Aragón

¿El tamaño del pene importa?

La pregunta sobre cómo alargar el miembro masculino es una de las cuestiones más preguntadas en Internet.

¿El tamaño del pene importa?

La cuestión "¿Cómo puedo tener un pene más grande de forma manual?" es una de las preguntas más 'googleadas' sobre sexo es. La preocupación sobre el tamaño de los genitales masculinos da quebraderos de cabeza a más de uno  y más de una, un tema sobre el que es mejor hablar con un especialista porque "la pregunta esconde la trampa del tamaño y el gran tamaño de la trampa". Así lo explica Santiago Frago Valls, director médico, sexólogo y codirector del Instituto Amaltea, un centro dedicado a la Sexología desde más de 25 años y que realiza intervenciones educativas, de asesoramiento sexológico, terapia sexual y de pareja.

¿Por qué es una trampa? "El tamaño y aspecto del cuerpo de una persona importan siempre para alguien y para algo. Por ejemplo: hay personas que les gustan las personas altas", comienza el director médico.

"La respuesta a la tópica pregunta de: ¿el tamaño del pene importa?, suele dar lugar a la 'políticamente correcta' respuesta de 'no importa'. La realidad nos dice que para ciertas personas sí importa el tamaño de su pene o el de su pareja. Lo que también nos dicen los hechos, es que ninguna persona elige como pareja a una persona por el tamaño de su pene. El placer se mueve en torno a diversas variables, una de las cuáles es la variable estética corporal; si la persona vive como problema esta cuestión, su capacidad de sentir placer puede verse afectada. Y ello a pesar de que se le diga que la imagen que uno se da delante del espejo no tiene que ver con la imagen que da a los demás", añade. Además, "si pensamos en encuentros sexuales con penetración vaginal convendría añadir que la vagina es un órgano sensible únicamente en su tercio externo (unos 4 cm), de lo que se deduce que la longitud del pene es irrelevante, siendo en todo caso el grosor del pene quien tendría alguna influencia en el placer de la mujer".

E invita a quien se plantee esta cuestión como algo crucial que haga ciertas reflexiones: "¿Alguna pareja le ha rechazado al ver y sentir su pene? ¿Ha entorpecido el tamaño de su pene las relaciones sexuales; han sido menos satisfactorias para sí mismo y para su pareja? ¿Con alguna pareja ha repetido su relación sexual, a pesar del tamaño de su pene? ¿Alguna pareja ha dejado de sentir placer por el tamaño de su pene?".

A nivel de asesoramiento sexológico, el director médico recomienda reflexionar sobre estas cuestiones y "que la persona sienta e interiorice que la calidad del encuentro erótico tiene poco que ver con el pene".

¿Cuál es el tamaño estándar de un pene erecto?

El especialista se remite a la último estudio de origen europeo: "Se han realizado pocas investigaciones para medir el tamaño del pene. La última referencia europea tuvo lugar en el contexto de una novedosa medicación aparecida hace más de 20 años: el caverjeck (alprostadil) inyectable, para tratar la disfunción eréctil. En una de las fases de la investigación los urólogos y andrólogos que debían asesorar a los pacientes en la manera de inyectarse, aprovecharon para medir los penes en erección". ¿El resultado? "Una media de 13,84 cm. Desde entonces se considera que un pene de esa longitud dos centímetros arriba o dos abajo sería una cifra habitual".

Por otra parte, Frago explica que "un pene se considera 'pequeño' en el ámbito sanitario, cuando no alcanza en erección los 7 centímetros, además de una constelación acompañante derivada de algún déficit hormonal", pero también que, "en el marco de la Sexología, no se suele clasificar ni encorsetar los genitales e intentamos que las personas valoren más su calidad personal que sus apéndices corporales".

¿Se puede agrandar el pene?

Por poderse, se puede. Pero tal y como indica el sexólogo, "el hecho incuestionable es que la solución acaba siendo el mayor problema. El pene es un órgano de alta complejidad interna, un precioso y preciso entramado vascular y neurológico. Toda intervención externa o interna para modificar su tamaño o aspecto suele dar lugar a resultados desalentadores o sencillamente inútiles, además de caros.

Para él, la solución pasa por "aclarar ciertos detalles anatómicos, desentrañar las trampas derivadas de la industria pornográfica y mirar con una nueva y más amable mirada a tu pene".

- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios