Aragón

Un asesinato sin resolver 17 años después

El juez Pedraz ha solicitado interrogar al etarra Mikel Carrera, sospechoso de matar a Manuel Giménez Abad en 2001 y que cumple cadena perpetua en Francia.

Acto en Jaca en recuerdo de Giménez Abad. Decenas de personas asistieron ayer, en la catedral de Jaca, a la misa en memoria de Manuel Giménez Abad, asesinado por ETAhace 17 años. En la imagen, Manuel Giménez Larraz (derecha) conversa con los populares Antonio Torres, José Antonio Lagüens y Luis María Beamonte.
Acto en Jaca en recuerdo de Giménez Abad. Decenas de personas asistieron ayer, en la catedral de Jaca, a la misa en memoria de Manuel Giménez Abad, asesinado por ETAhace 17 años. En la imagen, Manuel Giménez Larraz (derecha) conversa con los populares Ant
Javier Broto

Este domingo por la tarde, a las 18.30, se cumplirán 17 años del asesinato, a manos de ETA, de Manuel Giménez Abad, entonces presidente del PP-Aragón, cuando iba con su hijo Borja a La Romareda a ver un partido entre el Real Zaragoza y el Numancia. ?Recibió tres disparos en plena calle de Cortes de Aragón y murió. Un policía local de paisano iba detrás de ellos y se detuvo para ayudarles, pero los dos terroristas (un hombre y una mujer) escaparon por la calle Princesa y se mezclaron con los hinchas del Numancia que se dirigían al estadio por el paseo de Teruel. El crimen, que se produjo en plena campaña para las elecciones autonómicas vascas, causó una gran conmoción en Aragón.

La Policía Nacional hizo un retrato robot del presunto asesino que mostraba a un joven que llevaba una peluca rizada y una gorra de béisbol. La identificación del terrorista resultó muy complicada para las Fuerzas de Seguridad del Estado, que llegaron a detener a varios sospechosos, pero sin relación con el asesinato. En 2001 se arrestó a Nerea Garaizar, integrada en el comando de información en Zaragoza; en junio de 2002, a Ismael Berasategui en Francia; en 2004, a José Luis Urrestarazu y a Xabier Balerdi, en Guipúzcoa;y en 2005, a Jon Joseba Troitiño, en Francia. Pero los testigos no reconocieron a ninguno de ellos como el presunto asesino del político aragonés.

La pistola marca Hellier and Bellot, de fabricación checa y comprada en Croacia, con la que mataron a Giménez Abad se utilizó también en el asesinato en 2003 de Joseba Pagazaurtundua, jefe de la Policía Municipal en Andoain (Guipúzcoa). El arma fue hallada en 2010, cuando se detuvo al etarra Gurutz Aguirresarobe, que fue condenado a 32 años por matar a Pagazaurtundua tras ser identificado al hallar su ADN en la taza de café del bar de Andoain en el que le había esperado.

La Guardia Civil asumió la investigación del crimen de Giménez Abad en 2012, después de que ETA anunciara que dejaba las armas (el 20 de octubre de 2011) y la Fiscalía de la Audiencia Nacional reactivara 30 casos aún sin resolver. Los expertos empezaron a tirar de dos hilos: la pistola y la actuación del comando Zaragoza de información desde finales de 1999 hasta julio de 2000, cuando se arrestó a los etarras David Pla y Aitor Lorente. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, reclamó en 2015 la reapertura del sumario de Giménez Abad al aportar dos informes clave de la Guardia Civil: documentación hallada a dirigentes de ETA en 2001 y 2004, en la que la banda terrorista reconocía que Mikel Carrera Sarobe, alias ‘Ata’, estaba integrado en la organización y era uno de sus responsables; y la identificación de Carrera Sarobe por parte de Borja Giménez Larraz en un reconocimiento fotográfico en una sede judicial el 14 de octubre de 2014.

La Sala de lo Penal reabrió el caso en febrero de 2017. España solicitó una entrega temporal de Carrera Sarobe, que cumple cadena perpetua cerca de París, pero Francia no respondió. El juez instructor, Santiago Pedraz, solicitó en febrero una comisión rogatoria para interrogarle en la prisión y que se organice una prueba de reconocimiento en la que participará el hijo de Giménez Abad. Aún está pendiente la fecha para esa comisión rogatoria.

Etiquetas
Comentarios