Aragón
Suscríbete

Cáritas Aragón ayudó a encontrar empleo a 954 personas en 2017

La organización insiste en que la situación de pobreza de muchas familias se ha cronificado y persiste la desigualdad social

Carlos Sauras, a la izquieda, y Jesús Luesma, durante la presentación este martes de la memoria de empleo de Cáritas de 2017.
Carlos Sauras, a la izquieda, y Jesús Luesma, durante la presentación este martes de la memoria de empleo de Cáritas de 2017.
José Miguel Marco

Un total de 954 personas encontraron trabajo en 2017 a través de los servicios de inserción sociolaboral de Cáritas en Aragón, por los que pasaron 2.947 usuarios, lo que supone que un tercio de los participantes, la gran mayoría con baja o muy baja cualificación, lograron finalmente un empleo.

Estos son algunos de los datos de la memoria presentada este martes por el presidente de Cáritas en la Comunidad, Carlos Sauras, y el secretario técnico, Jesús Luesma, que coincidieron en que la recuperación económica, "no ha llegado a muchas familias, que siguen en situación de pobreza y exclusión" y la desigualdad "se ha enquistado en España", lo que supone "un riesgo para el país", advirtió Sauras. De hecho, en 13.100 hogares aragoneses no entra ningún ingreso y más de 21.000 personas llevan más de dos años buscando trabajo, recordaron.

Muchos de esos parados de larga duración son además mayores de 45 años, lo que complica todavía más su vuelta al mercado laboral. Este grupo de edad es el más numeroso entre los usuarios de los servicios de empleo de Cáritas, ya que supone un 36% del total (1.085 personas). Le siguen los de entre 36 y 45 años (30%) y, en menor medida, también recurrieron a esta organización 690 desempleados de entre 25 y 35 años (23%) y 317 menores de 25.

Si se atiende a la procedencia de los demandantes de ayuda, se dividen casi a partes iguales entre nacionales (49%) y extranjeros (51%). De este último grupo, un 11% son de países de la UE y el 40% restante son extracomunitarios, según ha detallado Luesma.

En cuanto a su nivel formativo, el 57% tenía estudios básicos, un 16% había acabado secundaria, un 14% contaba con el título de bachillerato o FP, pero también había un 5% de personas que con estudios universitarios (149).

Oportunidades en el comercio, reciclado, trabajo doméstico...

Además de los que consiguieron insertarse en el mercado laboral –principalmente en comercio, reciclado, trabajo doméstico y puestos auxiliares en empresas–, Cáritas contrató a otros 56 participantes en los programas que ofrece. De ellos, 25 fueron contratos de inserción en la propia organización y otros 31 fueron en empresas de inserción y centros especiales de empleo. Actualmente tienen en marcha tres iniciativas de economía social, dedicadas sobre todo al reciclado textil y, según anunció Luesma, están en trámites para abrir la primera que habrá en Teruel.

En total, Cáritas invirtió el pasado año en materia de inserción sociolaboral en Aragón 3.219.000 euros, lo que supone un 19,61% más que en 2016. En estos programas trabajan 39 técnicos de la entidad en las tres provincias aragonesas, y cuentan con la colaboración de 280 voluntarios.

Para favorecer la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo de los "últimos de la sociedad", como los definió Sauras, se trabaja en tres líneas. La primera es la de acogida y orientación laboral, en la que el año pasado participaron casi todos los usuarios, 2.906. Allí se presta especial atención al aspecto "prelaboral". "Hay que trabajar en muchas cosas previas a la búsqueda de un empleo, porque algunos, sobre todo, la gente mayor, ha perdido capacidades y competencias", comentó Luesma.

Otra de las patas es la formación, que en 2017 recibieron 445 personas a través de 32 cursos, en los que se intenta que incluyan prácticas en empresas. Además, 1.220 usuarios fueron atendidos en los servicios de intermediación, a través de las tres agencias de colocación que Cáritas tiene en Zaragoza, Huesca y Monzón.

Urgen un pacto de Estado para las políticas sociales

Por otra parte, el presidente de Cáritas Aragón, Carlos Sauras, expresó su escepticismo ante el anuncio del nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de crear un Alto Comisionado para la Pobreza Infantil, que dependerá directamente de él en la estructura del Ejecutivo. "Si se hace, que se haga bien, pero que no hagan políticas de propaganda con temas que son muy serios", advirtió.

En este sentido, recordó la iniciativa fallida de la ley de renta social básica que vendió el presidente Javier Lambán antes y después de llegar al Pignatelli: «Iba a aprobarse a los pocos meses y aún no ha salido, por lo que hay que ser un poco cautos».

Sauras aprovechó también para asegurar que "es una auténtica vergüenza que las políticas sociales para luchar contra la pobreza y la exclusión social no sean fruto de un pacto de Estado". "España lleva un retraso muy grande", añadió, por lo que urgió a los partidos a acordar políticas sociales "estables" a nivel estatal y autonómico. "Cuando se quiere pactar, se logra", zanjó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión