Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Educación

“No hay diferencias para un niño de dos años entre ir a una escuela infantil o a un colegio”

El presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía asegura que en ambos casos se consigue que el menor socialice más y adquiera unas rutinas. 

M. S. Z 20/05/2018 a las 05:00
Una clase de la escuela infantil de la delegación de Economía y Hacienda, en Zaragoza.ESTHER CASAS

Ante la consolidación del proyecto de escolarización temprana en colegios; pueden surgir dudas sobre sus efectos pedagógicos. Los menores (en algunos casos con menos de 22 meses) pasan de estar en casa o ir a una escuela infantil (donde ellos son los mayores) a estar escolarizados en un colegio en el que hay niños, como mínimo, hasta 12 años (en algunos, como Parque Goya, ya se incluye la etapa de secundaria, es decir, hasta los 16 años). Las necesidades de estos menores no son las mismas que las de un niño de 3 años, ni tampoco su autonomía (control de esfínteres, alimentación...); sin embargo, según los expertos consultados, “no hay diferencias entre ir a una escuela infantil o a un colegio”.

“En ambos se preparan espacios para los niños, hay ratios más reducidas y se tienen personal adecuado. La disparidad más importante se encuentra entre estar escolarizado o en casa con sus progenitores”, puntualiza Juan Antonio Planas, presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía. Aún en este aspecto, reconoce que hay más argumentos a favor que en contra de la escolarización temprana de los niños: “Socializan más, aprenden a gestionar su frustración, descubren que no son 'el príncipe de la casa' y se ha demostrado que los niños aprenden más (por imitación) de sus compañeros que de sus padres u otros adultos”.

“Es verdad, que al llevar a un niño de 2 años o incluso menos a un colegio o escuela infantil puede generarle cierta inseguridad y sentimiento de abandono; pero si se hace bien, estos problemas no tienen por qué aparecer”, subraya. Por ello valora de manera positiva los procesos de adaptación, en los que los padres los van dejando unas horas sueltas, están con ellos un tiempo, para poco a poco ir espaciando estos momentos: “Los niños se adaptan a nuevas rutinas, son más maduros y dejan de estar sobreprotegidos. En el fondo, la escolarización temprana ofrece más beneficios que desventajas”.

Desde su punto de vista, el problema en la escolarización no se encuentra en si el menor va al colegio con dos o tres años; sino en estar en el curso que más se adecue a las necesidades de cada uno. “Hay muchos casos en los que en un misma aula coinciden niñas de enero con niños de diciembre, lo que provoca unas diferencias muy grandes”, explica. Tal y como detalla, las chicas suelen ser más precoces, por lo que empiezan antes a leer, a escribir... esto unido a la diferencia de edad (de casi un año); “puede provocar que los niños nacidos a final de año vayan un poco más atrasados”. Esta situación puede afectar a su autoestima e incluso incrementar su sentimiento de frustración.

Esta misma situación se repite con niños prematuros, que solo en casos excepcionales se pueden matricular en el curso siguiente al que les corresponde. “El sistema debería ser más flexible y delegar estas decisiones en los servicios de orientación y en el profesorado del centro, que es el que realmente trata con el alumno y la familia, puesto que cada caso es completamente diferente”, puntualiza Planas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo