Aragón

La reforma fiscal que negocian Beamonte y Lambán incluye Sucesiones, Donaciones y el IRPF

El pleno votará la toma en consideración de la propuesta el 28 de junio y, si no hay acuerdo, el PP la rechazará.

Lambán responde a Beamonte en las Cortes
Beamonte tacha de "pacto de trileros" el acuerdo de las izquierdas en Aragón y Lambán le acusa de "desestabilizar" la política
Guillermo Mestre

Sucesiones, Donaciones y el tramo autonómico del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) centran la reforma fiscal que negocian el presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, y el Ejecutivo de Javier Lambán. El escenario es positivo y hay voluntad, entre los dos líderes autonómicos, de alcanzar acuerdos antes de que la reforma se tome en consideración en el pleno de las Cortes el próximo 28 de junio. Si no es así, los populares votarán en contra, según informaron fuentes del partido.

El objetivo que se ha fijado el PP es mejorar la propuesta pactada por Ciudadanos y el PSOE, que elevó el mínimo exento de tributar a 500.000 euros, de manera que se bonificaría el impuesto al 99% de los cónyuges e hijos que heredan, a costa de un recorte en la recaudación anual superior a los 37 millones de euros. La mejora para los contribuyentes en este caso podría consistir en algún guiño a los olvidados con la actual reforma, tanto las transmisiones a tíos, sobrinos y otros familiares de grados 3 y 4 como las donaciones, salvo en el caso de las destinadas a la vivienda habitual, cuya exención se eleva a 250.000 euros siempre que el beneficiario no disponga de un patrimonio superior a 100.000 euros.

La propuesta fiscal que el PP hizo pública a inicios de mayo incluía, también, la reforma del tramo autonómico del IRPF. En la actualidad, Aragón es la segunda comunidad autónoma de régimen común donde más pagan los contribuyentes con rentas medias, es decir, con unos ingresos anuales de 20.000 euros. Desde el partido popular no quisieron concretar si la propuesta que negocian con los socialistas se refiere a este colectivo, o si estudian una reforma todavía más amplia.

Fecha límite para la negociación

Lo que sí tienen claro en el PP-Aragón es que, si no hay acuerdo antes del próximo 28 de junio, votarán en contra de la toma de consideración del proyecto de ley en el pleno de las Cortes. Y sin su apoyo es posible que la reforma no salga adelante pues es, precisamente, la falta de apoyos la que obligó a Lambán y Beamonte a pactar una solución que satisfaga a los dos partidos.

Las posturas entre los grupos parlamentarios están tan alejadas que hasta CHA, socio de Gobierno del PSOE, negocia con Podemos una propuesta desde la izquierda, progresiva y que limite el recorte de ingresos. Se desconoce, todavía, si IU se sumará a una propuesta que tendría casi imposible salir adelante sin el apoyo del PP y de C’s.

Sí apoyarán cualquier acuerdo entre el PSOE y el PP que mejore la propuesta de partida los diputados de Ciudadanos. Así lo confirmó ayer Javier Martínez, que considera que la postura de su formación fue "clave" para "desbloquear la situación", si bien considera "lógico" que ahora se hayan iniciado estas nuevas negociaciones. "No vamos a practicar la política de poner palos en las ruedas", resaltó Martínez, que manifestó, además, que su formación prefiere cerrar un acuerdo con PSOE, PAR_y PP.

Otra cosa es que la reforma vaya más allá de Sucesiones, como están negociando, y que se pacten mejoras para el contribuyente en Donaciones y en el tramo autonómico del IRPF. En estos casos, "Ciudadanos tiene sus propias propuestas para reformar los impuestos". Martínez lamentó, además, que los grupos parlamentarios rechazaran la tramitación exprés de la reforma y optaran por un procedimiento ordinario que alarga los plazos.

Etiquetas
Comentarios