Aragón

"En Zaragoza no hay ninguna sesión 'light' desde hace 5 años"

Una noche en el botellón de las escaleras del Náutico
C.I.

Fernando Izcara, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Zaragoza, es una de las personas que más ha luchado contra el botellón en la capital aragonesa. Él fue el promotor de una de las sesiones para menores más conocidas de la capital aragonesa, la 976, que echó la persiana definitivamente en 2013. Poco antes lo había hecho Green y La Diosa, otras míticas discotecas ‘light’.

En todos los casos, los empresarios responsabilizaron al botellón de las clausuras. En 2008, los organizadores de sesiones sin alcohol en horario vespertino ya avisaron de que el auge de esta práctica en la capital aragonesa les abocaría al cierre. "En Zaragoza llegó a haber cuatro o cinco sesiones light, algunas con aforo para 2.000 personas", recuerda el presidente de las discotecas de la provincia, "pero los chavales dejaron de venir para ir a los parques a beber".

"Abríamos los viernes, sábados y domingos y había fila para entrar", rememora. "Movimos tierra y mar para defender nuestras sesiones, por los chavales y también por nuestros negocios, pero fue imposible", lamenta. Hoy, a ningún empresario se le ocurriría poner en marcha una discoteca ‘light’ en una ciudad como Zaragoza. "Es impensable", comenta Izcara. "Los chavales se pasan la tarde bebiendo en el Parque Grande, Helios o la Expo. Van allí aunque esté lloviendo".

Estos botellones son posibles, sin duda, porque los adolescentes pueden comprar botellas de licor en algunos establecimientos, una práctica que las autoridades intentan controlar con la imposición de multas. Esto no es algo nuevo. En 2009, los empresarios de salas de fiestas ya denunciaron ante el Ayuntamiento de Zaragoza a más de un centenar de comercios de alimentación, la mayoría regentados por asiáticos, que vendían alcohol a menores. "Aquello fue muy sonado. Se tomaron algunas medidas, pero no fueron suficientes", recuerda Izcara.

Las aportaciones de los padres

Este empresario afirma que tras la desaparición de las sesiones ‘light’, no hay en Zaragoza ninguna otra alternativa de ocio que resulte atractiva a ojos de los jóvenes. "Es un verdadero problema, están enganchados al alcohol y a los que no beben les hacen de menos", comenta. Si algo siente este empresario es que las numerosas reuniones que mantuvo durante años con las administraciones no sirvieran para acabar con el botellón –"la situación ha empeorado aún más", dice– y confía en que la nueva ley permita su erradicación. Para conseguirlo, el anteproyecto publicado la semana pasada incluye las propuestas de numerosos expertos (desde médicos de familia pasando por expertos en adicciones hasta psicólogos) recopiladas en intensas jornadas de trabajo.

Pero el texto normativo no es el definitivo. De hecho, está abierto a las aportaciones de ciudadanos y organizaciones hasta el 11 de mayo. Los interesados en aportar ideas en el apartado ‘Participación pública en proyectos normativos’ de la web del Ministerio o remitirlas al correo electrónico habilitado al efecto: menores-sinalcohol@msssi.es.

Etiquetas
Comentarios