Aragón

Albentosa: reverdecer al abrigo de la vía

El municipio quiere potenciar el turismo sostenible que llega por el inmenso viaducto de entrada y, sin dejar el jamón, ha puesto esperanzas en la truficultura, que está dando ahora sus primeros pasos productivos.

Yolanda Salvador, alcaldesa de Albentosa.
Yolanda Salvador, alcaldesa de Albentosa.
Laura Uranga

El majestuoso viaducto de Albentosa es, con 180 metros de longitud y 50 de altura, el más grande de toda la línea férrea inaugurada en 1907 por la Compañía Minera de Sierra Menera, hoy convertida en la Vía Verde más larga de España entre Ojos Negros y Sagunto. "Está dinamizando a todos los municipios por los que pasa, sobre todo entre marzo y octubre; cada año son más los visitantes extranjeros que la recorren, sobre todo franceses y alemanes", dice Yolanda Salvador, alcaldesa de Albentosa. Y es que el turista ‘verde’ procedente de otros puntos de Europa cumple ciertos cánones: suele tener un alto poder adquisitivo, es curioso y disfruta ‘descubriendo’ pueblos, experimentando en profundidad el contacto con el mundo rural.

Las vistas son espectaculares en el recorrido, sobre todo desde la altura. "Han surgido negocios alrededor de la Vía Verde –apunta Yolanda– y seguirán surgiendo. No obstante, hay que cuidarla más, y es una tarea de todos. Estaba bastante abandonada por falta de mantenimiento, pero los pueblos hemos contactado con la DGA para que esa tarea no se limite a arreglos puntuales y se haga de forma sostenida".

Albentosa: reverdecer al abrigo de la vía

Albentosa posee el sabroso (y oficioso) título de capital del jamón de Teruel, y en su día fue la zona con más producción jamonera de toda España. Los secaderos en la Venta del Aire siguen produciendo en grandes cantidades, aunque mayoritariamente sirven a grandes firmas. El polígono industrial en la zona está en expansión: hay nuevas empresas a punto de instalarse. "Es muy importante para el municipio, un factor básico para que el pueblo siga adelante. Si la economía se mueve, tira de otras cosas: el colegio forma parte del CRA Javalambre, con dos vías, y en los últimos tiempos ha retornado gente del pueblo que estaba viviendo fuera", dice Yolanda.

La trufa que viene

Albentosa cifra nuevas esperanzas de desarrollo en la incipiente pasión por la truficultura. No hay muchas personas dedicadas en exclusiva a la trufa por el momento, ya que las plantaciones son jóvenes y aún no se hallan en producción, pero sí se trata de una apuesta grande para el municipio. "Tenemos esperanzas en esta posibilidad, que ya se ha hecho real –apunta Yolanda– pero también en los dos pozos que se han abierto para crear en breve un regadío social: Ya se han recabado todos los datos pertinentes con el Gobierno de Aragón: serían unas 200 hectáreas, ampliables si se acortan los plazos. Además, así conseguiremos que la gente deje de picar para hacer sus propios pozos".

Albentosa esta bien surtida de servicios. Tanto en Venta del Aire como en la Estación de Mora hay varios bares y restaurantes: llama la atención Los Maños, con supermercado, restaurante y hotel. En la plaza del Ayuntamiento, el bar Albentosa lleva abierto desde 1980, con la familia Bertolín al quite desde el principio. Laura está tras la barra desde el pasado mes de octubre. "Es un negocio familiar de los Bertolín Fuertes, que empezaron mis padres Manuel y Rosa María. Aquí el jamón es el producto estrella". También suelen reunirse allí miembros de la la asociación de padres y madres del colegio, como Ana, Nati, Feli, Zahía o la propia alcaldesa. "Nos encargamos de las fiestas para los peques: las más importantes son la cabalgata, la de San Jorge, la obra de teatro en navidad y una andada por la Vía Verde a final de curso, para que vayan cogiéndole cariño a la naturaleza", apuntan.

¡A correr!

El acontecimiento deportivo más importante del pueblo se organiza desde 2012 gracias al impulso de Albentosa a Pie, un grupo de entusiastas. "El circuito está marcado –aclara Yolanda– y la gente viene a entrenar durante el año. La carrera se llama CxM Albentosa y desde el Ayuntamiento se les ha apoyado en todo lo posible, por el gran esfuerzo que hacen en beneficio del pueblo". El primer año se apuntaron al reto un centenar de corredores, pero el número ha ido subiendo paulatinamente; este año, la cita es el 12 de agosto y se correrá en dos distancias: 13 kilómetros (con 450 metros de desnivel positivo) y 24 kilómetros (la subida será de 859). La prueba está integrada en el Circuito de Carreras Populares de la Comarca Gúdar-Javalambre y en la Liga CxM La Serranía, el circuito de los tres reinos.

Llega la cuarta Memorial March, una magnífica recreación de la II Guerra Mundial

Albentosa se ha apuntado a la moda de las recreaciones históricas con una referencia inusual, que la destaca de las habituales apuestas por el medievo: se trata de la II Guerra Mundial. "No queríamos tampoco entrar en la guerra civil española –aclara Yolanda– por lo delicado del asunto. Un día, gente de la asociación Screaming Eagles 101 Easy llegó por la Vía Verde y nos contactaron: les parecía el entorno adecuado para poner en práctica su recreación del rescate aliado de un pueblo francés en manos de los nazis durante la gran guerra europea de mitad del siglo XX:así es la Memorial March".

Este año se espera en Albentosa a 250 recreacionistas de toda España durante el fin de semana del 22 y 23 de septiembre. "Además de asistir a la Memorial March, muchos acaban visitando diferentes puntos de nuestra comarca, con lo que el beneficio que recibe Albentosa está igualmente repartido con nuestros vecinos", concluye la alcaldesa.

LOS IMPRESCINDIBLES

Casa Amparín

Cuatro habitaciones tematizadas y una excelente oferta culinaria;ésas son las bases de un negocio con solera en Estación de Mora. Allí se desarrolla los sábados (desde hace 40 años) el mercado de la trufa entre noviembre y marzo.

Cristóbal Navarro

Nacido en Albentosa, este sacerdote ya jubilado es párroco Emérito de San Julián de Teruel. También ha ejercido como delegado episcopal de ecumenismo, director de la bibliotecas del Palacio Episcopal y del Seminario Conciliar.

La parroquia

Tras cuatro años de restauración, con el apoyo del Obispado de Teruel y Albarracín y el apoyo de muchos vecinos y empresarios afines al pueblo, la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles luce magnífica en la actualidad.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios