paperas y la rubéola).

Sin ser en ningún momento alarmista, Ventura aseguró que no se descarta la aparición de más afectados y que ante este "repunte" se está estudiando de dónde proviene.

Las estadísticas reflejan que cada cierto tiempo se producen brotes de sarampión. Así, en 1996 se notificaron 80, que en 1997 se redujeron a 20 y en 1998 a 12. Otra eclosión se produjo en 2011, cuando se confirmaron 25 casos en Zaragoza a principios de abril –la mayoría adultos– y tres en Huesca.

Fue entonces cuando Sanidad decidió adelantar la vacuna contra el sarampión y las paperas de los 15 a los 12 meses (como está ahora). De esta forma se quiso combatir esta enfermedad entre los más pequeños de la casa, ya que aunque en Aragón solo tres menores de 15 años la habían desarrollado ese año, en el resto de comunidades y en Europa hubo muchos afectados en esa franja de edad.

Etiquetas
Comentarios