Despliega el menú
Aragón

Los centros de especialidades de Zaragoza volverán a cerrar por las tardes durante este verano

La medida se toma un año más ante la reducción de consultas y las vacaciones del personal.

El centro Grande Covián atiende a la población de la margen izquierda de Zaragoza.
Los centros de especialidades de Zaragoza volverán a cerrar por las tardes durante este verano
Raquel Labodía

La mayoría de centros de especialidades de Zaragoza volverán a cerrar por las tardes durante los meses de verano. La medida, que ya se ha tomado otros años, pretende ajustarse a la reducción de consultas y atenciones diarias que se produce en el periodo estival y las vacaciones de los profesionales.

Según explicaron desde el Departamento de Sanidad, el centro de especialidades Grande Covián, que cubre la población de la margen izquierda de la capital aragonesa, no estará operativo en horario vespertino del 16 de julio al 14 de septiembre. Mientras, el Ramón y Cajal y el de San José cerrarán a partir de las 15.00 del 16 de julio, lunes, al 31 de agosto.

En el sector 3 de Zaragoza, el Inocencio Jiménez, de la avenida de Navarra, dejará de prestar servicio por las tardes la semana del 15 de agosto, excepto la nueva unidad de Hemodiálisis que continuará funcionando y que cuenta con una entrada independiente. Precisamente, este nuevo espacio se abrió a mediados del pasado mes de junio y es la unidad más grande de la Comunidad, ya que tiene capacidad para hacer hasta 15.000 tratamientos cada año. Por su parte, los centros de Ejea y Tarazona serán los únicos que mantendrán los mismos horarios durante todo el periodo vacacional, según precisaron desde Sanidad.

Bajada de la actividad

La reducción de recursos asistenciales durante los tres meses centrales del verano es algo habitual los últimos años. La restricción horaria en los centros de especialidades se une al cierre de camas en los hospitales aragoneses.

Según datos facilitados por los representantes de los trabajadores de los diferentes centros sanitarios, el Clínico y el Miguel Servet volverán a ser los que más plazas pierdan. Dejarán inoperativas hasta 338 camas en agosto, mes en el que se concentran la mayor parte de las vacaciones de los profesionales y se reducen operaciones y consultas. No obstante, serán unas 40 menos que el año pasado en ese mismo periodo.

Las direcciones de los hospitales aprovechan normalmente el cierre de camas durante el verano para llevar a cabo pequeñas reformas o poner a punto las habitaciones, por ejemplo, para pintarlas. Normalmente, en invierno, es imposible llevar a cabo estas tareas cuando los centros están a plena rendimiento y no se puede prescindir de ningún recurso. No obstante, en los últimos años las direcciones de los grandes hospitales han tenido que dar marcha atrás y volver a reabrir camas ante la presión asistencial en los servicios de Urgencias y la necesidad de ingresar a pacientes en planta.

Etiquetas
Comentarios