Despliega el menú
Aragón

Un tercio de las autovías del Pirineo están sin empezar 12 años después de la primera piedra

Hasta ahora solo se han puesto en servicio 46 de los 130 km de tramos aragoneses y hay otros 42 en obras.

Cuatro de los 12 km del Caldearenas-Lanave, en la zona baja de Monrepós, están a punto de abrirse.
Cuatro de los 12 km del Caldearenas-Lanave, en la zona baja de Monrepós, están a punto de abrirse.
R. G

El reciente hundimiento cerca del alto de Monrepós y las molestias que ocasionó al tener que desviar el tráfico hacia el Pirineo central por la sinuosa A-132 han vuelto a poner en evidencia el enorme retraso que acumulan las autovías A-23 (Huesca-Jaca) y A-21 (Jaca-Pamplona) por la falta de inversión de los sucesivos Gobiernos del PSOE y del PP desde que se puso la primera piedra hace 12 años. Acabadas las obras, la inversión superará los 1.100 millones.

Mientras Navarra ya terminó los 46 km que pasan por su territorio en 2012, un tercio de los casi 130 km que suman los tramos aragoneses no están ni licitados y harán falta 372 millones de euros. Hasta ahora se han puesto en servicio solo 47,4 km con un coste de 345 millones y hay otros 42 en obras con un presupuesto de 463 millones.

Una situación que, según el alcalde de Huesca, Luis Felipe, "retrasa" las posibilidades de desarrollo de la capital de la provincia. Y es que opina que es "una infraestructura vital porque nos situará en el centro logístico del corredor de comunicación entre el Mediterráneo y el Cantábrico".

Este año habrá avances importantes en el puerto de Monrepós con vistas a que en la primavera de 2019 esté por fin abierto tras 415 millones de inversión y más de una década de trabajos, interrumpidos varios años por la crisis. En el proyecto de PGE para 2018 se incluyen 48 millones de euros para el tramo Caldearenas-Lanave, cuyos cuatro primeros kilómetros se abrirán esta primavera; y otros 7 para el Alto de Monrepós-Caldearenas. Y se continuará con el Congosto del Isuela-Arguis, que se abonarán al acabar las obras en 2019 (62 millones) por el ‘método alemán’.

Sin embargo, los 20,6 kilómetros restantes de la A-23 entre Lanave y Sabiñánigo Oeste ni siquiera están licitados. El mayor retraso lo sufren los tramos Lanave -Jabarrella y Jabarrella-SabiñánigoSur ya que aún se tiene que redactar un proyecto para unir los dos trazados en uno. Los PGE solo reservan 1,5 millones para ellos por lo que las obras comenzarán, como pronto, en 2019.

También hay otra exigua partida de un millón de euros para licitar la variante de Jaca, que unirá las dos autovías. La semana pasada, a raíz del incidente de Monrepós, el Ayuntamiento aprobó por unanimidad requerir al Ministerio a que proceda con toda urgencia y "sin mas excusas o dilaciones" a la licitar, adjudicar y ejecutar este tramo de 8 km con un coste previsto de 115 millones.

El alcalde, Juan Manuel Ramón, exige celeridad "porque evitaría que todo el tráfico entre Pamplona y Huesca siga cruzando el centro de Jaca pasando por delante de un colegio, de una residencia de ancianos o de superficies comerciales, como ocurre ahora con el transporte pesado y las mercancías peligrosas". A su juicio, los principales beneficios de este eje de autovías serán que "todos aquellos que no vengan a Jaca ya no pasarán por la ciudad ni contaminarán ni generarán atascos, y además, ganaremos visitantes que se trasladarán con más rapidez y seguridad, y junto con el Canfranc nos dará un gran potencial logístico".

De Jaca al límite con la provincia de Navarra, las obras van a trompicones y se han incumplido sistemáticamente los compromisos y plazos, como el que llegó a aprobar el Senado en el año 2011 exigiendo al Gobierno que todos los tramos se terminaran en 2014.

De momento solo se han puesto en servicio poco más de 15 kilómetros en varios tramos de la provincia de Zaragoza. Los 16,2 kilómetros entre Jaca y Puente La Reina van a buen ritmo y, aunque con cierto retraso también, su apertura se ha anunciado para 2019. Además, ya hay vía libre para iniciar las obras entre Sigüés y Tiermas, adjudicadas hace unas semanas por 51 millones. Pero para ver trabajos en el último tramo pendiente, Puente la Reina-Fago, habrá que esperar al menos hasta el año que viene ya que solo hay una partida de un millón en los PGE para un proyecto con un coste estimado de 87 millones.

Etiquetas
Comentarios