Despliega el menú
Aragón

Lobera D'Onsella: tumbas medievales y un bosque sagrado

Lobera de Onsella entró de golpe en el mapa europeo de la arqueología con la datación de su necrópolis medieval, que ha entusiasmado a los especialistas; las excavaciones seguirán este verano.

El alcalde Chabier Mayayo observa un chaparro utilizado en el 'rito de los herniados'.
El alcalde Chabier Mayayo observa un chaparro utilizado en el 'rito de los herniados'.
Laura Uranga

Hace algo menos de un año, la apacible vida de Lobera de Onsella –penúltimo pueblo del valle que vertebra el río Onsella en las altas Cinco Villas– recibió una sacudida milenaria... y buena aunque el sujeto colectivo de tal fenómeno fuera un conjunto de tumbas. El alcalde del municipio, Chabier Mayayo, recuerda el acontecimiento con emoción. "El hallazgo de las tumbas en un monte del pueblo no era nuevo, pero estábamos a la espera de catalogar lo encontrado. Cuando se trabajó en la datación de los esqueletos con el arqueólogo José Ignacio Lorenzo, director de las excavaciones, llegó la sorpresa; eran de los siglos X y XI, con una tipología única en España y quizá Europa para la propia necrópolis".

Chabier, que también es consejero comarcal y tiene una fe ciega en el potencial turístico de la Bal D’Onsella, explica que el proyecto de las excavaciones sigue adelante, con nuevos alicientes. "Estamos muy contentos, porque nos han incluido en un proyecto de estudio genético de la Europa medieval, con fondos comunitarios; se han analizado catorce muestras de Lobera y cuando se reanuden las excavaciones este verano, a mitad de julio, esperamos nuevas noticias sobre la importancia de lo que tenemos aquí". El año pasado aparecieron un total de 18 tumbas; este año ya se han hallado tres más y, como cuenta Chabier, se sospecha que hay muchas más en distintos puntos de la ladera.

Lobera D'Onsella: tumbas medievales y un bosque sagrado

Tres años en primera fila

Chabier Mayayo es el alcalde de Lobera de Onsella desde hace cinco años; ya fue teniente de alcalde en la anterior legislatura, pero acabó asumiendo el gobierno local. Ha trabajado como técnico de obras y está formando su propia firma constructora para trabaja en la zona, con el objetivo de emprender en su tierra. "Un teniente de alcalde anterior me pidió hace siete años que me presentase con él y así lo hice, pero mi antecesor dejó la alcaldía por temas personales a los dos años, la cogí yo y aquí sigo tras las últimas elecciones".

Chabier cree que las dimensiones de las Cinco Villas hacen que la realidad sea muy dispar en sus núcleos de población. "Son como dos comarcas, no tiene mucho que ver las altas Cinco Villas con la misma Ejea y su entorno. Aquí no hay industria, nos queda la apuesta turística y las ocupaciones más habituales. Hay conciencia de ello y la comarca quiere hacer actividades para jóvenes y mayores todo el año, cuando estos pueblos están más muertos".

La explotación turística del valle es una acción mancomunada. "A todos los alcaldes de la Bal D’Onsella, incluyendo también por cercanía a Los Pintanos y Bagüés, nos gusta hablar en conjunto del tema turístico. Los aportes de cada uno ayudan a los demás: vamos a una, independientemente de nuestra filiación política, aun sabiendo que a algunos les molesta que así sea. Es un orgullo la rehabilitación y la apuesta del torreón de Navardún, acondicionado con una fuerte inversión; funcionó bien como piloto en 2017 y esperamos que siga si se agiliza oportunamente la licitación a varios años. Por otro lado, está el paisaje natural protegido de la sierra de Santo Domingo; nosotros no figuramos entre los municipios que lo comprenden, aunque por cercanía podríamos haber entrado con Luesia, Biel y Longás. Hay terrenos particulares y monte comunal cedido por Lobera allá, un hayedo precioso, que esperamos acabe incluido en el espacio protegido".

Haber y debe

En agosto, por cuarto año consecutivo y gracias a la DPZ, habrá ludoteca móvil en el pueblo. El caballo de batalla es internet; con los planes nacionales y provinciales solapados, el pueblo ha obtenido la respuesta de un operador para garantizar 30 megas con una rotación de antenas. Es un toque necesario para el desarrollo de este pueblo con pocos vecinos, bien avenidos, que se reúnen con frecuencia en el bar municipal; hay un nuevo proyecto de comedor social y albergue, con el armazón ya construido; tendrá veinticinco plazas de hospedaje, con baños individuales. "Esperamos –concluye el alcalde– que esté completamente listo y equipado listo en algo más de un año. Además, haremos un pequeño parque de autocaravanas, creo que es un sector interesante y respetuoso con el medio ambiente".

Palabras mágicas: "Tómalo, Juan; dámelo, Pedro; herniado te lo doy, sano te lo devuelvo"

La Asociación Cultural Sesayo de Lobera de Onsella lleva en actividad once años; se fundó para recuperar el rito ancestral de sanación de los herniados, de origen prerromano que ahora se ciñe a los niños recién nacidos como ceremonia de protección. Apenas falta una semana para que se celebra la edición de 2018; en la noche de San Juan, que este año será el sábado 23, se abre un chaparro en un bosque cercano al pueblo que se considera un lugar mágico; se pone a un lado del árbol, alguien que se llame Juan, al otro un Pedro y se pasa el niño por el centro para protegerlo, diciendo las siguientes palabras: ‘Tómalo Juan, dámelo Pedro, herniado te lo doy, sano te lo devuelvo’. Tras repetir esta fórmula en tres ocasiones, se cierra el chaparro con tela y barro y se ata con cuerdas de esparto, para que al recuperarse las rompa; a la primavera siguiente, si el árbol reverdece, la sanación queda consumada. Este hecho, que puede asociarse con tiempos muy remotos, se mantuvo en Lobera hasta mediados del siglo XX, para perderse después... hasta ahora. "Cada vez despierta más curiosidad, se acerca mucha gente a verlo. Este año estaban apuntados cinco niños, pero han nacido dos más relacionados con gente del pueblo. Ahora se cuidan además los detalles de la vestimenta... en fin, que es algo muy curioso".

Lobera también tiene una asociación de cazadores, que se implica además en jornadas de interés micológico; la Asociación Gastronómica La Cadiera, por su parte, complementa los esfuerzos culinarios con eventos para niños.

LOS IMPRESCINDIBLES

Juan José Vera

El pintor alcarreño, de 91 años de edad, fue premio Aragón Goya en 2011; se casó con una loberana y sigue subiendo los veranos. Este maestro de la abstracción ha transmitido a sus hijos algo muy realista: el amor por el pueblo.

La casa rural

Marisol Lecunberri tiene abierta la Casa Rural Bal D’Onsella desde el año 2000. Es Ideal para cuadrillas por su comedor con tirador de cerveza, pero también se puede reservar por habitaciones sueltas o como dos apartamentos.

Los 4x4

El Club 4x4 de la Bal D’Onsella, con sede en la muy próxima localidad de Sangüesa (Navarra) ha organizado tres exhibiciones de vehículos preparados; es una iniciativa benéfica que el año pasado apoyó a una familia de Lobera.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios