Aragón
Suscríbete por 1€

El PP propone una reforma para rebajar la presión fiscal en Aragón en 230 millones

Beamonte garantiza que los servicios públicos no se resentirán porque se reactivará el consumo, llegarán más empresas y se recibirán más fondos del Estado.

Luis María Beamonte y Daniel Lacalle, este miércoles, durante la presentación del modelo fiscal del Partido Popular.
Luis María Beamonte y Daniel Lacalle, este miércoles, durante la presentación del modelo fiscal del Partido Popular.
Guillermo Mestre

El PP-Aragón aboga por "pagar menos impuestos, para tener más oportunidades". Y en esta propuesta basa su modelo fiscal, que incluye una bonificación del 99% en Sucesiones, Patrimonio, Donaciones y una rebaja en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y que implicará una rebaja en la presión fiscal que sufren los aragoneses que superará los 230 millones de euros a corto plazo. El presidente del PP aragonés, Luis María Beamonte, apuesta por un "sistema impositivo justo, constructivo e incentivador" que compense el modelo "confiscador" actual que hace que "quienes pagan más impuestos sean las clases medias". Por eso su formación política opta por una rebaja de los impuestos que libere recursos para el consumo y el ahorro y la aplicación, al mismo tiempo, de incentivos para atraer empresas y crear empleo, de forma que se generen más ingresos gracias a la reactivación de la economía.

Beamonte, que presentó su modelo fiscal a los simpatizantes, hizo hincapié en que "el sostenimiento de los servicios públicos no se hace exclusivamente a través de la confiscación del ahorro conjunto de los ciudadanos" pues sería, en su opinión, "el método más fácil". Los populares se fijan como objetivo desarrollar la sociedad aragonesa a través de un "modelo fiscal basado en la seguridad jurídica, la equidad, la certidumbre y la confianza".

Aunque el Gobierno aragonés dejaría de ingresar 230 millones de euros si se aplica la reforma que propone el PP, Beamonte garantizó que los servicios públicos no se resentirán pues, entre otras cosas, "todos sabemos que el gasto público no se convierte al 100% en servicios para la sociedad".

Pero hay más. El líder del PP-Aragón explicó que el dinero para sostener el estado del bienestar se incrementará con la nueva financiación autonómica, que implicará un aumento del 3% en los recursos destinados a Aragón, la llegada de más ingresos por un repunte del consumo, y gracias a él del IVA, y un previsible mantenimiento de la recaudación gracias al aumento de la base imponible. Sin olvidar que es posible "mejorar la gestión de los servicios públicos evitando duplicidades".

La propuesta de los populares implica un cambio radical en la política fiscal que se aplica en la actualidad en la Comunidad, un modelo que "discrimina a los aragoneses respecto al conjunto de los españoles". El PP busca proteger a las familias y rebajar la presión fiscal para devolver a los aragoneses el esfuerzo realizado en los peores momentos de la crisis. El nuevo modelo contribuirá, además, a generar oportunidades en todos los ámbitos y en los sectores de la economía.

Incentivos a empresas

A las rebajas fiscales en Sucesiones, Donaciones, Transmisiones Patrimoniales, Actos jurídicos documentados y el IRPF, se suman incentivos para conseguir que la economía regional sea más sólida. El PP anunció que se aplicarán medidas de apoyo a los emprendedores y se impulsarán convenios para ofertar suelo industrial a precios competitivos. Beamonte destacó, además, la importancia de apoyar al sector primario aragonés cuando en la UE se están negociando las nuevas condiciones de la Política Agraria Común.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión