Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Esther Serrano: "Los primeros años lloré mucho y pasé noches sin dormir"

A sus 69 años, es su primer mandato como alcaldesa de Morés por el PP. Ya jubilada, fue corresponsal de radio y luego trabajadora de correos.

La alcaldesa de Morés, Esther Serrano, en una de las calles de la localidad.
Esther Serrano: "Los primeros años lloré mucho y pasé noches sin dormir"
Macipe

¿Por qué se lanzó a ser alcaldesa?

He estado vinculada al mundo asociativo de Morés y siempre estaba pidiendo. Entonces llegaron las elecciones y buscaban a alguien que echara una mano. Y por eso estoy aquí, porque me lo pidieron y nadie más quería. Siempre lo he dado todo y he hecho lo que he podido por el pueblo.

¿Cómo veía antes el papel que hace ahora?

No había sido ni concejal y siempre lo vi de una forma crítica. No me identifico con la política en mayúsculas, pero sí con la que se hace en los pueblos pequeños, en los que eres alcaldesa las 24 horas del día, los siete días de la semana. Para mí esa es la política que tenemos que hacer los ayuntamientos.

¿Ha cambiado mucho la situación del pueblo en estos 3 años?

Cuando entré por la puerta del Ayuntamiento lo hice como el primer día de escuela. No sabía ni dónde estaba el sitio, pero te vas haciendo y vas viendo lo complicado que es. Pero creo que en este tiempo ha mejorado.

La situación era delicada…

Cuando llegué no se pagaban las facturas y nadie quería venir a trabajar a Morés, ni fontaneros ni electricistas.... Ahora, la gente sí que quiere venir porque solo hacemos lo que podemos pagar. Cuando entré no había dinero ni para pagar la calefacción de la escuela, y estuvo encendida gracias a un donativo de un vecino. Tuvimos que trabajar mucho, pero la consideración ha mejorado y nos tienen en cuenta.

¿Eso desgasta?

En los dos primeros años lloré mucho y estuve muchas noches sin dormir porque al día siguiente se me planteaban situaciones que no sabía cómo afrontar. No sé si seguiré. Hay muchas personas que quieren que siga, otras no. Pero tengo en mente cosas pendientes que necesita el pueblo.

¿Qué es lo prioritario?

Lo más importante es el agua de boca. Ahora llega de una captación en el Jalón, cuya calidad es muy mala, pero será peor cuando hagan el canal de derivación en Embid para el embalse de Mularroya. Nos vamos a quedar con el caudal mínimo y de peor calidad.

¿Cuál es la alternativa?

Solicitamos al Instituto Aragonés del Agua un proyecto para traer agua que llega del pantano de Maidevera hasta Sestrica y que llegue hasta nuestro depósito. Se nos ha concedido, pero vale más de 700.000 euros que ahora tenemos que conseguir. Menos de la mitad es para traer el agua y el resto es para una mejora en la mancomunidad de localidades que se abastecen del pantano.

También es importante fijar población.

Pero tenemos que cambiar la perspectiva, vender las ventajas que tiene vivir en un pueblo, la calidad de vida que se tiene. Hablo de los desplazamientos, de mejor acceso a la sanidad, de educación, de saber que siempre vas a tener un vecino que te ayude. Es importante que se tenga en cuenta el empleo que creamos los pueblos: médicos, maestros, secretarios y que no revierten directamente aquí.

¿Qué necesita el castillo?

Su estado es de ruina total. Soy partidaria de que se conserve todo, pero lo que ocurre es que es una inversión carísima y hay un problema de seguridad. El casco viejo del pueblo está bajo las ruinas y continuamente se desprenden piedras. Hace poco se hizo una grieta en uno de los muros que quedan, con peligro para las viviendas. Se ha hecho alguna pequeña acometida, pero no se ha evitado el riesgo.

¿Cómo es el estado del Jalón en su término municipal?

La limpieza es pésima aquí, pero todavía lo es más en Purroy, que es nuestra pedanía. Hay un tramo, en el camino que va al cementerio, que se anega cuando se desborda el río. La última vez lo dejó inaccesible. Nuestra idea es hacer otro camino de cemento por otro sitio.

¿Qué papel tiene la asociación Morés Activo?

Fundamental. Lo más triste que he vivido estos años fue reunir a la gente joven y decirles que no se podían hacer fiestas porque el pueblo no estaba para fiestas. Fue una de las cosas más duras que he vivido, pero en mi casa, si no tengo para comer, no se me ocurre tirar cohetes. Aquí he aplicado lo mismo. La administración de mi casa la traje aquí, y con igual sentido común. Ante esa situación que les comuniqué, les plantee que el Ayuntamiento ponía a disposición todos sus medios, pero que las fiestas las tenían que hacer ellos.

¿Cuál fue la reacción?

Había personas que no lo entendían, pero es que las fiestas se pasan y la deuda se queda aquí. Ahí nació Morés Activo y las cosas que se han hecho no las puede imaginar nadie, por el gran esfuerzo e ilusión que han puesto. Lo más destacado es su capacidad para fomentar actividades en el pueblo, y creo que son lo mejor que me ha pasado porque dan mucha vida. También el fútbol, porque somos el pueblo más pequeño con un equipo en Regional Preferente, y eso trae mucha actividad. Son dos cosas que revitalizan el pueblo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión