Aragón

El segundo abril más lluvioso en 38 años dispara los registros de Huesca y Zaragoza

La capital acumuló 109 litros por metro cuadrado cuando lo habitual son 39 y en 2017 apenas se contabilizaron 3,6, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología.

El volumen de agua embalsada es de 6.293 hectómetros cúbicos por segundo, un 82,4% de la capacidad total, según datos de la (CHE).
Ayuntamiento de Mequinenza

El segundo abril más lluvioso en 38 años en Zaragoza y Huesca ha disparado los registros pluviométricos de 2018. Ambas capitales, explican desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), están ya por encima de los valores habituales para estas fechas. Zaragoza lleva acumulados 252 litros por metro cuadrado desde el 1 de septiembre –mes que marca el inicio del año agrícola– cuando lo normal serían 218, una diferencia que se acentúa en Huesca, donde se contabilizan 404 frente a los 340 que figuran en los registros. Teruel, en cambio, está por debajo, ya que acumula 181 y ya tendría que haber alcanzado los 210.

Rafael Requena, delegado territorial de la Aemet, confirma que, si bien octubre, noviembre y diciembre fueron "bastante secos", el año está siendo lo suficientemente lluvioso como para que la margen izquierda de la cuenca del Ebro haya dejado atrás la sequía (la derecha sigue entre la prealerta y la emergencia). Aunque abril no ha batido marcas, sí se coloca en el tercer puesto de la serie histórica.

 

Para encontrar otros ‘abriles’ más lluviosos hay que remontarse a 1942 en el caso de Zaragoza y a 1969 en el de Huesca. La capital, que a mitad de mes registró una avenida extraordinaria de más de 2.000 metros cúbicos por segundo, acumuló 109 litros por metro cuadrado en solo 30 días, un dato que está un 279% por encima de la media, que se sitúa en los 39 litros por metro cuadrado, según los datos que maneja la Agencia Estatal.

Esos 109 litros contrastan con los apenas 3,6 que se contabilizaron en abril de 2017, un mes calificado de extremadamente seco que nada tiene que ver con lo ocurrido en los últimos 30 días, "extremadamente húmedos" en Huesca y Zaragoza y "húmedos" en Teruel. En la capital altoaragonesa, las precipitaciones dejaron 153 litros por metro cuadrado, prácticamente tres veces más que los 55 que se consideran ‘normales’ para estas fechas. En Teruel llovió menos (49 l/m2), pero también se superaron los números habituales (38).

Todas estas precipitaciones han elevado el volumen de agua embalsada hasta los 6.293 hectómetros cúbicos por segundo, un 82,4% de la capacidad total, según datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Abril, en cualquier caso, no ha sido el único mes que ha marcado distancias respecto a 2017. El año comenzó en Huesca y Zaragoza por encima de los 45 litros por metro cuadrado, 30 más que los contabilizados en enero de 2017 en la capital y 40 por encima de los exiguos 5,8 que marcó entonces Huesca. Febrero se movió hace año entre los 7,6 litros por metro cuadrado de Teruel y los 48,6 de Huesca, mientras que en este 2018 se han registrado 29,2 y 42,8, respectivamente.

Un cuatrimestre de contrastes

Los registros de la Agencia Estatal de Meteorología evidencian que este está siendo un año más regular, ya que, en el caso de la capital, ningún mes ha estado por debajo de los 30 l/m2, cifra que, hasta marzo, marcaba el máximo anotado en la capital turolense.

Sí ha habido más oscilaciones en cuanto a la temperatura. Enero fue un mes muy cálido en las tres provincias con anomalías térmicas de entre 1,5 y 2,1 grados. Zaragoza alcanzó los 8,7, cuando lo habitual son 6,6; y Huesca llegó a los 5,8, medio punto por encima de lo normal. Febrero, en cambio, destacó por ser especialmente frío en Zaragoza, Huesca y Teruel. La primera se quedó a 6,8 grados (-1,5 respecto al periodo de referencia) y la segunda, en los 5,0 (-2,1). También notorio fue el caso de Teruel, con unos 3,2 grados que se quedan a -1,9 de la serie que va de 1981 al 2010. Esta tendencia continuó en marzo, con caídas de hasta 2,2 grados.

Y en los próximos días...

La Agencia Estatal prevé lluvias en las próximas horas en las tres provincias. Esto no impedirá que las máximas sigan por encima de los 20 grados, circunstancia que obligará a estar pendientes del deshielo. En Zaragoza habrá 26 grados de cara al miércoles y en Huesca y Teruel, 23. No se esperan, eso sí, rachas de viento tan fuertes como las registradas durante la semana pasada.

Etiquetas
Comentarios