Despliega el menú
Aragón

Sigüés: ¿resignarse y buscar la rentabilidad, ser o no ser? He ahí el gran dilema

El término municipal de Sigüés se verá muy afectado por el recrecimiento de Yesa, previsto para 2021, y busca alternativas de futuro en el reflote de su ramal en el camino de Santiago y la recuperación de Tiermas.

Cuando las aguas del embalse de Yesa bajan un poco, se adivina la silueta del antiguo balneario de Tiermas; lo reinauguró en 1888 Luis Casals Ferrer, y a comienzos del siglo XX era uno de los más visitados de España, gracias a las propiedades curativas de sus aguas sulfurosas para la piel y los reumatismos. Tiermas pertenece al término municipal de Sigüés, que un milenio atrás se llamaba Siós y hace algo más de medio siglo vio afectada su demografía por la inauguración del pantano de Yesa, cuyo recrecimiento (que supondrá un nuevo impacto en el dibujo socioeconómico del pueblo) está proyectado para 2021.

Eduardo Abadía, el joven alcalde local, mezcla en su discurso la rabia por la inexorable afección de esta obra en el pueblo y el modo en que se puede rentabilizar. Las aguas milagrosas de Tiermas son un ejemplo. "Estamos intentando sacarlas a la superficie. Se ha proyectado una nueva villa termal en un punto elevado, junto a la salida de la autovía; eso sí, necesitaremos ayuda en la financiación, porque hay que llevar la luz y los servicios allí. Supondría una fuente de trabajo para la comarca y la recuperación de un activo tremendo del pueblo; resulta inexplicable que las hayan tenido sumergidas medio siglo".

Edurne Ibarbia, responsable de la oficina de turismo local los meses de verano y los puentes festivos, es de Sigüés de toda la vida. "Una STV", dice sonriente. Estudió en Jaca, vivió en Pamplona y está asentada en su pueblo. Corrobora las palabras del alcalde sobre Tiermas. "La gente está pendiente de estas aguas. Tenemos el caso de un cántabro con problemas óseos que las probó y encontró mucho alivio;me pidió permiso para llamar una vez a la semana y saber de la evolución del proyecto, además de buscar estudios sobre la calidad específica de las aguas para ver si encontraba otro sitio similar".

Siguës: almadieros a contracorriente

Las almadías

La historia de los almadieros, tan rentabilizada en la vecina Burgui (el primer pueblo navarro del Roncal desde Zaragoza), tiene honda huella en Sigüés, con museo, estatua y un manantial de historias. Edurne es una de las alumnas de la pintora Pilar Esporrín (viene los martes desde Ayerbe a impartir clase en Sigüés) y estudia historia del arte en la UNED. La tradición almadiera le seduce especialmente. "En su día, casi todo el pueblo participó de esto. Se sacaba la madera del Roncal y se bajaba por el río Esca en las almadías, enganchaban con el río Aragón a tres kilómetros de aquí, en Venta de Carrica, y llegaban muy lejos: hasta Tudela, Zaragoza e incluso Tortosa. Cuando llegó Yesa dejaron de circular, lógicamente; era una vida dura, pero rentable. A veces volvían andando desde Tortosa o Zaragoza, otras en camiones. En La Posada de las Almas de Zaragoza solían hacer parada técnica".

El Camino de Santiago

El ramal sur del Camino en el área, que pasa por Artieda, Mianos, Ruesta y Undués antes de entrar en Navarra, está muy activo, pero el ramal norte (que va de Puente la Reina hacia Berdún, Sigüés y Tiermas) ha quedado en malas condiciones. Como las aguas del proyectado recrecimiento cubren parte del recorrido, no se ha invertido en adecentarlo. El año pasado se organizó una marcha senderista y se abrió una ruta BTT con el nuevo trazado del camino: este año se repetirá el 29 de septiembre. La idea es demostrar que el pueblo quiere pelear por sus objetivos a corto plazo. Hay nuevas ilusiones: las rutas de escalada en la muga con Salvatierra de Esca que ha abierto el montañero José Romay ‘Josito’ son un ejemplo.

Eduardo y Edurne recuerdan que el pueblo albergó un hospital de peregrinos en su día, y que recuperar este perfil de visitante es una meta para Sigüés. "Hemos desviado el camino para que no afecte el recrecimiento, con una vía de servicio para seguir accediendo a los campos; tenemos que ponernos de acuerdo con Puente la Reina y Berdún, pero también hay un problema en la coordinación de la inversión: contamos con fondos procedentes de las expropiaciones, pero no podemos emprender la obra si luego no van a poder seguirla en otros puntos. Otra cosa: el techo de gasto que puso Cristóbal Montoro para sujetar a las grandes capitales afecta por igual a los pequeños municipios que no estamos endeudados".

Eduardo tira de elocuencia para aclarar el problema. "No voy a Zaragoza a pedir dinero, sino a que nos dejen gastar el que tenemos, pero no hay manera. Proyectos no faltan, pero el recrecimiento y las obras de la carretera los condiciona, y no tenemos alojamientos; a peor no podemos ir, así que hay que intentar sacarle rentabilidad como sea a la situación. Hace medio siglo, la gente se fue porque venía el pantano, nadie invirtió a futuros y ese lastre se viene arrastrando desde entonces".

LOS IMPRESCINDIBLES

Ignacio Ara

Al de Sigüés le consideró el mejor boxeador aragonés de la historia hasta la aparición de Perico Fernández. Todo un atleta, fino estilista, peleó en América, fue campeón de Europa y aspiró en dos ocasiones al título mundial.

Iglesia de San Esteban

La parroquia local es gótica (data del siglo XVI) y está construida sobre un templo románico del siglo XII, del que se conserva el ábside y el arco de portada. Está realizada en piedra sillar y reforzada con contrafuertes.

El municipio

Amén de Sigüés, comprende los despoblados de Tiermas y Escó, Asso-Veral (todavía habitado) y Miramont. Escó es Conjunto Histórico: allí ejerció su ministerio sacerdotal mosén Solano, uno de los últimos procesados por la Inquisición.

Ir al espacio 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios