Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los derechos de los jóvenes

Más de 8.000 jóvenes aragoneses están pendientes de recuperar su derecho a la sanidad pública

Visita a los campos de ensayo de semillas de Agromonegros.
Jóvenes aragoneses en una actividad de formación
Comarca Los Monegros

Más de 8.000 jóvenes aragoneses están pendientes de recuperar su derecho a la sanidad pública si el anuncio hecho por el nuevo Gobierno del PSOEpara los inmigrantes con una situación administrativa irregular también les alcanza a ellos. Estos chavales tienen que recuperar los derechos sociales que perdieron durante la crisis económica que comenzó en 2008

Son los jóvenes mayores de 26 años que no cotizan y que se les excluye como beneficiarios de la cartilla sanitaria de sus padres los que se quedan fuera de la cobertura sanitaria desde 2012. El Real Decreto de 16/2012 puso un límite de edad a los descendientes para que puedan acogerse como beneficiarios a la cartilla de un familiar, sin tener en cuenta que hay miles de jóvenes que con 27 años todavía están sin trabajar. También planteó la posibilidad de que los españoles que pasaran tres meses fuera de España perdieran su derecho a la totalidad de servicios de la sanidad pública. Ahora, el nuevo Gobierno de Sánchez ha anunciado su intención de cambiar o derogar el decreto que el Ejecutivo de Rajoy aprobó con el objetivo de ahorrar hasta 7.000 millones de euros. Es de justicia que así sea.

Los datos señalan que el grupo social más afectado por la recesión ha sido sin duda, junto con el de los mayores de 45 años sin empleo, el de los jóvenes. En los últimos diez años, sus dificultades se han agudizado: la tasa de paro entre los 15 y los 24 años alcanza el 37,5% (la media en la UE es del 16,6%); la tasa de temporalidad de los menores de 29 años es del 57% y la renta media de los de menos de 35 años ha descendido el 25% entre 2008 y 2014. Por eso es imprescindible poner el mayor empeño en que sea este sector el que recupere lo antes posible los derechos, como el sanitario, que perdió. Numerosos jóvenes se han visto forzados a ‘precarizarse’ aceptando cualquier empleo para así cotizar y conseguir una cobertura sanitaria.

Etiquetas