Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Senderismo por Cuencas Mineras: ruta de las fuentes

Este sendero que circunda el entorno de la localidad de Cañizar del Olivar visita dos ermitas con tradición romera, varias fuentes y los restos de antiguas minas de carbón.

Encina monumental junto a la mina La Manolita, por la que se pasa en la ruta.
Encina monumental junto a la mina La Manolita, por la que se pasa en la ruta.
Fernando Lampre Vitaller/Prames

La comarca de Cuencas Mineras es un privilegiado entorno para la práctica del senderismo, tanto por sus singulares parajes como por la extensa red de senderos marcados que ofrece. Sus cañones son la cara más conocida, pero la comarca ofrece gran diversidad de ambientes naturales y detalles patrimoniales, como muestra esta ruta circular por Cañizar del Olivar, marcada como PR-TE 111.

La ruta se inicia en la calle Santa Ana y sigue de frente por el asfalto para abandonar la población por el camino de Torre de las Arcas o de San Juan, entre pajares y eras. Poco después, a la altura del camino del cementerio, el camino se desdobla y comienza una vuelta circular. Enseguida se obvia una pista a la izquierda, que conduce al vertedero, y se sigue dejando a la derecha el barranco de la Idesa.

Prosigue el sendero dejando a la derecha unas minas abandonadas y poco después la fuente Miguel. Pero nosotros seguimos el camino principal, que inicia un ligero ascenso, obviando a la derecha la entrada a una granja y un camino a la izquierda que conduce a Castel de Cabra. Luego se deja a la izquierda la antigua explotación minera de La Manolita, donde se aprecian los viejos silos de carga del material, la escoria y alguna vagoneta.

A la derecha se levanta un enorme ejemplar de encina entre los campos de labor y se alcanza el desvío a la ermita de San Juan, que luego se tomará, aunque por ahora el recorrido sigue de frente, hacia la ermita de la Virgen de Oto. Subiendo por el PR comienza a apreciarse esta construcción, pero antes de acceder a ella es necesario dejar la pista y girar a la izquierda, pasando por la fuente de la Virgen de Oto, que se encuentra cerrada con puerta y candado.

Poco después, en una curva, se aprecian ya las ruinas de un aprisco de ganado y girando a la derecha las de un corral. Unos metros más adelante se levanta la ermita de la Virgen de Oto (1 h de camino), cuya portada abre en arco semicircular, con una estancia adyacente destinada a la romería del lunes de Pentecostés. Desde la ermita se obtiene una gran panorámica del entorno: en primer plano las vistas hacia una vaguada con campos de labor, llamada La Zapa, y más al fondo hacia las tierras de Torre de las Arcas.

Lentiscos, tomillos y aliagas

De nuevo en la señal que indica a la ermita de San Juan hay que tomar el camino de la izquierda y subir por el paraje de La Olla, definido por antiguos bancales y campos, ahora tapizados de lentiscos, tomillos y aliagas. A la derecha se aprecia la sierra de Majalinos, con la ermita de San Bernabé a sus pies. Así, se alcanza la señal que, hacia la izquierda, lleva en 3 km a Cañizar del Olivar.

A unos metros se levanta la ermita de San Juan (2 h de camino), bajo la que se encuentra una zona de barbacoas especialmente utilizadas durante la romería del 24 de junio. Cerca de la ermita arranca un camino que baja a la pista de Torre de las Arcas y que antes se ha dejado a la derecha.

A partir de la señal que dirige a Cañizar del Olivar, sobre la que se levantan las parideras del Pegollo, se llega a la fuente Ortiz. Desde allí, con vistas al valle y a las minas de Estercuel y a los cañones del río Martín, el camino discurre entre monte bajo, corrales y muros para alcanzar la fuente del Val (2,35 h), bajo un sinclinal de calizas en la umbría del monte. Prosigue el recorrido en bajada, junto a campos de almendros y olivos. En un recodo de la falda del monte, cuando surge a la vista la localidad de Cañizar del Olivar, se encuentra la fuente Villar. Desde aquí, el camino sigue en descenso, dejando a la izquierda un peirón y el cementerio. Tras rodear el camposanto se conecta en unos metros con la pista asfaltada y la señal del sendero en el camino a Torre de las Arcas. Solo queda tomarlo hacia la izquierda para regresar al punto de partida por el primer tramo descrito.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios