Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Por qué la última foto de Amaia en Instagram no solo la retrata a ella, sino también a la sociedad del siglo XXI

Depilarse o no depilarse esa es la cuestión.

Por qué la última foto de Amaia en Instagram no solo la retrata a ella, sino también a la sociedad del siglo XXI
Por qué la última foto de Amaia en Instagram no solo la retrata a ella, sino también a la sociedad del siglo XXI

Amaia Romero, la ganadora de Operación Triunfo 2017 y representante de España en Eurovisión 2018 junto a su compañero Alfred García, ha estado en boca de miles de personas desde que apareció en el 'talent show' por su naturalidad, su personalidad y su carisma.

De hecho, aunque es una de las concursantes que menos las utiliza, arrasa en las redes socialesapenas tiene 15 fotos en Instagram y en cambio tiene 805.000 seguidores. Es precisamente la más reciente de estas fotos la que ha provocado un gran revuelo entre el público. ¿Por qué? La artista navarra aparece en un mirador con un mono naranja, un bonito paisaje detrás, el cabello movido por el viento... Una foto como la de cualquier 'influencer' o simplemente de alguien que consigue un buen ángulo en un bonito emplazamiento. Pero no es eso lo que retrata a gran parte de la sociedad occidental del siglo XXI, sino un detalle que incluso hubo gente que pasó por alto: Amaia no se ha depilado las axilas.

¿El problema?No debería haber ninguno, pero parece ser que hay quien lo tiene, por lo que el Instagram de la cantante se ha llenado de me gustas, 261,632, concretamente, aunque también de críticas y debates sobre si el vello hace que la axila huela mal o no, sobre si todo esto es 'postureo', sobre si depilarse es feminista o no, e incluso, sobre si las mujeres deben ir o no depiladas. Entre las críticas, la mayoría de mujeres, se pueden leer cosas como "qué guarrilla eres, das asco con esas axilas", "eso no es una mujer, eso es el Amazonas", o "muy linda, pero te tienes que afeitar los sobacos".

Eso sí, entre los casi 12.000 comentarios también hay quien la llama "reina" o "diosa", o le agradece lo que está haciendo "por todas las mujeres", rompiendo imposiciones sociales como esta.

También a Twitter ha llegado la polémica: